domingo, 5 de octubre de 2014

CONDADO DE FLANDES.



El Condado de Flandes (Graafschap Vlaanderen) fue una región histórica y próspera entidad feudal que surgió a raíz de la desintegración del Imperio Carolingio. Su origen se sitúa a finales del siglo IX cuando Balduino I Brazo de Hierro recibe del rey franco Carlos el Calvo posesiones en los territorios del entorno de Brujas y Gante.


Los sucesores de Balduino I, príncipes muy capacitados, como Balduino IV, Balduino V y Roberto I el Frisón, consolidaron la unidad de los diferentes territorios, organizaron el condado y consolidaron su personalidad, ganando poco a poco prestigio e influencia en la región flamenco del Sacro Imperio.

Hacia mediados del siglo XII, durante los gobiernos de Teodorico de Alsacia, y su hijo Felipe, alcanza el Condado la cumbre de su prestigio, con el desarrollo artesanal, comercial e industrial de núcleos como Gante o Brujas. Una de las claves estuvo en la progresiva sustitución de las viejas estructuras feudales por una administración y organización fiscal que empleaban a funcionarios asalariados (lejanos primeros pasos del Estado Moderno).



La siguiente centuria, el incremento de conflictos internos y querellas enquistadas, posibilitó que los franceses aumentaran su control e influencia en el condado, hasta que fueron derrotados en la batalla de Courtrai (1302). El siglo XIV tampoco fue fácil. Algunas ciudades, como Gante, pretendían definir la autonomía comunal, en el difícil y complejo contexto de la Guerra de los Cien Años. Así, mientras los condes se ponían del lado de su señor natural, el Rey de Francia, los ciudadanos, que mantenían estrechas relaciones con los paños y la lana inglesa, se decantaron por apoyar al Rey de Inglaterra. El conde Luis el Malo intentó mantener, como buenamente pudo, el equilibrio, pero a su muerte, el Condado quedó unido a la casa de Borgoña. 

A finales del siglo XV, cuando la Edad Media tocaba a su fin y soplaban fuertes vientos de cambio en toda Europa, el condado, que llevaba un siglo en manos de la Casa de Borgoña pasó a formar parte de los dominios de la poderosa Casa de Habsburgo. Carlos el Temerario, había intentado crear un gran estado que incluyese los Países Bajos y Borgoña, pero la muerte frustró sus planes. Su hija María fue su heredera y tras su matrimonio con Maximiliano de Austria el destino de Flandes quedó unido a los Habsburgo, de tal manera que entre 1519 y 1700 los reyes de España fueron también los titulares del Condado de Flandes. Finalmente en 1795 revolucionarios franceses conquistaron el territorio y el título de Conde desapareción parasiempre.  
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...