miércoles, 8 de abril de 2020

CARROÑEO Y EVOLUCIÓN HUMANA.




La expresión "hombre cazador" halaga nuestros oídos. ¿Quién no preferiría que se le comparase al león antes que al buitre? La caza tiene una imagen más noble que el carroñeo y, a primera vista, también es más provechosa. ¿Qué mejor modo de reafirmar nuestro éxito evolutivo que describir como poderosos cazadores a nuestros antepasados homínidos más primitivos? Muchos antropólogos coinciden en que el comer la carne de grandes animales contribuyó a formar el entorno físico y social donde se fueron seleccionando los rasgos que más diferencian a los humanos de los primates. Pero, ¿era, aquel alimento, adquirido mediante la caza o mediante el carroñeo? He aquí un tema que encierra, quizá, no menos interés que cualquier otro de los estudios de la evolución; tiene que ver, en efecto, con la definición de la naturaleza humana. Por desgracia, la respuesta dada por la hipótesis del "hombre cazador" se basa más en prejuicios de índole sexual o de otro género que en el estudio de restos fósiles y en la ecología del forrajeo (o búsqueda del sustento). Nuestros antepasados eran mejores carroñeros que cazadores. En las estaciones secas, los bosques de las riberas de los ríos les procuraban refugio y las sobras de leones, leopardos y otros felinos de diente de sable.
Adaptación de un texto de
R.J. Blumenschine y John A. Cavallo.

martes, 7 de abril de 2020

HÄMEENLINNA.




Hämeenlinna es de esos lugares que me gusta visitar, no solo por su belleza, sino también por su trascendencia histórica. La estampa del lago y el castillo de fondo reflejado en el agua es magnífica.



Ese castillo es la razón de ser de la población y también le otorga el nombre. En finlandés Linna significa castillo. La fortaleza se sitúa en la orilla del lago Vanajavesi. La mayoría de las ciudades de la mitad sur del país viven de las aguas de estos grandes lagos.


La historia de la Finlandia y de sus ciudades se confunde con las historias de Suecia y de Rusia, las dos potencias que se disputaron durante siglos estas tierras azules y verdes, lacustres y boscosas. Hämeenlinna no es una excepción.


Hämeenlinna (Tavastehus en sueco) es la ciudad interior más antigua del país (la más antiguo en términos absolutos es Porvoo) , una población tranquila cuya vida transcurre a los pies de un lago (uno de los miles de lagos del País de los Mil Lagos). Se ubica entre Tampere y Helsinki, esta puede ser una interesante parada en la ruta que comunica los dos núcleos urbanos más importantes de Finlandia. Además es el lugar de nacimiento del célebre músico Jean Sibelius.





En el corazón de la ciudad encontramos la acogedora plaza del mercado, el ayuntamiento y la iglesia. Los típicos edificios que podemos encontrar en el centro de cualquier ciudad de la Vieja Europa. La fortaleza de ladrillo rojo es el emblema de esta ciudad.


Viajando por el País de los Mil Lagos. 



LA DINASTÍA O, EL INICIO DE UN IMPERIO.




Nagada III es la última fase del Período Predinástico. Durante este período que transcurre entre 3200 a.C. y 3000 a.C (aproximadamente) Egipto se unificó por vez primera en un gran Estado territorial y también se produjo una consolidación política que supuso sentar las bases del estado dinástico de las Dinastías I y II. Para los últimos tiempos de este período, tenemos pruebas (la Piedra de Palermo) de la existencia de reyes que precedieron a los de la Dinastía I, estos reyes se integran en la denominada Dinastía 0. Las tumbas de estos primtivos monarcas se encuentran en Abydos, cerca de la necrópolis real utilizada por la Dinastía I.

Dado que las pruebas procedentes de los enterramientos de la élite de los tres principales centros predinásticos del Alto Egipto (Nagada, Abydos y Hieracómpolis) sugieren la existencia de centros o unidades políticas diferenciados (y posiblemente competidores) durante la fase Nagada II, la primera unificación de las primeras entidades políticas del Alto Egipto probablemente tuviera lugar a comienzos de Nagada III, bien como resultado de una serie de alianzas o mediante la guerra (quizá terciando una combinación de ambas), seguida por la unificación política tanto del norte como del sur y la aparición de la Dinastía 0 hacia finales de Nagada III.
Kathryn A. Bard.
Historia del Antiguo Egipto. Oxford. Edición de Ian Shaw.

Un tiempo de transición entre la prehistoria y la historia, entre el predinástico y el protodinástico, una época lejana, que imaginamos tan convulsa como trascendental. Hacia el año 3.100 a.C, y siempre siguiendo la tradición, el legendario rey Menes (o Narmer), procedente del sur, conquistó el Delta, y unificó el país bajo una única monarquía. En este momento comienza la historia de la civilización egipcia.

Dado el esfuerzo arqueológico y académico invertido en el redescubrimiento de Narmer, resulta humillante tener que reconocer que su identificación como primer rey del antiguo Egipto no hace sino confirmar la versión del historiador griego Herodoto, que escribió hace veinticuatro siglos. Para «el padre de la historia» no cabía duda de que «Menes» (otro de los nombres de Narmer) había sido el fundador del Estado egipcio. Ello nos enseña la saludable lección de que los antiguos solían tener mucha más inteligencia que la que les atribuimos.
Toby Wilkinson.
Auge y caída del Antiguo Egipto.

El predinástico va muriendo al tiempo que comienzan a sobresalir (por encima del resto) varios centros urbanos: Nagada, Hieracómpolis y Tinis con su necrópolis de Abidos. Como no podía ser de otra forma, estos centros de poder entran en conflicto entre sí. De estas luchas de poder, salió reforzada la ciudad de Hieracómpolis que consigue unificar el Alto Egipto en torno a sí, para inmediatamente anexionar Nagada y establecer su residencia (y corte) en Tinis.

Mientras que durante el Dinástico Temprano Nagada fue políticamente insignificante, Abydos fue el principal centro del culto al rey difunto y Hieracómpolis siguió siendo un importante centro de culto asociado al dios Horus, símbolo del rey vivo. Es posible que la entidad política de Nagada resultara derrotada en una postrera lucha predinástica por el poder acontecida en el Alto Egipto, al tiempo que los soberanos cuya base de poder se encontraba originalmente en Abydos terminaron por conseguir el control de todo el país, quizá aliados a grupos de élite menos poderosos (los llamados Seguidores de Horus) de Hieracómpolis, que pese a todo se encontraban en una posición estratégica favorable debido a las valiosas materias primas venidas del sur.
Kathryn A. Bard.
Historia del Antiguo Egipto. Oxford. Edición de Ian Shaw.

Desde Tinis los reyes del Alto Egipto (más míticos que reales) se expandieron hacia el Delta y hacia el sur llegando a la Primera Catarata. Los soberanos, con Narmer a la cabeza, que realizaron estas conquistas y forjaron la unificación de las “Dos Tierras”, constituyen esta hipotética Dinastía 0.

Por otro lado, no hay trazas de invasiones o movimientos de poblacion importantes durante el Periodo Predinastico, lo cual demuestra la continuidad del poblamiento entre el final del Neolitico y la epoca dinastica. Los habitantes de las orillas del Nilo debian hablar ya egipcio, lengua camito-semita de tipo sintético que se sobrepuso probablemente durante el Neolitico a una lengua nilotica, que dejo trazas en el vocabulario egipcio. Con el tiempo, el sustrato nilotico transformaria el egipcio y acabaria convirtiendolo en una lengua analitica.
José Padró.
Historia del Egipto Faraónico.

En el templo de Horus de Hieracómpolis, donde los soberanos ofrecían exvotos, J.E. Quibell y F.W Green hallaron la maza del rey Escorpión y la paleta de Narmer, donde aparece ya toda la iconografía, la unión de las dos coronas en un único rey. Estos objetos arrojan un poco de luz sobre un período de la historia egipcia trascendental.

En c. 3000 a. C. el Estado del Dinástico Temprano ya había aparecido en Egipto y controlaba gran parte del valle del Nilo, desde el delta hasta la primera catarata en Asuán, una distancia de más de mil kilómetros a lo largo del río.
Kathryn A. Bard
Historia del Antiguo Egipto. Oxford. Edición de Ian Shaw.

Antes del rey Escorpión no existe la civilización egipcia. Solamente se puede hablar de culturas locales, cuyas producciones artesanales son mejores o peores. La documentación arqueológica cambia en la época predinástica, la época de Escorpión. Por ejemplo, en los ritos de sepultura se constata que el cadáver ya no se envuelve en esteras o pieles sino que se deposita en cestas y luego en sarcófagos de tierra cocida, o en tablas. Se desarrolla una metalurgia, y también el trabajo de carpintería; se perfeccionan las herramientas de sílex y de cobre, así como los tejidos. La cerámica es abundante; cuando hay decoración, se adorna con escenas bastante complejas donde intervienen personajes, barcos. Se fabrican muchas vasijas de piedra dura y cabezas de clava. El rey Escorpión fue el instigador o el beneficiario de esta evolución en el orden social y económico. Es un jefe de clan convertido en rey, que gobierna sobre poblaciones de provincias con cierta prosperidad.
Christian Jacq
El Egipto de los grandes faraones.


lunes, 6 de abril de 2020

JURAMENTO DEL JUEGO DE PELOTA.




En un pabellón deportivo situado a las afueras de París, miembros del Tercer Estado, aquellos que habían abandonado los Estados Generales, juraron permanecer unidos hasta ser capaces de redactar una constitución, que tomarían como punto de partida para crear una nueva Francia. El pintor Jacques Louis David inmortalizó la escena, atrapando gestos y rostros de sus protagonistas, el clero abranzando a la nobleza y compartiendo ilusiones y sueños con la burguesía, convertido desde hace dos siglos en un símbolo del liberalismo, la revolución y la asunción por parte del pueblo de la Soberanía Nacional. Si guardamos un poco de silencio aún podemos oír el griterío y la euforia que se adueñaron de la sala durante aquellos decisivos días.

KARADORDE PETROVIC.




Karadorde Petrovic - Карађорђе Петровић – el héroe serbio que inició la rebelión contra el turco, fundador de la Serbia moderna, sus descendientes se convirtieron en reyes de Serbia, y de todos los pueblos eslavos del sur.



domingo, 5 de abril de 2020

LOS CUADERNOS DE CAMPO DE FÉLIX RODRÍGUEZ DE LA FUENTE. 14. PECES DE RÍO.



























WILT CHAMBERLAIN, THE BIG DIPPER.




Dos de Marzo de 1962, los New York Knicks se enfrentan a los Philadelphia Warriors en un partido que pasó a la historia por una de esas hazañas deportivas que suceden de cuando en cuando, los cien puntos anotados por Wilt Chamberlain. No existen documentos gráficos de aquel encuentro, que ya forma parte de la leyenda NBA, salvo una fotografía del propio Chamberlain con un papel donde figuraba la mágica cifra: 100. El único jugador que se ha acercado a aquella cifra anotadora se quedo ¿solo? en 81 puntos. Hablamos de otro mito, Kobe Bryant. En febrero de 2019 la compañía SCP Auctions anunció haber encontrado el acta de aquel partido.


Wilt Chamberlain fue mucho más que un jugador que anotó cien puntos en un partido. The Big Dipper, como era conocido por sus compañeros de instituto, es uno de los jugadores más dominantes de todos los tiempos y posee tropocientos récords históricos de la NBA (aunque no es el objetivo de este artículo enumerarlos todos). Hubo baloncesto antes de Kareem Abdul Jabbar, Michael Jordan, Drazen Petrovic o Pau Gasol. Algunos nacimos cuando sus tiempos de jugador ya habían pasado y tuvimos que conformarnos con las hemerotecas.


Desde muy joven Wilt destacó por sus cualidades físicas y sus aptitudes para el deporte, lo que le llevó a practicar atletismo, logrando buenas marcas en Decatlón. Hasta que descubrió el baloncesto y comprendió que era un deporte hecho para él. Tras pasar por el Instituto Overbrook y la Universidad de Kansas, acabó enrolándose en los, no menos legendarios Harlem Globetrotters, donde jugaría en la posición de base. Si señor, un base de 2.16 metros. ¡¡ Menuda pasada!!.


En su carrera NBA pasó por Philadelphia/San Francisco Warriors, Philadelphia 76ers y Los Ángeles Lakers. Chamberlain destacó como figura individual coleccionando una gran ristra de récords y distinciones: MVP de las finales (1972), MVP de la temporada, inclusión en el quinteto ideal de la temporada, Rookie del año, y por supuesto, su lugar de honor en el Salón de la Fama. Cuando se retiró era el máximo anotador de la historia, hasta que fue superado por Kareen Abdul Jabbar. En la actualidad ocupa la séptima posición por detrás de Kareen Abdul Jabbar, Karl Malone, LeBron James, Kobe Bryant, Michael Jordan y Dirk Nowitzki. Sus promedios anotadores eran brutales, consiguiendo superar los 50 puntos en 118 partidos, y como reboteador tampoco tenía precio, con 23.940 (22,9 de media) sigue siendo el número uno (2000 más que el segundo de la lista, Bill Russell). Su punto negro, los tiros libres, con un promedio de 51%, llegando a un triste 38% en una temporada (una estadistica habitual en pivots muy altos).


Su extraordinaria capacidad anotadora y reboteadora, no se tradujo en títulos, únicamente dos anillos (1967 con los Philadelphia 76ers y 1972 con los Lakers). Esta es, quizás, el lado negativo en la carrera de este jugador, por que no lo olvidemos, el baloncesto es un juego colectivo. No obstante su impacto fue extraordinario y los cinco equipos en que jugó, han retirado su camiseta con el número 13.


Chamberlain fue un personaje singular en todos los sentidos y a sus récords conseguidos a golpe de muñeca en las canchas de todo el país, sumó el de haber mantenido relaciones sexuales con 20.000 mujeres, según el mismo declaró en su autobiografía. Aunque no llegase a tanto su poder seductor, empedernido mujeriego, pasó toda su vida soltero. Una vez apartado de la práctica profesional del deporte, se dejó caer por los platós de cine e hizo sus pinitos como actor junto a Arnold Schwarzenegger y Andre Gigante en la película Conan el Destructor (1984). En octubre de 1999, el corazón de Wilt Chamberlain sufrió un ataque, muriendo mientras dormía en su residencia de Bel Air.


Wilt Chamberlain representa la magia de un deporte con millones de apasionados en todo el mundo, la belleza y la estética, la combinación de potencia física, técnica individual, capacidad de improvisación, creatividad innata y carácter ganador; con el balón en las manos se sabía superior a sus rivales, a los que dejaba en situación de KO con un despliegue de mates, bandejas, tiros en suspensión, rebotes, asistencias imposibles, tapones . . . el público quedaba con la boca abierta y el jugador contrario no tiene más remedio que aplaudir. Medio siglo después de su retirada de las canchas de baloncesto, sobre la mesa sigue abierto el interminable (y apasionante) debate, ¿es Wilt Chamberlain el mejor jugador de baloncesto de la historia?. A favor, sus impresionantes estadísticas individuales. En contra, la escasez de títulos. Cada cual forje su propia opinión.



sábado, 4 de abril de 2020

CASTELUL BRAN, EL NO CASTILLO DE DRÁCULA.




Ni el voivoda valaco del siglo XV Vlad III el Empalador, ni el célebre vampiro Conde Drácula creado por Bram Stoker, vivieron en el Castillo de Bran, enclave de larga historia y uno de los castillos mejor conservados y más visitados de toda Rumanía.

¿Por qué esa vinculación entonces con ambos personajes?. Cuando los primeros turistas llegaron a Rumanía preguntando por el Conde Drácula, el gobierno dirigido por Nicolae Ceaucescu, pensó que sería una buena (y lucrativa) idea ofrecer el magnífico castillo de Bran como el auténtico castillo de Drácula. Por otro lado, no existe referencia alguna de que el irlandés Bram Stoker se inspirase en ese castillo, ni en ningún otro de la geografía transilvano-valaca, para describir la morada infernal de su conde vampiro.



Bran no deja de ser un pequeño misterio, ya que muchos le siguen llamando el Castillo de Drácula, a pesar de que no tiene ninguna vinculación segura con el Empalador, y absolutamente ninguna con el personaje de ficción de Stoker.
La vaga conexión remota con Tepes se establece considerando la posibilidad de que el Empalador se hubiera alojado fugazmente en él durante algunas de sus incursiones al territorio de Tara Birsei. Aun así muchos viajeros – y multitud de turistas – siguen convencidos de que Bran es el auténtico castillo de Drácula. Algo que se comprende cuando se contempla de cerca la imponente silueta de la fortaleza que, colgaba de un macizo rocoso surgido de un bosque, eleva sus torreones y murallas sobre un fondo majestuoso de montañas. Eso le otorga un perfil misterioso y severo que concuerda con su laberíntico y sombrío interior, repleto de empinadas escaleras de caracol, escondrijos fantasmales y cámaras secretas, con retratos antiguos de voivodas y boyardos que contemplan al visitante con expresión siniestra.
La belleza agreste del paisaje, con frecuencia brumoso, que rodea al castillo y su lóbrega silueta han sido motivos suficientes para hacer de Bran la morada por antonomasia de Tepes, a pesar de que el Empalador no debió pisar nunca sus oscuros corredores. Pero se trata de una construcción impresionante, ajustada a lo que la gente piensa que debería ser el castillo de Drácula, así que si no é vero é ben trovato. Además, Bran cae cerca de una ruta turística importante que pasa por Sibiu y Poiana Brasov, en una de las zonas más hermosas de los Cárpatos.
Hay quien piensa que existe otra razón para la aureola draculiana de Bran. Durante la etapa de Ceaucescu, a los visitantes extranjeros deseosos de ver un castillo de Drácula se les llevaba a Bran, lo que ha contribuido a propalar el malentendido. La confusión se alimenta todos los días por el hecho de que la entrada del castillo se haya convertido en un zoco polvoriento de souvernirs y chucherías, el mercadillo sobre Drácula más cutre y frecuentado de Rumanía.
Fernando Martínez Laínez.
Tras los pasos de Drácula.


El castillo está enclavado en un lugar estratégico, el paso de Bran. Conocido desde época romana, los caballeros teutónicos construyeron una ciudadelas en el siglo XIII probablemente en el mismo lugar que ocupa hoy el castillo. La ciudadela fue destruida en sucesivas batallas.



Frente a la amenaza turca, que ansiaba expandirse por Valaquia, y mantener a raya a los propios valacos (especialmente después de la batalla del río Ialomita, 1369), el rey Luis el Grande construyó ciudadelas y fortalezas en las fronteras del Reino de Hungría. Para asegurar la defensa de Transilvania, el control y la vigilancia del paso de Bran era esencial. Consecuentemente, el 19 de noviembre de 1377, el rey emitió en un castillo de Eslovaquia, el primer documento del castillo Bran, por el cual la gente de Brasov obtuvo el privilegio para construir la fortaleza por sus propios poderes y a su propio coste. Con vistas a lograr los ingresos necesarios para su construcción, a la ciudadela se le otorgó el dominio que consistía en villas y las Tierras de Barsa (Tara Barsei) que comprendían: Zarnesti y Tohan (que perteneció al dominio de Bran hasta 1395); Budila (separada del dominio de Bran en 1410), y Baciu, Cernat, Turches y Satulung (mencionadas en un documento de 1456 como localidades pertenecientes al dominio); Zizin, Purcareni, Tarlungeni, Crizbav y Apata son reconocidas como posesiones de Bran, pero no antes de 1500. Los habitantes de las villas que rodeaban la fortaleza, tenían que proteger la frontera. La ciudadela era comandada por un castellano o alcaide, además de ser el capitán de la guarnición, que inicialmente, consistía en bandidos ingleses y hombres de armas. Este alcaide también era administrador y tenía la jurisdicción sobre su población.

Consecuente con la preparación para el ataque de los turcos, en una reunión celebrada en Severin entre el rey de hungría y emperador alemán, Segismundo de Luxemburgo y Mircea el Viejo, príncipe de Valaquia, a finales de 1406, la ciudadela de Bran pudo ser entregada al voivoda de Valaquia (Tara Romaneasca). El sucesor de Mircea, Mihail (1418 – 1420), controló el paso de Bran hasta 1419, cuando el rey Segismundo transfirió los derechos de la ciudadela a la comunidad szekler. Bajo Janos Hunyadi, la ciudadela de Bran, era gobernada por el voivoda de Transilvania. En 1498 la ciudadela y el dominio fueron prometidos a la gente de Brasov. Por una escritura emitida por Gheorghe Rákoczi II, príncipe de Transilvania (1648 – 1660), el 25 de abril de 1651, la cercana Brasov se convirtió en dueño legal de la ciudadela de Bran y el dominio.




Con el inicio del siglo XVIII, la ciudadela perdió su importancia estratégica y se transformó en un edificio administrativo, así como residencia del castellano. Hasta 1836, el edificio de aduana situada debajo del castillo era donde los mercaderes pagaban las tasas de un 3.3% del valor de los bienes que se movían entre Valaquia y Transilvania. Después de la revolución de 1848, la Primavera de los Pueblos, el dominio feudal de Bran fue abolido (liberalismo triunfante). En 1877 (cien años antes de mi nacimiento) el castillo fue ocupado por tropas austro-húngaras. Después de un juicio que se prolongó hasta 1883, el castillo fue devuelto a la ciudad de Brasov. Desde julio 22, 1888, cuando comenzaron la reforma del edificio, el castillo fue usado como oficina del Distrito Forestal de la ciudad de Brasov.



El 1 de diciembre de 1920 el Concejo Municipal de Brasov donó el castillo a la reina María, esposa de Fernando I, en reconocimiento a sus esfuerzos para unificar las diferentes regiones de Rumanía en una gran nación. El monumento fue renovado y rediseñado por el jefe de arquitectos de la casa real, Karel Liman, y convertido en la residencia veraniega del rey Fernando y la reina María. María abandonó el castillo por deseo de su hijo, la princesa Ileana de Rumanía, archiduquesa de Austria, quién tomó posesión de la fortaleza en 1938. Después de la expulsión del rey Miguel I (1927 – 30, 1940 – 1947) de Rumanía, la princesa Ileana y su familia fueron forzados abandonar su hogar en el castillo por las autoridades comunistas y exiliarse del país. El castillo fue apropiado por el estado rumano en 1956, convertido en museo de historia y arte medieval, y abierto al público en 1957.


El 26 de mayo de 2006 el castillo de Bran fue restituido por el estado rumano a los hijos de la princesa Ileana – Dominic, María y Elizabeth – y desde el 18 de mayo de 2009, está dirigido por una compañía rumana creada por ellas.



Cámara de Guardia. La exposición documental incluye la historia del castillo de Bran, un panel con los retratos de los líderes de Transilvania y de Tara Romaneasca, quienes jugaron un importante rol en la historia y en la imagen del Castillo. También fotografías de finales del siglo XIX y comienzos del XX correspondientes a la reina María y a la princesa Ileana.


Vestíbulo. Durante el período de entreguerras se instaló aquí el cuarto de baño para la Reina María. La exhibición actual incluye distintas piezas domésticas de los siglos XIX – XX.



Pasadizos secretos. Todos los castillos medievales (los reales, los literarios, y no hablemos ya de los cinematográficos) cuentan con pasadizos secretos, que servían para pasar de una estancia a otra (a una reunión secreta, al encuentro con el amante) lejos de las miradas inquisitoriales de familiares y sirvientes. Habitualmente no son ni localizables ni visitables, pero en Bran pudimos utilizar no de ellos (lo mejor de toda la visita); una escalera que comunica la primera planta con la tercera.



La biblioteca está decorada en un estilo ecléctico, según los gustos de la reina María.


La loggia se transformó en comedor veraniego durante el periodo de entreguerras. Los comensales podían refrescarse aquí con el aire procedente de las cercanas montañas, y combatir así el tórrido verano continental.


La terraza fue construida en el viejo ático de madera durante los trabajos de restauración acometidos durante los años '20 y '30. Desde aquí se puede ver el lado sur de la antigua aduana y la vieja carretera comercial protegida por un muro defensivo. Los centinelas de la fortaleza podían vigilar el área que se extiende entre los montes Bucegi y las montañas de Piatra Craiului.


No podía faltar la réplica del famoso cuadro anónimo de Vlad III, conservado en el castillo de Ambrass en el Tirol.

Así como el diablo evita el agua bendita, haga lo propio con el castillo de Bran (Törzburg), al sur de Brasov. El castillo, levantado en el siglo XIII por la Orden de Caballeros Teutones y reconstruido por los ciudadanos de Kronstadt (Brasov), corresponde con tal exactitud al cliché de los castillos de Drácula que ni siquiera los turistas norteamericanos lo aceptan como residencia del príncipe Vlad Tepes. Elguía para extranjeros muestra el dormitorio de Drácula, amueblado con una voluminosa cama con un dosel rococó que provoca la risa general; el filme y la realidad se superponen.
Ralf Peter Martin.
Los Drácula.
Vlad Tepes, el Empalador y sus antepasados.

Ni de lejos es este el castillo más hermoso que hayan visto mis ojos. Demasiada gente. Una prostitución de la historia al servicio del señor supremo: el dinero. Demasiada gente subiendo por las escaleras a la caza del vampiro. No se si entre los conocimientos de Van Helsing estaba la historia medieval de los Balcanes. Si es así, el reputado erudito neerlandés sabía de sobra que Rumanía puede presumir de príncipes y caudillos medievales más valiosos que Vlad III: Basarab I, Mircea cel Batran, Stefan cel Mare, Janos Hunyadi, superaron con creces las habilidades políticas y militares de Drácula. No obstante Vlad Tepes tuvo que medirse con un fantástico adversario: Mehmet II.


De la roca emerge la fortaleza (mucha fama y pocas nueces). Los alrededores del castillo convertidos en un lucrativo parque de atracciones. En las salas es omnipresente la figura de la reina María (turbadoramente hermosa en todos los sentidos). Nada hay aquí del famoso Empalador, pero llegó a ser – por deseo expreso del conducator Ceaucescu – el castillo oficial del Conde Drácula. La historia convertida en una pantomima. Cientos de visitantes deambulan, cámara en mano, como zombies descerebrados (yo mismo entre ellos), por las interesantes dependencias del castillo.


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...