martes, 23 de mayo de 2017

YAROSLAV EL SABIO.



El príncipe Yaroslav (hijo de Vladimir el Grande) tuvo que luchar y vencer a sus tres hermanos para convertirse en soberano de Kiev. Sin embargo, el gran rival al que tuvo que derrotar, fue a su medio hermano Sviatopolk que tenía en su suegro, el duque polaco Boleslao I a un importante aliado. Como recompensa por la ayuda prestada Yaroslav concedió una seria de privilegios que sentaron las bases para la creación de la República de Novgorod. 


Una vez conseguido el control, Yaroslav puso en marcha un ambicioso plan para consolidar el estado. Bajo su mandato florecieron la ciencia y la literatura, la ley y el orden se habían consolidado en el principado, defendió con las armas su territorio, se construyó la catedral de Santa Sofía en Kiev y el comercio con Constantinopla era cada vez más próspero. El reinado de Yaroslav I el Sabio, mecenas de la cultura, coincidió con la época de mayor esplendor del Principado de Kiev.


Con el objetivo de fortalecer su posición y establecer sólidas alianzas, Yaroslav concertó una serie de matrimonios para él y su familia. Se casó con una princesa sueca, Ingegerd Olofsdotter hija de Olaf Skötkonug, fortaleciendo las relaciones con Escandinavia y entregó a sus hijas a miembros de las casas reales de Noruega (Harald III), Francia (Enrique I) y Hungría (Andrés I). 
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...