viernes, 6 de febrero de 2015

EL CUENTO DEL GRIAL, TOLKIEN Y EL SEÑOR DE LOS ANILLOS.



Un noble y valiente caballero de corazón puro, Perceval, en busca de la más sublime de las reliquias, el Santo Grial. Un ser bondadoso y honrado, Frodo,  portando un poderoso Anillo con la finalidad de destruirlo y acabar con el mal del mundo. Dos de las obras literarias más influyentes en la historia de Europa (y aún del mundo) son el Cuento del Grial (1180) de Chretien de Troyes y el Señor de los Anillos (1954) de J.R.R. Tolkien. 

A diferencia de Troyes, Tolkien vivió el tiempo suficiente para concluir su obra y por tanto todos sabemos que el Anillo Único fue destruido en el Monte del Destino. Sin embargo, la muerte sorprendió a Troyes antes que pudiese revelarnos el secreto del Santo Grial. La obra inconclusa del reconocido como primer novelista de Francia, ha dado origen a varias continuaciones literarias, cientos de teorías más o menos esotéricas, y una incesante búsqueda del sagrado cáliz. Por eso el Anillo Único es una ficción literaria y el Santo Grial un auténtico mito que aún no ha podido ser descrifrado ni comprendido en su totalidad. 


Pero ¿y si hubiese sucedido al revés? Si Troyes hubiese escrito en el siglo XX y Tolkien en la Edad Media. 

Si Troyes hubiese vivido en nuestro tiempo, el Cuento del Grial sería referencia de cuantos se interesan por la literatura épica, fantástica y de aventuras, hubiese inspirado obras de arte de diferentes disciplinas y sería una celebrada adaptación cinematográfica que llenaría los bolsillos de sus legítimos herederos. 


Por otro lado, si Tolkien hubiese vivido en la Edad Media, y hubiese corrido la misma suerte que Troyes, es decir, morir antes de narrar que sucedió con Frodo, el Anillo Único sería origen de divagaciones esotéricas y objeto de deseo para los cazadores de entelequias y quimeras. Y aún muchos, lo considerarían una pieza real. 


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...