sábado, 7 de febrero de 2015

ORGANIZACIÓN DE LOS CABALLEROS TEMPLARIOS



Dentro de la Orden de los Caballeros del Temple, existían diferentes categorías bien jerarquizadas. Cada uno de sus componentes sabía perfectamente que función debía desempeñar, y cual era el lugar que ocupaba dentro del engranaje de la Orden.


La sólida jerarquización y organización de la Orden permitió mantener en Tierra Santa un ejército permanente preparado para entrar en combate en cualquier momento. 


El Maestre. 
Estaba a la cabeza del Temple y normalmente el puesto recaía en un caballero con una larga trayectoria militar en la Orden. El maestro tenía todo el poder sobre los templarios y únicamente debía obediencia al Papa. No obstante sus competencias estaban bastante limitadas por el Capítulo General. Su función en la Orden se resume con la siguiente sentencia: "Todos le obedecen y él obedece a la casa".

El equipo de auxiliares o ayudantes con que contaba el maestre estaba formado por dos hermanos caballeros, un capellán, un asistente, un sargento, un ayuda de cámara, un herrador, un traductor sarraceno y un turcopole. Además recibía cuatro caballo y de dos a cuatro bestias de carga, normalmente mulas. 



El Senescal.
Lugarteniente del Maestre y segundo en importancia dentro de la Orden. Contaba para su servicio de un caballero, dos escuderos, un sargento, dos infantes, un diácono, un turcopole y otro amanuense. Además se le asignaban cuatro caballos y un palafrén para portar el equipo. Sustituía al Maestre cuando éste se ausentaba. El Senescal era el encargado de enarbolar el estandarte del Temple. 


El mariscal.
El Mariscal cumplía funciones meramente militares. Las armas de la Orden quedaban bajo su jurisdicción, diseñaba la estrategia de combate y daba las órdenes directas durante el desarrollo de la batalla. Dos escuderos, un sargento y un turcopole formaban su séquito y cuando estaba en campaña residía en un pabellón con cuatro faldones. 


El submariscal.
Situado bajo el mando directo del mariscal, era el jefe de los sargentos, encargado de los arreos de las caballerías y de los artesanos. A pesar de ser sargento, su condición de oficial le permitía gozar de un trato similar al de los caballeros.


Comendador del reino de Jerusalén.
Dos escuderos, un sargento, un diácono, un turcopole, un amanuense y dos infantes formaban su numeroso cortejo. Además se le asignaban cuatro caballos, un palafrán, un pabellón como el del mariscal y una tienda para sus ayudantes. Su función era muy importante pues se encargaba del Tesoro de la Orden. Llevaba la contabilidad de las posesiones y administraba sus bienes. 

El comendador organizaba también las escoltas que protegían a los peregrinos que se dirigían desde Jerusalén hasta el río Jordán. Cuando la reliquia de la Vera Cruz era transportada en campaña asignaba diez caballeros para custodiarla y defenderla día y noche. 

El pañero.
Se encargaba de la ropa de la Orden,debía proporcionar los hábitos a los caballeros y la ropa de cama. Era auxiliado por dos escuderos y un peón para las bestias de carga. También revisaba la uniformidad de todos los templarios y podía corregirles si no iban correctamente vestidos. 


Comendador provincial. 
Se situaba al frente de cada una de las grande provincias en que se organizó territorialmente la Orden del Temple y era elegido por el capítulo provincial para un periodo de cuatro años. Ejercía funciones de maestre en su jurisdicción.

Comendador de las casas o encomiendas.
Cada casa o convento estaba dirigido por un comendador, que a veces era reconocido como maestre de encomienda. Tenía dos escuderos a sus órdenes y cuatro caballos. Sus funciones esaban siempre sujetas a las directrices emanadas del Capítulo Genral y las órdenes del Maestre.

Además de estos cargos, existían en el seno de la Orden personal eminentemente militar, como caballeros, sargentos y turcopoles. Pero también eran necesarios capellanes, artesanos, escuderos y siervos. Caballeros y sargentos se denominaban freires, y junto a capellanes y escuderos eran hermanos mayores. Los siervos eran hermanos menores y los turcopoles mercenarios.



Caballero.
El caballero era el templario por antonomasia, el caballero de cristo, reclutado entre los linajes de sangre más pura y noble. Llevaban capa blanca con la cruz roja en el lado siniestro. Para cumplir con su labor militar disponía de tres caballos y un escudero. Los caballeros permanentes eran los que habían jurado los votos, tomado el hábito y renunciado al mundo para servir al Temple de por vida. 


Sargentos.
De distinguían de los caballeros por su extracción social, pues los sargentos procedian de familias que no pertenecían a la nobleza, inferiores, por tanto, a los caballeros. Vestían hábito con capa y sobreveste negro o marrón, con una cruz roja delante y otra detrás. Tanto sargentos como caballeros estaban exentos de realizar trabajos manuales.


Gonfalonero o portaestandarte.
También era un sargento y se ocupaba de mandar a escuderos, exploradores y centinelas.

Capellanes. 
Su condición era eclesiástica y tenían la potestad de administrar los sacramentos, no combatían y se dedicaban a los servicios religiosos. También actuaban como notarios y escribanos. 


Escuderos.
Eran los ayudantes de los caballeros, los asistían en combate y mantenían el armamento en óptimas condiciones de usos.

Artesanos.
Eran los freres de mestiers o de los oficios y realizaban todas las actividades complementarias, horno, forja, construcción, vestidos...


Turcoplier 
Estaba al mando de las tropas mercenarias.

Turcopoles. 
Soldados mercenarios contratados en Tierra Santa que conformaban las tropas auxiliares.


Todas las fotografías fueron tomadas durante una visita al Castillo de Peñíscola, en una de cuyas salas se expone una muestra sobre la Orden del Temple. 


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...