jueves, 5 de febrero de 2015

PALAZZO DUCALE



Durante siglos fue la ciudad más poderosa bañada por las aguas del Mediterráneo. Eternamente será la ciudad más hermosa construida por el hombre. Belleza y funcionalidad se entrelazan en el centro político de la Serenissima República de San Marco, el Palacio Ducal.


A orillas de la Laguna, compartiendo espacio con el poder espiritual representado por la basílica del evangelista, este palacio fue residencia del Dux - o dogo - una especie de cónsul supremo de la Serenissima, sede del gobierno, tribunal de justicia y prisión de la República, hasta su caída, por obra de Napoleón, en 1797. Durante un tiempo, glorioso para Venecia, los hombres más ricos de Europa decidían en este magnífico edificio gótico la mejor manera de acrecentar su fortuna. 


Su origen se remonta al siglo IX, una época en que Venecia había salido de la bruma de la leyenda  y estaba disputas a entrar con paso firme en la historia. Y a ser protagonista de ella. En principio fue una fortaleza de planta cuadrada, y por aquel entonces ya era la residencia del gobernador de turno. Sufrió varios incendios que dañaron su estructura, y otras tantas reconstrucciones y restauraciones.


En el siglo XII fue reconstruido por deseo expreso del dux Sebastiano Ziani, fue ampliado en el siglo XIII y a partir del siglo XIV empieza a adquirir el aspecto que maravilla cada año a miles de viajeros. El dogo Francesco Foscari amplió el conjunto palaciego, añadiéndose la Porta della Carta. En el XVII las nuevas prisiones, situadas al otro lado del canal, quedaron conectadas al palacio por medio del famosisimo Puente de los Suspiros. 


El león de San Marcos y el dux Foscari coronan la Porta della Carta. 


Un grifo, guardian de  tesoros y de secretos políticos inconfesables. 


Una obra maestra del gótico, un palacio tallado en un enorme bloque de mármol blanco que resplandece bajo la luz del sol. Siempre que paseo por la plaza de San Marcos, a orillas del Adriático, embriagado por la brisa salada, tengo la sensación de encontrarme en el centro del mundo. Imagino que todos los visitantes que han pasado por aquí a lo largo de los siglos han tenido que sentir algo parecido. 
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...