domingo, 21 de mayo de 2017

EL CARRO DE HENO.




El Bosco se mueve inteligentemente entre la sátira popular del Medievo y la moral propugnada por los humanistas del Renacimiento. En este tríptico el maestro holandés nos dibuja el pecado y sus terribles consecuencias futuras. En el primer panel los ángeles caídos y el pecado de Adán. En el panel central los pecadores entregados al placer. Un proverbio flamenco sentencia: “el mundo es un carro de heno del que cada uno toma lo que puede”. Según Isaías “Toda carne es heno y toda gloria como las flores del campo”. El carro de heno simboliza lo efímero y perecedero. Aldeanos, burgueses, nobles y clérigos se entregan por igual a la rapiña desmedida. En el tercer panel el inevitable castigo en los infiernos.  
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...