miércoles, 29 de marzo de 2017

CLUBES DE FÚTBOL Y EDAD MEDIA.




La mayoría de los estados europeos actuales (los que existen, y los que están por existir) buscan sus raíces históricas en la Edad Media. Durante el revolucionario siglo XIX los políticos nacionalistas rescataron símbolos olvidados para desarrollar sus particulares modelos de estado-nación. En los años finales de esta trascendental centuria y en los primeros de la siguiente comenzaron a surgir clubes de fútbol por todos los rincones del continente, un deporte que pronto se convertiría en un espectáculo de masas. Hacia falta nombres, escudos y equipaciones, y los responsables de muchos de estos equipos también bucearon en la arena del tiempo en busca de elementos que identificasen a sus clubes.


El maravilloso martillo del dios Thor.






Ajax, Hércules o Aris son personajes míticos de la Antigüedad Clásica presentes en el mundo del fútbol, pero la Edad Media cuenta con sus propias leyendas. El Thor Akureyri islandés rinde homenaje a Thor, el poderoso dios nórdico del martillo, el Hodd de Noruega comparte nombre con un arquero protagonista de algunas sagas escandinavas y el Lech Poznan luce con orgullo el nombre del primer duque de Polonia cuyos pasos se pierden en la noche de los tiempos.



Sin perder de vista los mitos de la Vieja Europa el Zimbru de Chisinau materializa en su nombre y en su escudo, la figura del Uro, animal totémico íntimamente relacionado con el nacimiento de Moldavia. En otro punto geográfico de Europa, en la Isla Esmeralda tiene su sede el Saint Patrick, evangelizador de Irlanda.









Celtas y vikingos son dos de las estirpes europeas por excelencia, y ambos, por supuesto, tienen su justa presencia en el deporte rey. De los primeros podemos citar (por ejemplo) al Celta de Vigo y al Celtic de Glasgow. El Vikingor Gota de Islas Feroe y el Viking Stavanger noruego reviven en cada partido las hazañas de los valientes guerreros del norte.







Otros equipos decidieron convertirse en símbolo de la región histórica donde se asientan, como el Zeta Golubovci de Pogdorica que recuerda el antiguo Principado de Zeta o el todopoderoso Bayern de Munich. Bayern es el nombre alemán de Baviera, un estado que surge como Ducado en la Alta Edad Media. Hace algunas temporadas, y durante unos años, el estadio de Osasuna se llamó Reino de Navarra, haciendo referencia a dicha monarquía medieval.




Las guerras y las batallas forman parte de la historia de los pueblos, y en ese sentido el Zalgiris Vilinius – al igual que su homólogo de basket el Zalgiris Kaunas – rememoran la batalla de Grunwald . Zalgiris es el nombre que los lituanos dan a esta batalla en la que derrotaron - unidos a los polacos - a los caballeros de la Orden Teutónica. Pero si hay una batalla que ha marcado la historia de buena parte de los estados europeos fue la batalla de Kosovo . Milos Obilic dio muerte al sultán Murad I. El FK Obilic de Belgrado lo recuerda en cada uno de sus partidos.





El Hansa Rostock revive su pasado de grandeza comercial cuando los burgueses alemanes decidieron organizarse en la poderosa Hansa, una asociación donde primaban únicamente los intereses económicos. Para algunos uno de los precedentes de la Unión Europea.



La República de Génova también fue una potencia comercial, aunque en este caso en el mar Mediterráneo. Uno de los clubes de la urbe, la Sampdoria, lleva con orgullo el apellido de uno de los hijos predilectos de la ciudad, el almirante Andrea Doria.




En la nomenclatura futbolistica también hay lugar para personajes literarios. Digenis Akritas es un equipo chipriota y el nombre de la obra cumbre de la literatura épica bizantina ( y de su protagonista). Gil Vicente, una de las grandes plumas del Renacimiento portugués, presta su nombre al equipo de la ciudad de Barceló.





La añeja monarquía (aparte de Reales y Royales) también pertenecen a la aristocracia del fútbol europeo. El Piast Zmigrad lleva el nombre de la primera dinastía que reinó en Polonia y el Jagiellonia Bialystok el de otra familia, Jagellón, que acabó entronizada en Lituania, Polonia, Hungría, Bohemia y Croacia. En el escudo del Vezprem F.C. aparecen representados Esteban I y Gisela de Baviera, los primeros reyes de Hungría.




Skanderbeg, llamado en realidad Jorge Castrioti, fue un héroe albanés que luchó, atrincherado en sus montañas, contra el imparable rodillo del Imperio Otomano. El fútbol albanés le rinde justo homenaje por partida doble: el Skenderbeu Korce y el Kastrioti Kruje.



El fútbol es a la actualidad lo que los torneos y justas medievales a la Edad Media. Si cruzamos el Canal de la Mancha y llegamos a Londres nos encontramos con la sede del Totenham Hotspur. Henry Percy “Hotspur” fue un caballero inglés de los de lanza y armadura.






Algunos escudos están inspirados en personajes de la Edad Media. Alfonso Enriques, primer rey de Portugal aparece representado en el escudo del Vitoria de Guimaraes y en el del Chievo Verona podemos contemplar la silueta de Cangrande della Scala, todopoderoso señor del ciudad.


Al final de la Edad Media los europeos, con castellanos y portugueses a la cabeza, se lanzaron a la conquista de océanos y continentes. Los portugueses colonizaron el Brasil y cinco siglos más tarde los cariocas de Río de Janeiro fundaron el Vasco de Gama, recordando al célebre navegante luso.


martes, 28 de marzo de 2017

DERVICHES.



Derviches, danzantes místicos que buscan contactar con Alá por medio de la música y la danza. Estos bailarines giróvagos visten hábitos blanco y manto negro, y al son que marcan la flauta y el tambor, alcanzan el éxtasis religioso, mientras giran sobre sí mismos.


En 1284 el Sultán Veled, hijo de Mevlana, fundó la orden de los derviches danzantes, y rápidamente se extendió por todo el territorio turco.  

lunes, 27 de marzo de 2017

SIMONE MARTINI POR GIORGIO VASARI.



"Fue una grandísima suerte para Simone Martini vivir en la época de Francesco Petrarca y llegar a encontrar en la corte de Aviñón a este enamorado poeta, deseoso de tener la imagen de Laura de Noves de la mano del maestro Simone, pues por haberla recibido bella como él la había deseado, perpetuó su memoria en dos sonetos [...]. Estos sonetos y el haber hecho mención de él en una de sus cartas familiares han dado más fama a la pobre vida del maestro Simone que la que le han dado y le darán todas sus obras juntas; pues estas han de venir a menos, mientras que los escritos de un hombre de tanta importancia vivirán eternamente [...] En Siena, la Señoría le encargó pintar al fresco a una sala de su palacio una Virgen María con muchos santos alrededor y la realizó con toda perfección, recibiendo muchas alabanzas y provecho".
Giorgio Vasari:
Vida de los más excelentes pintores,
escultores y arquitectos.

domingo, 26 de marzo de 2017

EL TRÁNSITO DE LA VIRGEN.



Andrea Mantegna tuvo la capacidad de ver siempre más allá. En el Tránsito de la Virgen, el pintor sigue los evangelios apócrifos y nos dibuja el último suspiro terrenal de una anciana Virgen María rodeada de los fieles apóstoles.  

sábado, 25 de marzo de 2017

BURGUESÍA MERCANTIL FLAMENCA.



"Situada en el rico condado de Flandes, la ciudad de Brujas fue sin duda el centro artístico más señalado, cuyo atractivo e irradiación se extendía no solo a todos los Países Bajos, sino que alcanzaba dimensiones europeas. En la metrópolis financiera y comercial de Flandes residían tradicionalmente numerosos mercaderes y banqueros de toda Europa a quienes debía la ciudad su atmósfera pronunciadamente cosmopolita y su considerable prosperidad. En esa medida no es sorprendente que aquí surgiera muy pronto un mercado de arte en toda regla, capaz de satisfacer las diferetnes necesidades de una clientela sumamente heterogénea, ofreciendo a la venta lo mismo lujosas pinturas sobre tabla que asequibles óleos. Más que otras ciudades, Brujas prometía a pintores y otros oficios dedicados a producir bienes de lujo un número suficiente de encargos y una subsistencia desahogada. De ahí que numerosos artistas de los Países Bajos, como de tierras vecinas, se asentaran en la ciudad, donde se amalgamaron diferentes corrientes artísticas regionales en un estilo típico que se cultivaría hasta bien entrado el siglo XVI".
Till-Holger Borchert:
Jan van Eyck y los primitivos flamencos 
en el Museo Thyssen-Bornemisza.

viernes, 24 de marzo de 2017

JUAN DEL PIAN CARPINO.



Juan del Pian Carpino fue un inquieto fraile franciscano nacido cerca de Perugia que viajó por Alemania, Hungría y Polonia. Gracias a la experiencia adquirida fue designado por el papa Inocencio IV para una delicada misión, llevar las palabras de Cristo a las salvajes tierras de Mongolia.


Juan Carpino emprendió viaje hacia el corazón de Asia, y después de convivir varios meses entre los mongoles, acabó convencido de la imposibilidad de convertirlos al cristianismo. Regresó a occidente, se instaló en Lyon y redactó su Historia de los mongoles. La obra se publicó en 1248 y constituye la descripción más antigua de la región.  

jueves, 23 de marzo de 2017

CATEDRAL DE SALAMANCA



Uno de los emblemas de la ciudad de Salamanca son las torres medievales de su catedral, que se elevan por encima de los cien metros de altura. En Salamanca conviven dos catedrales, la Vieja, medieval y románica, sobre la que se va superponiendo la Nueva, altura gótica, clasicismo renacentista y exaltación barroca.



Ieronimus, nombre elegido para la exposición que muestra parte de la historia y arquitectura de las dos catedrales salmantinas, es la latinización de Jerónimo de Perigeaux, uno de los más famosos obispos españoles, de origen francés, personaje de la Reconquista, capellán del Cid Campeador. Siendo Obispo de Valencia fue destinado a Salamanca para restaurar su diócesis, en el contexto de la repoblación puesta en marcha por Raimundo de Borgoña y Urraca de León. 



La Catedral Vieja se construyó durante los siglos XII - XV y la Catedral Nueva que se levantó durante los siglos XVI - XVIII. Una magna obra que abarca todos los estilos artísticos, románico, gótico, plateresco, renacentista, barroco, neoclásico y contemporáneo, y en la que han participado arquitectos, maestros de obra y los más insegnes artistas de cada época; Juan Gil de Hontañón, Juan de Álava, Rodrigo Gil de Hontañón, los Churriguera, Setién Güemes, Repullés y Vargas....



Durante siglos una ciudad entera colaboró para elevar estas catedrales a la mayor gloria de Dios.



La catedral románica de Santa María es una de las construcciones más monumentales y estéticas del panorama arquitectónico español, y hoy podemos disfrutar de ella gracias a un hecho excepcional; las autoridades decidieron dejarla en pie cuando se acometió la construcción de la Catedral Nueva.



El templo se inició durante las primeras décadas del siglo XII y se concluyó durante el siglo siguiente. En un primer momento se la denomina Santa María de la Sede y en general tenía más aspecto de fortaleza que de Iglesia. Un edificio puro y austero según los principios del románico, pero que ya empieza a incorporar elementos góticos.



A finales del siglo XV la antigua catedral se estaba quedando pequeña a medida que la ciudad crecía y se desarrollaba, una situación que obligó al cabildo plantearse la construcción de un nuevo templo. Los Reyes Católicos pidieron la autorización papal y en 1513 comenzaron las obras de una catedral dedicada a la Asunción de la Virgen, dirigidas por Antón Egás.


Las estancias interiores de las torres han sido objeto de largos y concienzudos estudios históricos, arquitectónicos y arqueológicos, en un proceso que incluía la restauración, y que ha posibilitado su puesta en valor.



La mazmorra fue construida en el siglo XIII en el nivel inferior de la Torra Mocha y la puerta de salida al exterior fue abierta en el siglo XVIII. 



La estancia del carcelero también fue construida en el siglo XIII. Situada también en la Torra Mocha aquí residía el guardian de la mazmorra.



Las iglesias cristianas presentan como característica constructiva que la cabecera, el lugar donde se sitúa el altar y hacia donde se dirigen las oraciones, está orientada hacia el este, en busca siempre del sol naciente. Como el orto solar – el punto exacto por el que sale el sol cada mañana – va cambiando según la estación del año, la orientación de cada templo varía con respecto a los otros. En ese sentido dicha orientación se establece hacia el nacimiento del sol en el día de la patrona o patrón bajo cuya advocación se construye el templo.



La música, parte esencial de la naturaleza, ha acompañado desde tiempos remotos a las liturgias y celebraciones religiosas, de tal forma que la catedral se revela como una auténtica caja de música. La voz es el instrumento primordial, y el coro barroco lugar por excelencia donde estas voces toman la forma de canto. De los cinco órganos que se conservan en la catedral, uno de ellos podría ser el más antiguo del continente.


Instrumentos renacentistas de viento y madera. Chirimía de contralto y barrilete de bombarda.



Históricamente la catedral de Salamanca ha ostentado la primacía en materia musical en el conjunto de las catedrales españolas.


El retablo de la Catedral Vieja es una pieza única (realmente eso cuentan en todas las catedrales que he visitado) en la que se funden el trascendentalismo bizantino y el humanismo del Renacimiento italiano. 53 paneles con escenas bíblicas ilustran el altar. Nuestra señora de la Vega, ilustre patrona de Salamanca, preside el retablo. Nicolás Florentino, en colaboración con sus dos hermanos, trabajó en los paneles.



La Sala del Alcaide es un ámbito con ventana abierta a la Iglesia Vieja y corresponde al siglo XII. En esta sala se pueden observar instrumentos musicales del Renacimiento, un cantoral de música gregoriana y algunos objetos relacionados con el culto y la liturgia. 



Esta campana gótica de bronce fue fundida aproximadamente en el año 1350. Las campanas eran el principal medio de comunicación en las ciudades medievales y existían más de cien tañidos diferentes según las necesidades: a nublado, a fuego, bula de cruzada, licenciamiento en la universidad, a procesión, agonía, toque de ánimas, excomuniones e incluso para exorcizar a la peste.


Bula de Celestino III fechada en 1196. Este documento confirma la concordia entre las iglesias de Salamanca y Ciudad Rodrigo, estableciendo los límites de ambas diócesis.




El Salón de la Bóveda se sitúa en el interior de la Torre de las Campanas, una sala construida en el siglo XIII. Este habitáculo fue el primer espacio que conectaba las Catedrales Nueva y Vieja. En su momento estuvo habitada por campaneros, relojeros y sus familias.


La tradición cuenta que este crucifijo de madera y esmalte del siglo XI lo llevaba el Cid en la batalla.



Otro documento fundamental para la existencia misma del templo. En 1289 el papa Nicolás IV expedió esta bula en favor del cabildo catedralicio de Salamanca. Concede 40 días de indulgencias a quienes apoyen económicamente la construcción de la Catedral Vieja de Salamanca aportando sus limosnas.


Privilegio rodado de Fernando II que concede privilegios a 25 personas que trabajaban en las obras de construcción de la catedral.


Los archivos son la puerta del pasado, que nos abre el futuro.



La roca nutre estos muros y la firma de albañiles y canteros quedó para la posteridad en sus sillares. La piedra de Villamayor, un tipo de roca caliza dorada y moldeable, es la materia prima que se utilizó para levantar la catedral. El cabildo contaba con sus propias canteras en la localidad en cuestión. Entre piedra y cantero se establece una profunda relación de complicidad, el hombre trabaja en silencio y la roca se deja transformar.



La sala alta, la más elevada de la Torre Mocha, permite el acceso a las terrazas, a las cubiertas y a otras torres.



Como el entrañable Quasimodo en Notre Dame de París, las gigantescas catedrales góticas tenían a sus propios habitantes. Pertigueros, perreros, carceleros, campaneros, guardianes y demás trabajadores llenaban de vida estas estancias y pasillos, formando una ciudad en miniatura, donde cada uno cumplía su función en pos de un fin mayor, el correcto funcionamiento de la Catedral.


La Torre Mocha es una antigua atalaya defensiva almenada erigida durante la XIII centuria conocida por este motivo como “Salmantica fortis”. Hasta bien entrado el siglo XVIII se le fueron añadiendo modificaciones. 



El andén de la Torre Mocha, una terraza abierta al exterior, con vistas excelentes a la ciudad y desde donde gozamos de una impagable perspectiva de todo el conjunto catedralicio. 




Desentrañando los secretos de las dos catedrales, se miran de reojo, se desafían, pero sus sillares entran en simbiósis, convirtiendo la competencia en perfección .





Torre del Gallo, la cúpula de la Catedral Vieja, que emerge del transepto.






El coro barroco delimita espacios y destruye, en cierto sentido, el espíritu original del templo.


Desde aquí observa Dios a sus fervientes seguidores. Pero que no se nos olvide, que desde lugares parecidos, en cuanto altura, observa el rey a sus súbditos, el político a sus acólitos y las megaestrellas del deporte a sus fans.



Campanario, un centro de comunicación medieval. En la actualidad forman parte de este campanario catorce campanas, algunas de ellas con nombre propio como María de la O. Los campaneros vivían con sus familias en la torre, desde donde se encargaban de que todo funcionara correctamente.



Con 104 metros, la torre de las campanas es, excluyendo la arquitectura contemporánea, la torre más alta de España después de la Giralda. Un campanario que es una auténtica torre del homenaje.


Muy cerca del cielo. Salamanca a vista de pájaro.


El famoso astronauta es uno de los elementos más curiosos y exóticos de la Catedral de Salamanca.


Las catedrales las construyeron hombres, albañiles y canteros, estos empezaron a crear logias, que al pasar el tiempo dieron lugar a la Masonería, una institución que rinde culto y venera al Gran Arquitecto del Universo y cuya función “es combatir la ignorancia bajo todas sus formas y constituye una escuela de enseñanza mutua”.



La magnificencia de Dios convertida en piedra, la música del órgano nos acerca al cielo, la altura de columnas y bóvedas nos recuerdan lo ínfimo que somos, debemos mirar hacia arriba, elevar nuestra cabeza, nuestro corazón y nuestro espíritu para entrar con contacto con el Altísimo. Nosotros, pobre humanos, pasamos por la vida, pero la piedra, el mármol de la iglesia soporta mejor el paso del tiempo, símbolo inequívoco de la eternidad y la atemporalidad de Dios. Debemos ser conscientes de nuestra caducidad, y cuando llegue la hora de nuestra marcha, Dios nos esperará con sus brazos abiertos, y nos recibirá con gozo y regocijo, para él y para nosotros. No hace falta ser creyente para comprender perfectamente lo que puede sentir un auténtico y ferviente católico al penetrar en el interior de una catedral como esta.



Las grandes catedrales tienen un algo que atrapa, maravilla, acongoja, tanto desde el exterior como en el interior, una vez que estamos bajos su techo, son lugares mágicos y llenos de energía e historia.

Eternidad.




Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...