martes, 21 de octubre de 2014

KOLOMÁN DE HUNGRÍA, LLAMADO EL BIBLIÓFILO.



Cuerpo débil, pero mente brillante. Colomán, llamado "el Bibliófilo" reinó con éxito en Hungría, desarrollando una fructífera actividad legislativa, abriendo el reino a las influencias culturales de Occidente y ampliando las fronteras gracias a sus conquistas en Dalmacia.

Nadie apostó por él, por eso, cuando murió San Ladislao, rey de hungría, el elegido para sucederle fue su sobrino Álmos (conocido como el Ciego), que se había preparado en el oficio de las armas y había ejercido de regente en Croacia.

Colomán (Könyes Kálmán) más débil físicamente, jorobado y malformado si hacemos caso a las malas lenguas, fue educado para servir a Dios. Enviado a un monasterio llegó a convertirse en hombre de gran cultura, y aunque desconozcamos el como, el caso es que Colomán, el debilucho Colomán, fue capaz de destronar a su hermano Almos y sentarse en el trono de los magiares. Como compensación Almos fue nombrado duque del Principado de Nitra.


Hombre versado y muy práctico, Colomán continuó con la labor legislativa de San Esteban y San Ladislao, y redactó cinco códigos de leyes con la ayuda inestimable del Consejo Real y de los Concilios.

Mas los celos fraternales son difíciles de tratar, y Almos regresó a por lo que él consideraba suyo. En dos ocasiones intentó derrocar a su hermano, pero en las dos ocasiones fracasó. Colomán ordenó cegarlo, incluyendo en el castido al hijo de Almos, Bela. Incapacitar a la gente de esta manera tan brutal era moneda corriente en la Edad Media. Luego le arrebató el Principado de Nitra (significó su fin) y enclaustró a ambos en un monasterio.

A pesar de su fama de hombre con malformaciones físicas, Colomán también desempeñó una más que aceptable carrera militar. Aprovechó el ejército que su tío Ladislao había preparado para acudir al llamamiento de Cruzada, y lo utilizó para subyugar Croacia, de tal manera que consiguió extender su autoridad sobre las principales ciudades de Dalmacia, Zadar, Spalato y Ragusa, y de paso proteger la región de las apetencias venecianas.

Colomán contrajo matrimonio con Felicia de Sicilia, la hija de Roger I de Altavilla, y fruto de esta unión fue su sucesor Esteban (II). Tras la muerte de su primera esposa, Colomán volvió a casarse, esta vez con Eufemia de Kiev, la hija del Gran Príncipe Vladimir II Monómato.


La ciudad de Budapest recuerda a su rey Colomán en la Plaza de los Héroes.  
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...