jueves, 20 de julio de 2017

MORANA.




La muerte tiene nombre femenino. En la vieja mitología eslava (especialmente entre checos y eslovacos) Morana (Marzanna o Mara) es la diosa de la oscuridad, el invierno y la muerte, una triada indisoluble. Algunas fuentes medievales la asocian con la griega Hécate. 


 Entre los eslavos y los baltos Morana presidía los rituales estacionales basados en la muerte (invierno) y renacimiento (primavera), en los que se procedía al ahogamiento de una efigie de la diosa. En la actualidad se siguen celebrando rituales lúdicos (olvidando el aspecto sacro) asociados a Morana para recibir a la primavera.

miércoles, 19 de julio de 2017

TORO DE AZAILA.



Fuerza contenida, temple y porte, actitud de embestir. Esta pequeña escultura de bronce del siglo II a.C. encarna las fuerzas que propician la fecundidad, necesaria para la supervivencia de animales, cosechas y población. Fue hallado en la provincia de Teruel y en la actualidad se puede ver expuesto en el Museo Arqueológico Nacional. Una pequeña joya que puede pasar desapercibida si andamos con prisa por las salas del museo. El lugar donde se encontró se ha interpretado como un santuario, “el Templo de Azila” situado junto a la puerta de entrada de la población.  

martes, 18 de julio de 2017

EL ABAD SUGER, PROTOTIPO DE PROMOTOR MONÁSTICO.




"Como jefe y reorganizador de una abadía que en cuanto a importancia política y a riqueza territorial superaba a la mayoría de los arzobispado, como Regente de Francia durante la Segunda Cruzada y como "leal consejero y amigo" de dos reyes franceses en una época en la que la Corona comenzaba a reafirmar su poder tras una largo período de debilidad, Suger (nacido en 1081 y abad de Saint-Denis desde 1122 hasta su muerte en 1151) es una figura sobresaliente de la historia de Francia; no sin razón se la ha descrito como el padre de la monarquía francesa que habría de culminar en el estado de Luis XIV, Combinando la astucia de un gran hombre de negocios con un sentido natural de la equidad y una rectitud personal (fidelitas) reconocidos incluso por aquellos a quienes no agradaba, conciliador y enemigo de la violencia y con todo nunca débil en sus resoluciones ni carente de valor físico [...] puso estas contrapuestas cualidades al servicio de dos ambiciones: quería fortalecer el poder de la corona de Francia y dar grandeza a la abadía de Saint Denis [...] . Llevó a sus carpinteros a los bosques en busca de vigas y eligió personalmente los árboles adecuados, cuidó de que la nueva cabecera estuviese alineada como es debido con la antigua nave por medio de "instrumentos geométricos y aritméticos" [...] Hasta que punto fue responsable o corresponsable del diseño mismo de sus estructuras habrán de decidirlo otros. Pero da la impresión de que se hizo muy poco sin su participación activa. Que seleccionó e invitó a los artesanos concretos; que encargó un mosaico para un lugar donde al parecer nadie lo quería y que ideó la iconografía de las vidrieras, crucifijos y retablo lo atestiguan sus propias palabras".
Erwin Panofsky
El Abad Suger. Sobre la abadía de Saint-Denis y sus tesoros. 

lunes, 17 de julio de 2017

EL CLAN DEL JABALÍ




Un negro cuervo, emisario del dios Akat, guía al clan del jabalí a través del frío páramo. Los jóvenes del clan debían superar un complicado ritual de iniciación; penetrar en la espesura del bosque y dar muerte a un salvaje jabalí macho; nunca a un hembra. El colmillo de la víctima colgará de su cuello y mostrará a todos que ya es adulto, y que ya es un guerrero. El siguiente paso será encontrar esposa y fundar su propio familia.

El clan del jabalí basa su prosperidad en los ganados, que proveen de carne, piel y leche. Marcan sus pastos y territorios utilizando toscas esculturas zoomorfas. Sus poblados, con pequeñas cabañas de madera, los situaban en altozanos y colinas desde la que podían controlar la llanura. No existen ni jefes, ni reyes, las decisiones las toman en grupo. Cuando no se alcanza consenso se consulta a los ancianos, personas bendecidas por la experiencia, que se reúnen junto a un encina sagrada.

Supervivientes natos, los miembros del clan son duros y resistentes, capaces de cubrir enormes distancias sin desfallecer, luchar contra enemigos mucho más fuertes y vender cara la derrota. Territoriales y familiares, defienden a los suyos con uñas y dientes. En tiempos difíciles, cuando el hambre aprieta, no tienen problemas en alistarse como mercenarios en los ejércitos vecinos. Nunca juran lealtad a nadie, se venden al mejor postor, la supervivencia siempre por delante del honor.


domingo, 16 de julio de 2017

TOURNON – SUR – RHONE.



Tournon – sur – Rhone es una pequeña localidad francesa con siglos de historia y de duro trabajo a sus espaldas. Las aguas del río le regalan la vida.


A orillas del Ródano (ambas dos) se extiende la población de Tournon -sur-Rhone, una típica población medieval, con su castillo y sus iglesias de piedra. Poco a poco, pasito a pasito, vamos conociendo Francia en toda su inmensidad y grandeza.


El Rhone – Ródano – es una impresionante vía de comunicación desde la época prehistórica (o protohistórica). El castillo de Tournon cumplía la misión de proteger el río, defender la región y asegurarse de cobrar los pertinentes impuestos.



Sobre el río, la roca, y sobre la roca muros y torreones del castillo.


Los señores de Tournon construyeron y ampliaron el castillo entre los siglos XIV y XVI, en un estilo arquitectónico que bascula del gótico final a las formas características del Renacimiento.


La cama con dosel sigue ocupando la cámara de una joven, Helena de Tournon, que vivió y murió de amor aquí.



La colegiata románica, dedicada a San Julián, es otro de los históricos edificios de la ciudad.



Viñedos descienden colina abajo y rodean el antiguo torreón desde el que vigila atenta Notre Dame.  


sábado, 15 de julio de 2017

GEZA II, REY DE HUNGRÍA.




Cuando murió su padre, Bela II "el Ciego", el joven Geza II - II Géza - quedó bajo la amorosa tutela de su madre, la inflexible Helena de Rascia, y de su  valeroso tío materno Belos Vukanovic. El primer problema que tuvo que sofocar el joven rey acaeció nada más alcanzada la mayoría de edad. 

Un caballero andante, hijo repudiado del rey Colomán, que portaba con orgullo el nombre de Boris Kolomanovic, se presentó en Hungría reclamando, a viva voz, su legítimo derecho a sentarse en el trono magiar. Apoyado por el emperador bizantino y acompañado de un nutrido grupo de mercenarios austriacos y alemanes desencadenó una guerra civil en las tierras bañadas por el Danubio. Con la inestimable ayuda de su tío Belos, Geza II pudo, por medio de las armas, conjurar la amenaza. 



Géza II mantuvo relaciones cordiales con el rey de Francia, y cuando Luis VII atravesó suelo húngaro en dirección a Tierra Santa para participar en las Cruzadas, asistió, en calidad de padrino, al bautismo del primogenito de Géza, el futuro Esteban III. Otra cosa fueron los tensiones con el Sacro Imperio, pues Geza comprobó con cierto estupor y soportó con grandes dosis de estoicismo los intentos de Federico I Barbarroja de someter a Hungría como estado vasallo.

De todas maneras el enemigo más poderoso al que se enfrentó Geza fue al emperador bizantino Manuel I Comneno, que siendo nieto de San Ladislao, reclamaba para sí, parte del reino. A duras penas consiguieron los húngaros contener en el Danubio los ataques procedentes del flanco oriental. 


El hijo de Bela II contrajo matrimonio con una guapísima mujer eslava, Eufrosina de Kiev, que le dio varios vástagos. Dos de ellos - Esteban III y Bela III - también reinaron en Hungría. Este matrimonio marcó un tanto las relaciones internacionales de la corona húngara, y al menos en seis ocasiones, el monarca envió tropas para socorrer a su cuñado, el príncipe de Kiev. 

En el convulso contexto religioso de la época Géza II fue un devoto rey cristiano tolerante con las minorías. Al finalizar la segunda cruzada fundó en Jerusalén un hospital de peregrinos que sería el origen de la Orden de San Esteban de Hungría. Por otro lado permitió que uzbekos y pechenegos viviesen en tierras húngaras y practicasen libremente su religión islámica. A cambio les exigía colaboración para defender las fronteras de los continuos ataques bizantinos.

En esta época únicamente existían tres ciudades de cierta entidad urbana; Szekesfehervar, Esztergom y Buda. Geza II fomentó y dinamizó la actividad repobladora, llegaron y se asentaron en Hungría numerosos colonos, franceses, alemanes, valones y flamencos. Los alemanes - conocidos en las fuentes como sajones - se establecieron en la región de Transilvania, colaborando activamente en su desarrollo económico.



Durante el reinado de Geza II se intensificaron los contactos entre Húngría y el mundo árabe, entre la llanura Panónica y la cálida Andalucía. A lo largo de tres años vivió en la corte magiar un turista hispano procedente de Granada, Abu Hamid al - Gharnati, escrito andalusí con alma de cronista de viajes. 

viernes, 14 de julio de 2017

CATEDRAL DE BRAGA



Braga – antigua Braccara Augusta – pasa por se la capital religiosa de Portugal, desde la época en que se convirtió en cabeza de convento.


Gruesos muros, almenas y un recio torreón le confieren el aspecto de auténtica fortaleza.


¿Una fortaleza para defenderse de los intrusos? O ¿para evitar que escapen los que duermen el sueño eterno bajo su suelo, custodiados en su cripta?



En el interior de este templo románico descansan los condes portucalenses Teresa de León y su esposo Enrique de Borgoña, padres del primer rey de Portugal Alfonso I.


En el año 1102 el obispo de Compostela, Diego Gelmírez, visitó la ciudad de Braga y su catedral, con la sana intención de robar algunas de las reliquias que allí se conservaban. La clerical hazaña es conocida como el Pio Latrocinio. Además de las reliquias, Gelmírez consiguió que Santiago de Compostela se convirtiera en Archidiócesis.

 


jueves, 13 de julio de 2017

LA CAMARGA.



Rudos vaqueros que cabalgan bajo el sol estival por un duro terreno salino. Resistentes caballos de pequeño tamaño que nacen de cualquier color y que los años pintan de blanco. Toros, más grises que bravos, con largos cuernos en la parte alta de la cabeza. Ruidosas chicharras y cigarras cantarinas. Humedad salina. Tierra seca y dura. 


Flamencos, gaviotas y un miríada de aves más.



Leí por vez primera sobra la Camarga, una zona húmeda que se extiende entre dos de los brazos del delta del Ródano, hace dos o tres veranos cuando visitamos Arlés. Hoy la he visto y la he sentido en mi piel. Viñedos, arrozales y pinares. Naturaleza y cultura, el ser humano adaptado a un entorno muy complicado, alejado de la comodidad (relativa) de la ciudad.



La barcaza penetra suavemente entre los cañaverales, aquí todo es silencio, volvemos al origen, el hombre y la tierra luchando codo con codo por la supervivencia absoluta.



La poderosa (y alta) torre maestra (donjón o torre del homenaje) de Aigües Mortes es visible prácticamente desde cualquier punto de las marismas de la Camarga. Esa es su función, entiendo, controlar todo el territorio circundante.


El camargués, una especie en peligro de extinción como el saami o el pasiego. Arañar renglones, sacar la historia humana de la región. ¿Desde cuando se pesca, se extrae sal, se cultivan viñedos y se crían vacas y toros?.



miércoles, 12 de julio de 2017

COCHEM, ATALAYA SOBRE EL MOSELA.



El valle del río Mosela, con sus pequeños meandros, sus castillos de cuento, sus profusos viñedos y sus encantadores pueblos es uno de los rincones más pintorescos de la Vieja Europa.


Los castillos surgieron con la finalidad de controlar un territorio y defender la propia vida. Con el tiempo, las atalayas se transformaron en fortalezas, y estas en auténticos palacios para deleite de sus dueños, y como símbolo inequívoco de su poder.


Sobre Cochem, a orillas del río, se eleva una de estas espectaculares fortalezas desde el año mil. Desde esta privilegiada posición es posible controlar el Mosela, una destacada vía de comunicación.


Sus aguas riegan los viñedos que descienden por las colinas y transportan, desde hace siglos, los preciados toneles rebosantes de vino blanco. Especial y dulzón.


La ciudad de Cochem actual, bella como antaño, abre sus puertas al turista, encantado de poder disfrutar de los placeres que ofrece el Mosela; pasear, descansar y beber vino.


El mismo país que los civilizaros romanos descartaron por su barbarie es, en la actualidad, uno de los estados más modernos de Europa. Ni punto de comparación con la caótica Italia.



martes, 11 de julio de 2017

CATEDRAL DE BRUNSWICH.



Alemania es el país de las catedrales protestantes. Bueno, en realidad, todo el norte de Europa. Eso sí, cuanto más te acercas a territorio ruso, las ortodoxas van sustituyendo a las luteranas y evangelistas. Vistas desde fuera es muy difícil diferenciar unas de otras. De la misma forma que el Cristianismo se extendió a partir de las comunidades judías, los luteranos reutilizaron los templos católicos.


La fundación y construcción de la Catedral de Brunswich está datada en la época de Enrique el León (1129 – 1195), duque de Sajonia y de Baviera y uno de los hombres más poderosos de su tiempo. Mantuvo relaciones (buenas) con Inglaterra – su esposa Matilde era hija del rey Enrique II – con los territorios meridionales del Sacro Imperio y con la corte bizantina.


Desde 1150 el duque tenía el Dankwarderode, un palacio construido en el centro de Brunswich, en la burgplatz, en la cara sur del emplazamiento de la catedral. De tal forma que la Burgplatz terminaría concentrando todos los poderes de la ciudad. En la calle de enfrente se alza el edificio que alberga el ayuntamiento actual.


La construcción de la catedral se inició en 1173, inmediatamente después del regreso de Enrique de Tierra Santa. Durante su peregrinación por los Santos Lugares, el duque alemán consiguió hacerse con reliquias de algunos santos y los donó a varias iglesias alemanas, en especial a la catedral de Brunswich.


La decoración del templo es una gran obra centrada en el simbolismo de la muerte y la resurrección.


El centro litúrgico de la catedral es el altar de Nuestra Señora, consagrado en el año 1188.


El candelabro de siete brazos es una pieza medieval. Aunque no se tiene información sobre su origen, se considera que fue una donación del duque. El candelabro, de unos 400 kilogramos y cinco metros de altura, fue colocado alrededor de 1188, y simboliza un nuevo comienzo tras la muerte; la vida eterna. El número de brazos del candelabro, siete, es una cifra simbólica y su apariencia imita el candelabro del templo de Salomón conocido como Menorah. El siete es un número de gran contenido simbólico para el cristianismo: siete sacramentos, siete arcángeles, siete pecados capitales...


El crucificado es uno de los más impresionantes trabajos de escultura medieval. Este crucificado se enmarca dentro de la categoría de “Volto Santo” cuyo original se encuentra en la catedral de Lucca (Italia). La peculiaridad del Volto Santo es que Cristo aparece con los ojos abiertos, victorioso sobre la muerte. Esta bella pieza simboliza a Cristo resucitado, al Cristo triunfante del Juicio Final, convertido en juez supremo en el final de los tiempos.


La tumba del duque y su esposa, magnífico ejemplo de escultura sajona del siglo XIII, labrada entre 1235 y 1240, presiden la nave central de la Catedral consagrada a los santos Blas y Juan Bautista.




lunes, 10 de julio de 2017

EL BOSQUE EN LA EDAD MEDIA.



El panorama medieval estaba dominado por el bosque y todas las formas de vida que dicho espacio conlleva. El bosque impregna toda la cultura del Edad Media.

Vito Fumagalli en su libro “Las piedras vivas” escribe: “A lo largo de toda la Alta Edad Media, los bosques y selvas fueron, hasta el siglo XI, un medio familiar para el hombre, que llevaba a cabo en estos lugares una serie de actividades como la pesca, la caza y la cría de ganado al aire libre. Toda una población de pastores y leñadores pululaba por ellos, e incluso los bosques menos frecuentados por el hombre lo estaban en cierto modo, ya que en ellos se establecían grupos de ladrones, ermitaños, bandas de salteadores, invasores, como los magiares, u otros pueblos que acudían del norte, del este o del sur hacia la Vieja Europa”.

El Occidente Medieval quedará configurado por multitud de pequeñas islas, en forma de castillo, aldea, monasterio o ciudad, en medio de un inmenso océano verde, un manto de bosques, desoladas llanuras, inhóspitos páramos e insalubres y ciénagas cubren todas las tierras europeas, especialmente al Norte de los Alpes.

El bosque marca la frontera entre el hombre y la naturaleza, una frontera de límites difusos, que se cruza una y otra vez en ambas direcciones; el Noble disfrutará de la caza que le ofrece, el Caballero Andante se adentra en su espesura en busca de aventuras, el Campesino roturará sus tierras para cultivar, el Leñador proveerá de madera a toda la comunidad, el Pastor llevará sus rebaños a pastar, el Boyero lo atravesará con sus reses, el Proscrito encontrará un refugio seguro, el Ermitaño se alejará del mundo, el Bandolero vagará por senderos ocultos donde emboscarse y, más tarde, huir, y el Monje hallará la soledad necesaria para alcanzar su comunidad con Dios.

El Bosque es un elemento esencial para el hombre medieval.


domingo, 9 de julio de 2017

UTHER Y LA PROFECÍA DEL DRAGÓN.



Mientras estos sucesos tenían lugar en Güintonia, apareció en el cielo una estrella, prodigiosa por su magnitud y su brillo, que emitía un único rayo. En un extremo del rayo había un globo de fuego, desparramado en forma de dragón, y de la boca del dragón procedían dos rayos, uno de los cuales parecía extender su longitud más allá de la región de Galia, mientras que el otro apuntaba hacia el mar de Hibernia y concluía en siete rayos menores. Ante la aparición de semejante astro, el estupor y el miedo se adueñaron de aquellos que lo habían visto. Úter, el hermano del rey, que se encontraba en Cambria, en campaña contra Gilomán, se quedó tan estupefacto como los demás y recurrió a sus sabios para que le explicaran el sentido de aquel prodigio. Entre ellos estaba Merlín, que había acompañado al ejército como asesor bélico. Cuando estuvo en presencia de su caudillo y le fue transmitida la orden de desentrañar el misterio de la estrella, prorrumpió en llanto y después, recobrando el ánimo, exclamó:

—«¡Ah, irreparable pérdida! ¡Ah, pueblo huérfano de Britania! Ha muerto Aurelio Ambrosio, ínclito rey de los Britanos, y con él moriremos todos, si Dios no nos ayuda. Apresúrate, Úter, caudillo nobilísimo, apresúrate y no retrases el choque con el enemigo. Obtendrás la victoria y serás rey de toda Britania. Ese astro te representa a ti, lo mismo que el dragón de fuego de su cola. El rayo que se extiende hacia las regiones de Galia anuncia al hijo poderosísimo que te nacerá y que ejercerá su dominio sobre todos los reinos que el rayo cubre. El segundo rayo representa a tu hija, cuyos hijos y nietos gobernarán sucesivamente el reino de Britania.»
Geoffrey de Monmouth
“Historia de los reyes de Britania”.


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...