viernes, 2 de julio de 2010

HARIOS




"Por lo demás, los harios, aparte de su fuerza, en la que superan a los pueblos citados, siendo feroces como son, favorecen su ferocidad con artimañas y aprovechando las ocasiones: con escudos negros y cuerpos untados, escogen noches muy oscuras para sus combates e infunden terror con el solo miedo que produce su aspecto de ejército espectral, sin que ningún enemigo soporte esa visión inusitada y como de otro mundo, pues en todas las batallas los primeros en ser vencidos son los ojos"
Germania de Cornelio Tácito. BBG traducida y anotada por J.M. Requejo.


Los harios los situamos en Europa Oriental, en los alrededores de Cracovia, en la actual Polonia.Su nombre parece significar los "guerreros".


Tácito los menciona en su Germania, siendo uno de los pueblos más orientales que cita. Es coherente pensar que se trataría de eslavos o protoeslavos. Gabriela y Estanislao Makowieki, en su obra "Cultura Eslava" designan varios asentamientos en la actual Polonia, como Calisia o Howa Huta (cerca de Cracovia), como de la cultura eslava coetánea al Imperio Romano. Teniendo en cuenta este detalle, así como la lejanía del núcleo principal de los pueblos germanos, nos inclinamos a pensar en los harios como eslavos o protoeslavos.

jueves, 1 de julio de 2010

CARTAGO Y ANÍBAL


Emporio marítimo y comercial. Cartago mantuvo durante dos siglos una durísima pugna con Roma por hacerse con el control del Mediterráneo Occidental, un enfrentamiento del que debía salir un vencedor y un vencido, y aunque borrado de un plumazo de la faz de la tierra, siempre quedará el recuerdo de la gloria imperecedera de una ciudad, Cartago, y especialmente un hombre, Aníbal, que durante un tiempo hicieron tambalear los cimientos de la Ciudad Eterna.

Polibio Libro XXIV Capítulo 8, Aníbal: “Es extraordinaria cosa ciertamente el que este capitán cartaginés haya estado diecisiete años en guerra al frente de un ejército compuesto de hombres de naciones, tierras y lenguas diferentes, conduciéndole a expediciones asombrosas de muy dudoso éxito, sin que ninguno de sus soldados intentara hacerle traición”. 

Estamos sin ningún género de dudas ante uno de los más grandes estrategas militares que ha dado la Historia.

BOIOS O BOYOS



Pueblo de raigambre celta originario de la Galia, que practicaban el rito crematorio desde época temprana. Emigraron a la Galia Cisalpina, pero es posible que dieran nombre a la actual Bohemia, que parece significar “morada de los boios”. Se asentaron en Bohemia en el siglo V a.C. y fueron expulsados por los marcomanos hacia el siglo I d.C.Penetraron en Italia hacia el año 400 a.C. junto a los senones, y se asentaron en el valle del Po. La ciudad etrusca de Felsina cambió su nombre por el céltico Bononia (Bolonia), ciudad que se transformó en capital de los boios. En el año 218 a.C. y en el trascurso de la Segunda Guerra Púnica, ofrecieron su apoyo a las tropas de Aníbal. Algunos años más tarde, en torno al 191 a.C. fueron vencidos por Roma definitivamente, sufriendo crueles represalias y siendo deportados al otro lado de los Alpes. En definitiva los boios se dividían en dos grupos: uno cisalpino, sometido por Roma en 191 a.C. y otro de Bohemia, vencido por César en 58 a.C.


De sus luchas contra Roma, el historiador Polibio escribe lo siguiente: " Los insubrios y boios entraron en la contienda con sus calzones y sayos ligeros rodeados al cuerpo. Pero los gesatos, ya por vanidad, ya por valor, los arrojaron y desnudos se situaron los primeros del ejército con solas sus armas, suponiendo que de este modo estarían más desembarazados y libres de que las zarzas que había en ciertos parajes se les enredasen en los vestidos e impidiesen el manejo de las armas”.

En el mismo texto, el propio Polibo cita a Aneorestes como el rey de los boios, que una vez son derrotados decide huir y darse muerte.


TRINOVANTES



Los trinovantes, del céltico “-tri” y “novio”, en sentido de “vigoroso”, así que etimológicamente el nombre significa “gente muy vigorosa”, eran uno de los pueblos más poderosos de la Britania prerromana.

Habitaban las zonas de Essex y Suffolk, al norte del estuario del Támesis.

En tiempos de Julio César, en el momento que éste puso pie en las Islas Británicas, los trinovantes eran uno de los pueblos más poderoso, como él mismo cuenta.

Julio César en sus Comentarios a las Guerras de las Galias (V, 20) nos cuenta lo siguiente: “Entretanto, los trinovantes, que eran el pueblo más poderoso, prácticamente, de estos territorios, de aquí había venido al encuentro de César, en el continente, el joven Mandubracio para acogerse a su protección: su padre que era rey de este pueblo, había sido asesinado por Casivelono, y él mismo había evitado su propia muerte dándose a la fuga -, mandan comisionados a César y se comprometen a rendírsele y cumplir lo que se les ordene. Le ruegan que defienda a Mandubracio de los agravios de Casivelono y que lo mande junto a su pueblo para que se coloque al frente y asuma el mando. César les exige cuarenta rehenes y grano para el ejército, y les envía a Mandubracio. Rápidamente ejecutan lo ordenado y le hacen llegar los rehenes, según la cantidad fijada y el grano”.

Su capital y centro espiritual era Camulodunum, actual Colchester, una de las ciudades más antiguas de Inglaterra, con un registro arqueológico de unos 3.000 años.

El nombre Camulodunum significa “la fortaleza de Camulos” (dios celta de la guerra), y en su emplazamiento han querido ver algunos la mítica Camelot del Rey Arturo.

En un principio el rey trinovante Addedomarus la estableció como capital, pero posteriormente Caratacus completó su conquista y ocupación, lo que significó además que los catuvellani absorviesen a las tribus trinovantes.

En el momento que el emperador Claudio comienza la conquista de britania los trinovantes y catuvellani, funcionando ya como una confederacion de tribus, presentaron la más dura resistencia a las legiones, participando además en la Rebelión de la Reina Boudicca.

miércoles, 30 de junio de 2010

PALMIRA, LA CIUDAD DE LAS PALMERAS.

En una encrucijada
de rutas caravaneras,
se levanta Palmira,
la ciudad de las Palmeras.

Arena, cientos de kilómetros de rutas de caravanas a través de polvorientos desiertos convergen en Palmira, la ciudad de las Palmeras. Lugar de ricos comerciantes, convertidos en los indispensables intermediarios entre dos mundos opuestos, contradictorios pero complementarios, Oriente y Occidente. Los palmiranos pusieron en contacto el exotismo, los perfúmenes, las especies y aromas del Lejano Oriente, con el pragmático, militar y político Imperio Romano.
 
Caravanas cargadas de especias de la India, sedas de China, perfumes y ungüentos de Arabia, cruzaron con frecuencia las calles de esta floreciente ciudad del desierto en la actual Siria.


Debido a su posición estratégica en un nudo de comunicaciones, la ciudad de Palmira poco a poco fue engrandeciendo su fama y su poder. La actividad comercial enriqueció a muchos mercaderes palmiranos y por supuesto a su élite gobernante. Gracias al comercio, a sus múltiples influencias culturales, árabe, helenística, persa, romana, Palmira se convirtió en uno de los más importantes estados de la Península Arábiga durante la Antigüedad, siguiendo la estela de los reinos helenísticos de la zona Próximo Oriental.
De entre toda esta élite, sobresale su famosa reina Zenobia. Esposa del príncipe Odenato, rompió su alianza con Roma al quedar viuda de éste y se enfrentó abiertamente al más poderoso imperio de la Antigüedad. Pocas veces una mujer había plantado cara al Imperio Romano. Derrotada finalmente acabó sus días plácidamente en una villa romana casada con un Senador.

HONDEROS BALEÁRICOS




Armados con tres hondas de diferentes tamaños, según una descripción de Diodoro Sículo, los habitantes de las Illers Balears, expertos y reputados honderos, fueron utilizados como mercenarios desde muy antiguo, formando parte imprescindible de los ejércitos cartagineses, en especial de aquel, que guiado por el general Aníbal marchó a Italia, con el firme propósito de conquistar Roma. 

"Próxima a ellos situó la tercera parte de su ejército, compuesta por celtas y ligures, y mezclados con éstos, en todas partes, arqueros y honderos mauritanos y baleares".
Apiano. Sobre África  40  

Desde niños, los baleáricos eran adiestrados en el buen uso de la honda, como parte del entrenamiento, las madres colocaban la comida en la copa de un alto árbol, siendo la única manera de conseguir el alimento, lanzando proyectiles con la honda.

"Su equipo de combate consta de tres hondas, una de las cuales llevan en la cabeza, otra en la cintura y una tercera en la mano; utilizando esta arma son capaces de arrojar proyectiles mayores que los lanzados por otros honderos y con una fuerza tan grande que parece que el proyectil ha sido lanzado por una catapulta. Por ello en los ataques a las ciudades son capaces de desarmar y derribar a los defensores que se encuentran en las murllas y, si se trata de combates en campo abierto, consiguen romper un número enorme de escudos, yelmos y toda clase de corazas"
Diodoro de Sicilia V, 18,3. 

ALBA LONGA Y EL JURAMENTO DE LOS HORACIOS

Alba Longa, la mayor y más poderosa de las ciudades y que se convirtió en capital de la Lazio, a los pies del monte Albano, que corresponde probablemente con Castelgandolfo. Los albalonganos son considerados como aquel puñado de jóvenes aventureros que un buen día emigraron una docena de km más hacia el norte, y que fundaron Roma.



El juramento de los Horacios de Jacques Louis David


En los tiempos primitivos de la Ciudad Eterna, chocó con la ciudad de Alba Longa, que en aquellos momentos dominaba la zona del Lazio. Con el fin de evitar una batalla campal entre ambos ejércitos, se decidió recurrir a un duelo de campeones, eligiendo tres contendientes cada ciudad, los Curiacios por Alba y los hermanos Horacios por parte de Roma. Tras los primeros envites del duelo, yacían abatidos dos de los Horacios, y las tropas de Alba Longa, aullaban en son de victoria, pero en ese momento el único Horacio superviviente fingió una huída que fue agotando a sus contendientes a los que fue dando muerte uno a uno, otorgando, de esta manera, la victoria al bando romano. El rey de Roma Tulio Hostilio arrasó Alba y sus habitantes fueron deportados a Roma.

sábado, 30 de enero de 2010

BÁTAVOS GERMANOS EN LOS PAÍSES BAJOS



Tácito nos cuenta lo siguiente, de ese pueblo germano, asentado en territorios de los actuales Países Bajos: “Los batavos, que se distinguen por su valor entre todos estos pueblos, no ocupan una gran zona de la orilla, aunque habitan también una isla del Rhin. Eran antaño una tribu de los catos que emigró, por culpa de una revuelta interna, a las sedes en las que pasarían a formar parte del Imperio Romano. Conservan la distinción y la señal de la antigua alianza, pues no son humillados con tributos, ni los arruina el publicano; exentos de cargas y contribuciones, quedan reservados para utilizarlos en combate, como si fueran lanzas y armaduras”.

Los batavos, posiblemente descendientes de los catos y fuertemente celtizados, tenían como capital Niviomagus (Nimega) y otras ciudades como Batavarum Oppidum (Batenburgo) y Batavodurum (Wyck-Durstel), fueron sometidos por Druso en el 12 a.C. Los romanos se aprovecharon de las destrezas militares de los bátavos, llegando Augusto a formar una guardia imperial con ellos. Hacia el 69 d.C. se sublevaron junto a los belgas, acaudillados por Claudio Civilis, aunque fueron derrotados por Cerealis , y siguieron actuando como tropas auxiliares de los ejércitos romanos.Ya en la Antigüedad Tardía, los francos invadieron su territorio a principios del siglo V, produciéndose una fusión entre ambas entidades, y dejó de hablarse por siempre de los batavos.

AMONIOS

En el Oasis de Sivah, donde se pueden contar más de 200 fuentes, tanto de agua fría como agua caliente, existía un oráculo que estaba consagrado al dios Amón. Al parecer este territorio pertenecía a los Amonios. Es muy posible que el nombre de Amonios derive de la deidad a la que estaba dedicado dicho oráculo. El rey persa Cambises lanzó contra ellos una ofensiva para someterlos, de muy dudoso resultado, ya que los propios amonios contaban que “el desierto, una tormenta de arena, se tragó a todo un ejército persa”. Heródoto cita a un rey de los amonios; Etearco.

ALANOS



De complicado origen, los alanos, procedentes de Asia Central, fueron uno de los múltiples pueblos que aprovechando la crisis del siglo III realizaron incursiones en las tierras del Imperio Romano. Parece ser que serían de procedencia irania, con quienes les uniría la lengua y otros aspectos culturales, procederían de las zonas montañosas, pues parece que el término “alain” significa montaña.

Según Amiano, autor de Res Gestae;
“casi todos los alanos eran algo rubios, de hermosas facciones y arrogante figura, consideraban como una felicidad morir en la guerra, y su mayor timbre de gloria era el haber matado a un enemigo, cuyos despojos gloriosos, especialmente la piel de su cráneo colgaban como trofeo del petral de sus caballos de guerra, no tenían templos, ni adoraban más dios que una espada desnuda clavada en la tierra; no reconocían otra autoridad más que la de unos magistrados o jueces nombrados entre los guerreros más ancianos y valientes, y desconocían cualquier tipo de esclavitud”.
Los alanos llegaron a formar una especie de estado, muy mal organizado por cierto, en el siglo III, entre el Ural, el Cáucaso y el Don, que fue rápidamente destruido ante el avance imparable de los hunos.

lunes, 25 de enero de 2010

NABATEOS

Arquitectos del Desierto.


En medio del desierto y gracias a los importantes beneficios auspiciados por el tráfico caravanero, los nabateos crearon un floreciente reino, cuyo más insigne vestigio es la ciudad de Petra, con su magnífico templo enclavado en uno de los frontales de un desfiladero en la actual Jordania.

Redescubierto para Occidente por Burckhardt en 1812… la abrupta belleza natural de Petra aún sigue fascinando… Los nabateos llamaron a su capital Rqm o Reqem, según Flavio Josefo, el nombre de Petra se lo dieron los griegos en referencia al material utilizado en su construcción, la Piedra.

sábado, 23 de enero de 2010

FENICIOS, LOS DUEÑOS DEL MAR





De Tiro a Gadir, los intrépidos navegantes fenicios surcaron el mar Mediterráneo, de uno al otro confín. Excelentes marinos y mejores comerciantes, llenaron todos los puertos del Mare Nostrum con sus productos, y dejaron su impronta en muchos aspectos, destacando especialmente la adopción del alfabeto fenicio, por la mayor parte de las culturas del Orbe mediterráneo. Utilizando la navegación de cabotaje, y sus conocimientos de astronomía, fueron capaces de llegar hasta las Columnas de Hércules, el confín del mundo conocido.Marineros experimentales y hábiles comerciantes, los fenicios recorrieron todo el Mediterráneo desde la franja costera de Oriente Próximo. Su desunión política les hizo vulnerables a los imperios vecinos.

jueves, 21 de enero de 2010

ABANTES

Con parte de la cabeza afeitada, pero dejándose una larga trenza, los guerreros abantes, primitivos habitantes de la Grecia Ilírica, fueron uno de los muchos contingentes que participaron en el sitio de Troya, y tras la guerra, desgajándose en pequeños grupos, acabaron por desaparecer de la historia.

SITUACIÓN GEOGRÁFICA Y DESCRIPCIÓN DEL TERRITORIO.

Los Abantes habitaban la isla griega de Eubea. Es una región muy montañosa, con alturas superiores a los 1.300 metros, situada en el mar Egeo y separada de la Grecia continental por el Golfo de Eubea. A pesar de estar atravesada por montañas, entre ellas se extienden fértiles llanuras aptas para el cultivo. El propio nombre de la isla deriva del de este pueblo los abantes, que fueron los primeros habitantes conocidos de la isla.

ORIGEN

Es posible que los abantes procedieran de Tracia siendo la ciudad Abes (Abae) su patria de origen. De todas formas algunos autores los hacen descender de un héroe epónimo; Abante, hijo de Metanira y Celeo fue convertido en lagarto por burlarse de Deméter.


ALGO DE HISTORIA

Uno de los príncipes de los abantes gobernaba sobre siete principados, amén de ser tributario de Micenas. Los veremos combatiendo en la guerra de Troya a favor de los griegos, para posteriormente disgregarse en pequeños grupos y desaparecer de la Historia.

PERSONAJES CONOCIDOS.

Homero nombra a Elefenor Calcodontíada (hijo de Calcodón) como caudillo de los bravos abantes, descendiente de Ares y que comandaba cuarenta naves negras. Pero que perdió la vida combatiendo en Troya.

LA GUERRA

Los abantes eran valientes y arrojados guerreros.

CIUDADES.

Homero cita siete ciudades de los abantes en la isla de Eubea, a saber; Calcis, Eretria, Histiea en uvas abundosa, Cerintio marítima, Dio ciudad excelsa, Caristo y Estira.

COSTUMBRES.

Una de sus costumbres más conocidas, es la de raparse la cabeza pero dejándose una larga trenza. Pensamos que puede tratarse de algún tipo de ritual relacionado con la actividad bélica.

SELECCIÓN DE TEXTOS

"Los abantes de Eubea, que residían en Calcis, Eretria, Histiea en uvas abundosa. Cerinto marítima, Dio, ciudad excelsa. Caristo y Estira, eran capitaneados por el magnánimo Elefenor Calcodontíada, vástago de Ares. Con tal caudillo llegaron los ligeros abantes, que dejaban crecer la cabellera en la parte posterior de la cabeza: eran belicosos y deseaban siempre romper con sus lanzas de fresno las corazas en los pechos de los enemigos. Seguíanle cuarenta negras naves".

Homero , Ilíada: Canto II 536.

La Muerte de Elefenor.

"Fue Antíloco quien primeramente mató a un teucro, a Equepolo Talisíada, que peleaba valerosamente en la vanguardia: hirióle en la cimera del penachudo casco, y la broncínea lanza, clavándose en la frente, atravesó el hueso, las tinieblas cubrieron los ojos del guerrero y éste cayó como una torre en el duro combate. Al punto asióle de un pie el rey Elefenor Calcodontíada, caudillo de los bravos abantes, y lo arrastraba para ponerlo fuera del alcance de los dardos y quitarle la armadura. Poco duró su intento. Le vio el magnánimo Agenor e hiriéndole con la broncínea lanza en el costado, que al bajarse quedara en descubierto junto al escudo, dejóle sin vigor los miembros. De este modo perdió Elefenor la vida y sobre su cuerpo trabaron enconada pelea teucros y aqueos: como lobos se acometían y unos a otros se mataban".

Homero; Ilíada; Canto IV 457

"Era entonces costumbre que los que salían de la edad pueril fuesen a Delfos y consagrasen a Apolo en primicia su cabellera; pasó a Delfos, Teseo, y dicen que el lugar de la ceremonia de él se llama hasta el día de hoy Teseia. Afeitóse solamente la parte anterior de la cabeza como de los Abántidas lo refiere Homero, y este modo de afeitarse también por él se llamó Teseide. Fueron los Abantes los primeros que así se trasquilaron: no por haberlo aprendido de los Árabes, como creen algunos, ni por imitar a los de Misia, sino a causa de que eran guerreros amigos de combatir de cerca, e inclinados más que otros algunos a venir a las manos con los contrarios, según que en estos versos lo atestigua también Arquíloco:

No en el tender del arco, o de las hondas
en el crujir frecuente, se señalan;
sino en el campo, cuando el crudo Marte
para herir con el hierro más se ensaña:
que en esta lucha los gloriosos hijos
de la Eubea prez ilustre alcanzan:

trasquílanse, por tanto, para no dar a los enemigos el asidero de los cabellos. Y con esta misma idea se dice que Alejandro de Macedonia dio orden a sus generales para que hiciesen rasurar las barbas a los Macedonios, porque eran para los contrarios una presa que les estaba muy a la mano".


Plutarco; Vidas Paralelas; Teseo V

FUENTES.

Aparecen citados en la Ilíada y en la obra de Hesíodo. También encontramos menciones de ellos en Heródoto, Aristóteles, Estrabón, Pausanias Plutarco.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...