viernes, 24 de octubre de 2014

GROSSMÜNSTER, LA CATEDRAL DE ZURICH



Las dos grandes torres gemelas de la Grossmünster son visibles desde cualquier punto de Zurich, siendo desde hace varios siglos uno de los edificios emblemáticos de la ciudad suiza.



Carlomagno, protagonista de leyendas en media Europa, fundó esta iglesia a finales del siglo VIII, en una suave colina sobre el río Limmat, el lugar exacto donde fueron hallados los cadáveres de Félix y Régula.


Otra leyenda relata que los santos mártires fueron decapitados a orillas del río, en el lugar donde hoy se ubica la Wasserkirche, y que tomaron sus propias cabezas y corrieron colina arriba hasta detenerse en el punto donde siglos más tarde se edificó la Catedral.


Dejando a un lado las leyendas, siempre recurrentes y siempre imprescindibles, de los Santos y el Emperador, las obras del templo románico-gótico comenzaron hacia 1100 mientras que las torres occidentales no fueron concluidas hasta finales del siglo XV.


Y un tercer acontecimiento, esta vez real y de gran trascendencia, que ocurrió en este lugar; desde el púlpito de la Grossmünster el humanista Ulrico Zwinglio predicó su Reforma religiosa que rápidamente se extendió a otras ciudades suizas como Berna o Basilea.


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...