lunes, 22 de mayo de 2017

BRUNO I DE COLONIA.



En la Edad Media el destino de una persona venía frecuentemente marcado por su nacimiento. Si eras el primogénito de una poderosa familia, heredarías títulos, tierras y te dedicarías a la guerra. Si eras el segundogénito de esta familia harías carrera eclesiástica, como le sucedió a Bruno I de Colonia.

Bruno era hijo de Enrique el Pajarero y hermano, por tanto, del emperador Otón I. Gracias el interés y al amor fraternal, Bruno fue arzobispo de Colonia y duque de Lotaringia. Para el gobierno de su ducado, lo dividió en dos, Alta y Baja Lotaringia, y para marcar su posición de superioridad se autointituló archiduque. La Alta Lotaringia acabaría evolucionando hacia el Ducado de Lorena, mientras que los territorios de la Baja Lotaringia fueron la base de los Países Bajos después de la fragmentación en diferentes entidades. A su muerte Bruno I fue enterrado en San Pantaleón en Colonia, una iglesia fundada por él mismo. 

domingo, 21 de mayo de 2017

EL CARRO DE HENO.




El Bosco se mueve inteligentemente entre la sátira popular del Medievo y la moral propugnada por los humanistas del Renacimiento. En este tríptico el maestro holandés nos dibuja el pecado y sus terribles consecuencias futuras. En el primer panel los ángeles caídos y el pecado de Adán. En el panel central los pecadores entregados al placer. Un proverbio flamenco sentencia: “el mundo es un carro de heno del que cada uno toma lo que puede”. Según Isaías “Toda carne es heno y toda gloria como las flores del campo”. El carro de heno simboliza lo efímero y perecedero. Aldeanos, burgueses, nobles y clérigos se entregan por igual a la rapiña desmedida. En el tercer panel el inevitable castigo en los infiernos.  

viernes, 19 de mayo de 2017

OTGER CATALÓ.



Lo que no cuentan los libros, aquello que olvidó la historia, lo resucita la leyenda. En el siglo XIX una pasional corriente de Romanticismo cruzó Europa desde el Báltico hasta el mar Mediterráneo, y de su mano surgieron movimientos nacionalistas por todos los rincones del viejo continente. Los intelectuales de la Renaixença catalana recuperaron para la causa la figura de Otger Cataló, protagonista de una leyenda muy popular en el siglo XV. 


Antes que Carlomagno fuese emperador y estableciese la Marca Hispana, un noble, que se cree de origen gascón, señor del castillo de Cataló, resistió en compañía de los Nueve Barones de la Fama, una y otra vez, las acometidas sarracenas. Otger Cataló dio nombre (y tal vez origen) a Cataluña y los Nueve Barones de la Fama se convirtieron en los ancestros de los grandes linajes nobiliarios catalanes; Montcada, Mataplana, Cervelló, Cervera y Anglesola. 

jueves, 18 de mayo de 2017

MARÍA MAKILING.



Una ninfa de la naturaleza, hada que protege el volcán Mikiling en Filipinas. Protagonista de leyendas precoloniales, supersticiones relacionadas con el oro e historias de amor trágico. María es un espíritu benefactor que protege la vegetación, los bosques y la montaña, vinculada a la Gran Madre Primigenia. Se cuenta que en una ocasión convirtió jengibre en oro para ayudar a un aldeano necesitado.  

miércoles, 17 de mayo de 2017

BLACK SHUCK



Cánido infernal, lobo para unos, perro para otros, pelo erizado, ojos inyectados en sangre, criatura fantasmal que pulula por bosques, costas y campiñas inglesas. Cuentan los más viejos del lugar que su mirada directa anuncia que morirás antes de que pase un año.

martes, 16 de mayo de 2017

OFFA DE MERCIA.



En los oscuros siglos altomedievales, oscuros por desconocidos, la Gran Bretaña se convirtió en un campo de batalla donde anglos, jutos y sajones dirimían sus diferencias e intentaban imponerse a los vecinos. En esta convulsa época emergió la figura de Offa de Mercia. 

Offa accedió al trono del reino en el año 757 sucediendo a su primo Ethebaldo. Rápidamente comenzó una agresiva política expansiva y anexionó Sussex, East-Anglia, y estableció una especie de protectorado sobre Wessex y Northumbria. En la práctica era rey de toda Inglaterra, y precisamente como tal fue coronado, Rex Anglorum. Para proteger su territorio, que tanto había luchado por conquistar, construyó un dique - Offa´s Dyke, entre Inglaterra y País de Gales.


El monarca de Mercia fue responsable de preparar las defensas costeras de Kent en el año 792 para detener a los normandos. No obstante, su confianza ciega en Dios, le hizo ser poco cauto, y los vikingos tomaron tierra por asalto.  


Además de estadista - reinó durante cuatro décadas -  y conquistador, Offa demostró sus dotes diplomáticas estableciendo fluidas relaciones con el papa Adriano I y en el emperador Carlomagno. 

lunes, 15 de mayo de 2017

SANTA MARÍA LA REAL DEL CEBREIRO.



Entre León y Galicia, a medio camino entre el áspero Bierzo templario y los húmedos bosques celtas se eleva el impresionante monte Cebreiro, y en su cumbre una vieja aldea de pallozas. Desde tiempos inmemoriales lugar sagrado. En el siglo IX se construyó aquí el Santuario de Santa María La Real instalándose desde ese momento una comunidad de monjes.


Este templo fundado por el conde Aurillac es uno de los más antiguos del Camino de Santiago. También de los más interesantes. Sus gruesos muros esconden en su interior un sugerente enigma: ¿custodian estas románicas piedras la copa que recogió la sangre de Cristo?. Una leyenda intenta explicar el misterio, pero para encontrar la respuesta tendrás que subir hasta aquí arriba.


domingo, 14 de mayo de 2017

ALCÁZAR DE JEREZ DE LA FRONTERA.



La Alameda Vieja, sitio de reunión de los jerezanos y de esparcimiento desde el siglo XVIII, está construida en el antiguo foso de la fortaleza. Paseando por aquí obtendremos una panorámica de la ciudad almohade.


El conjunto monumental del alcázar fue proyectado, y construido, en el siglo XII. Sus artífices, los almohades asentados en Andalucía.


El alcázar de Jerez de la Frontera está situado en el ángulo sudeste del recinto amurallado y ochocientos años después de su construcción sigue siendo uno de los edificios más emblemáticos de la ciudad.


Don Salvador Díez y Pérez de Muñoz compró el alcázar en 1926 y lo salvó de la ruina.


La antigua mezquita almohade fue transformada en la capilla de Santa María con la conquista de Alfonso X.




La mezquita, de planta octogonal, conserva sus elementos esenciales; la quibla, el mihrab, la sala de oración y el patio, con su correspondiente fuente para las abluciones.




Los excelsos versos del rey poeta Alfonso X adornan el altar que cristianizó la mezquita.


Molino de aceite para elaborar el preciado oro líquido.


La puerta de la ciudad es un perfecto ejemplo de entrada en recodo.


Los árabes adoptaron y adaptaron las termas romanas para sus baños.



Naranjos y estanques recuerdan los ancestrales oasis del desierto arábigo.


La estatua de Alfonso X, un rey muy vinculado a la ciudad. Anteriormente esta estatua representaba a su padre San Fernando.


El palacio de Villavicenco, barroco, de estilo colonial, se levantó sobre los restos de un antiguo palacio almohade.


La torre octogonal es el punto más elevado de la fortificación. Debajo de la torre se extiende el Pabellón Real.


La noria y aljibe. El aljibe, junto a los pozos diseminados por todo el perímetro, garantizan el suministro de agua potable para los residentes en el alcázar.



La historia cristiana de Jerez de la Frontera comienza con el monarca castellano leonés Alfonso X, que aprovechó el impulso conquistador de su padre Fernando III, llevó sus dominios hasta la actual provincia de Cádiz.  

sábado, 13 de mayo de 2017

MIELIKKI



En los lejanos y recónditos bosques de Laponia, una antigua deidad, Mielikki creó al animal que se convirtió en el rey de los bosques; el Oso. Precisamente esta diosa se asocia a los ritos polares relacionados con el culto al oso. Mielikki, “Señora del Bosque”, esposa de Tapio, es la diosa finlandesa de la caza y la naturaleza (una Artemisa nórdica) y como tal aparece en el poema épico fines, el Kalevala.



La reputada banda de metal Nighwish le ha dedicado alguno de sus temas. Mielikki conoce los secretos del mundo vegetal, y los utiliza para preparar ungüentos y emplastos con los que curar las heridas de las criaturas del bosque.  


viernes, 12 de mayo de 2017

EL PERÍODO CÁLIDO MEDIEVAL.



El clima en Europa en el Período Cálido Medieval (también llamado Optimo Climático Medieval), entre el año 700 y el 1300, fue por lo general más cálido que el actual. El apogeo del período debió alcanzarse hacia el año 1100. Fue una época de clima tan suave que el cultivo de la vid se extendió por el sur de Inglaterra. El Mediterráneo debió sufrir sequías más agudas y al parecer, más al este, el nivel del Mar Caspio descendió de nivel. Los glaciares suizos se retiraron a cotas más altas (Broecker, 2001). Creen los historiadores medievales que entre el año 1000 y el 1300 la población de Europa se multiplicó por tres o cuatro. Coincidió probablemente con un clima óptimo que favoreció la actividad agrícola.

Lo más notable históricamente fue la expansión vikinga. Pueblos de origen escandinavo dejaron sus hogares para aventurarse en tierras lejanas. Los vikingos de Suecia cruzaron el Báltico y se establecieron en tierras eslavas, alrededor de Novgorod; después, desde allí, yendo hacia el sur, llegaron hasta Constantinopla. Los vikingos de Dinamarca, dirigiéndose al oeste, ocuparon y se hicieron fuertes en el sur de Gran Bretaña y en Normandía. Desde los años 800 navegaron hacia el sur por la costa de Francia y de la Península Ibérica, dejando huellas de su presencia en rías como las de Mundaka (Erkoreka, 1995) y entraron finalmente en el Mediterráneo arrebatando Sicilia a los árabes entre el 1060 y el 1091.

Los vikingos de Noruega se aventuraron aún más lejos: hacia el noroeste del Atlántico. Después de ocupar gran parte de las islas Británicas e islas septentrionales, entre el año 870 y el 930 se asentaron en Islandia. Aprovecharon un período en el que las aguas de aquellos mares se libraron del hielo y gozaron de un clima más cálido.

Más tarde, siguieron la aventura viajera y al mando de Erik el Rojo, que había sido expulsado de Islandia por criminal, arribaron a lo que llamaron exageradamente Groenlandia, tierra verde, en donde lograron crear durante unos siglos una colonia relativamente boyante, de unos 5.000 miembros, a la que no le faltaron sus propios obispos.

Ocuparon especialmente el fondo de dos fiordos situados en la costa oeste de la isla, ya que la costa este, bañada por una corriente fría que desciende del Artico, es más inhóspita. Allí, aprovechando los pastos de verano, se dedicaron a criar ganado, especialmente vacuno, lo cual no les debió resultar nada fácil. De hecho los restos que quedan de los establos indican que las vacas eran extraordinariamente menudas. Mantenían contactos con Islandia y con el continente, a donde exportaban pieles y marfil de morsa. A cambio importaban hierro y madera, de la que la isla, a excepción de algunos bosquetes de abedules, estaba muy mal surtida. Su estancia allí estaba agravada por su mala relación con los inuit, un pueblo esquimal que, gracias probablemente al buen tiempo de aquellos siglos y a la descongelación de gran parte del hielo costero del mar de Baffin, habían avanzado hasta Groenlandia desde el oeste, desde Alaska y el área de Bering.

Partiendo de Groenlandia, los vikingos hicieron pronto incursiones por las costas de América, que denominaron Vinland. Desde el principio encontraron también el rechazo de los indios americanos. En las sagas se cuenta que en el primer contacto con estos, de un grupo de nueve hombres, los vikingos mataron a ocho. Mal comienzo. No es por eso de extrañar que el único campamento que se ha hallado con trazas de la estancia vikinga se encuentra en L’Anse of Meadows, en la costa de Terranova. Sí se han encontrado algunos objetos suyos en algún que otro sitio más al interior, quizás acarreados hasta allí por los indios y no por los propios vikingos.

Al final, hacia el año 1300, el clima de nuevo se fue enfriando. El estrecho que separa Groenlandia de Islandia se cerraba frecuentemente debido al avance hacia el sur de la banquisa ártica marina. La navegación se hacía imposible. La incomunicación, el frío y el acoso de los Inuit —que tuvieron que bajar desde el Artico persiguiendo a las focas y, a su vez, huyendo del frío— acabó con el asentamiento de los vikingos. El último obispo murió hacia 1378. Los viajes a Vinland fueron desde entonces sólo recuerdos y leyendas (Ogilvie, 2000). Durante muchos inviernos de los siglos siguientes el avance de la banquisa hacía que la propia Islandia quedase toda ella rodeada por hielos, trayendo zozobras y tiempos difíciles, según narran las crónicas históricas islandesas.
Antón Uriarte Cantolla

Historia del Clima de la Tierra.

jueves, 11 de mayo de 2017

EL JARDÍN DE LAS DELICIAS.



Cuerpos desnudos danzando y riendo, pájaros coloridos de enorme tamaño, cuadrúpedos híbridos, formas oníricas, criaturas antediluvianas pastando en el Edén, bivalvos que saborean a un humano, tenebrismo infernal y lluvia de meteoros ardientes. Un tríptico imposible, con el paraíso en la tabla izquierda y el oscuro infierno en la tabla diestra. En el centro, el Jardín de las Delicias, con todo el mundo entregado al disfrute carnal y al pecado terrenal.

¿Alucinaciones de un loco?, ¿premonición de un visionario? ¿surrealismo medieval? Un pintor que entró por un agujero del tiempo para crear uno de los cuadros más enigmáticos e inquietantes de toda la historia del arte.


El Bosco, Jheronimus van Aken, concibió una obra a medio camino entre el mundo real y la fantasía onírica, un cuadro que haría las delicias de Salvador Dalí y de los prodigiosos dibujantes japoneses de Manga, que quedarían atrapados por las figuras trazadas por el genio holandés.  

miércoles, 10 de mayo de 2017

BILBAO. INDUSTRIA Y COMERCIO.



En el año 1300 Diego López V de Haro, señor de Vizcaya, fundó en la orilla izquierda de la ría de Nervión una población destinada a convertirse en un destacado centro industrial, y en la urbe más poblada y cosmopolita de toda Euskalherría.


Unos pocos años más tarde, concretamente en 1315, el rey de Castilla Alfonso XI confirma la Carta Puebla concedida por la señora de Vizcaya, María de Haro. A partir de este momento Bilbao se convierte en puerto de embarque de la lana castellana.


Los vascos vieron que el comercio marítimo no era suficiente para colmar sus aspiraciones y desarrollaron las ferrerías para abastecer de hierro las futuras industrias. A mediados del siglo XV se redactó el fuero de las Ferrerías de Vizcaya, que regula el proceso de producción, transporte y comercialización del hierro. Las primeras ferrerías utilizaban la fuerza motriz de los molinos de agua. La revolución industrial permitió la introducción del carbón y la utilización y posterior desarrollo de los altos hornos, que convirtieron a Euskadi en uno de los primeros focos de industrialización española.


Los productos elaborados con tesón en las ferrerías, además de aprovisionar los mercados ibéricos, se exportaban al extranjero, consiguiendo fama en toda Europa. El dramaturgo Shakespeare alaba sin rubor el hierro de Bilbao en una de sus obras.


En los siglos bajomedievales Bilbao desarrolla una importante actividad comercial, vinculada tanto a la actividad minera de las ferrerías, como a la exportación de la lana. También se importaban alimentos, textiles y manufacturas varias. Los cereales llegaban de Francia, la sal de Aveiro en Portugal y los textiles de Flandes e Inglaterra. Para mantener esta situación privilegiada, los bilbaínos mantuvieron un duro pulso con Burgos por el comercio de la lana y con los señores de la Tierra Llana que pretendían controlar las rentables ferrerías vizcaínas.


Cuando Europa dejaba atrás la Edad Media y poco a poco se iban imponiendo nuevas formas de organización económica, el rey Fernando el Católico, en el ocaso de su vida, concedió a la ciudad de Bilbao un Consulado propio, que eliminaba la dependencia de los comerciantes bilbaínos con respecto a Burgos.


Por otro lado los mercaderes bilbaínos se habían agrupado para defender (con uñas y dientes) sus intereses creando una Hermandad, “la Universidad de Capitanes, Maestres de Nao y Mercaderes de la Villa de Bilbao. La cofradía regulaba y controlaba todo el tráfico comercial que subía y bajaba por la ría.


Las Siete Calles, el histórico casco viejo de Bilbao, se arremolinan alrededor de la Catedral de Santiago.


La catedral es la iglesia más antigua de la villa, de hecho, ya existía en el momento de la fundación de López de Haro.


La iglesia gótica de San Antón, junto al puente del mismo y al Mercado de la Ribera, es el templo más popular del centro de la ciudad.


Dos lobos, el viejo puente medieval y la iglesia de San Antón forman el blasón de la ciudad.


La maqueta expuesta en el Museo de Bilbao recrea el aspecto de la ciudad en el siglo XVI. Una visión del núcleo primigenio, el recinto amurallado de las Siete Calles, con las casas torre de las poderosas familias reforzando el perímetro. El Puente, la Iglesia de San Antón y la Catedral se revelan como los elementos más característicos del entramado urbano.


El progresivo fortalecimiento de Bilbao en el siglo XV, un tiempo en que se consolidó la siderurgia vasca, la ciudad se desparramó más allá de las siete calles amuralladas. En 1483 se autoriza la construcción del ensanche de Santa María para adaptarse al crecimiento urbano.



La situación geográfica, las ventajas fiscales, la libertad de comercio y el carácter de su gente, fueron los factores que propiciaron que Bilbao se convirtiese en el más activo centro del tráfico marítimo comercial entre la Península Ibérica y los países del Norte de Europa. A través del puerto, bien resguardado de temporales y piratas, y en naves construidas en los reputados astilleros, capitaneados por expertos y bregados pilotos se canalizó la exportación del hierro vasco y lana castellana hacia los centros manufactureros de Flandes, Francia e Inglaterra. De esta forma Bilbao se convirtió en una puerta abierta a Europa.


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...