jueves, 26 de febrero de 2015

LOS CABALLEROS TEMPLARIOS EN EL REINO DE HUNGRÍA.



Los caballeros templarios, protagonistas de hazañas y leyendas sin fin, fueron una de las órdenes militares que alcanzó una mayor expansión territorial en Europa, aunque en el caso concreto del Reino de Hungría, siempre tuvieron un papel secundario, a pesar de que la propia Hungría constituía una de las provincias en las que se organizó la Orden lejos de Tierra Santa. No obstante, los pobres caballeros de Cristo disfrutaron de algunas propiedades en territorio húngaro, y también protagonizaron hechos de armas. 

El asentamiento de templarios en Hungría, así como en territorios de Europa Oriental, fue debido a los proyectos de colonización de los monarcas de aquellas regiones. El Temple no tuvo grandes propiedades en tierras magiares, un reino que favoreció más a otras órdenes militares, como hospitalarios y teutónicos. 

Tiempos lejanos y oscuros. Buscamos pistas que nos permitan comprender. Es cierto que los restos de la presencia templaria en el reino de Hungría se han volatinizado. No obstante existen documentadas al menos dos casas en Hungría central, una en Egyházasfalu y otra en Esztergom. También disfrutaron de algunas fortalezas en la costa de Croacia, que en aquel momento formaban parte del reino húngaro como Vrana y Kliss. 

La orden hace su aparición en tierras húngara hacia 1160, ciento cincuenta años de la disolución de la Orden. Los primeros templarios que se instalaron en el Reino de Hungria, lo hicieron en regiones de la actual Croacia que en ese momento pertenecían a la Corona: Monasterio de San Gregorie de Vrana.

En el año 1219, el rey Andrés II cedió un vasto territorio al maestre de la Orden en la provincia húngara, Pontio della Croce. Y posteriormente, antes de partir a la cruzada, le ordena la defensa de la fortaleza de Klis, a orillas del Adriático, en Dalmacia. La causa del establecimiento del Temple cerca de la costa, quizá haya que relacionarlo con sus campañas en Tierra Santa. Era importante controlar algunos puertos desde los que controlar las rutas que unían el Mediterráno Central con el Occidental. Gran parte de los recursos que la orden acumuló en Occidente, estaban destinados al mantenimiento de los caballeros de Tierra Santa.

Corría el año 1241 y tuvo lugar la decisiva Batalla de Mohai, en la que los mongoles vencieron a los húngaros. Los templarios demostraron sobrada valentía en el campo de batalla y vendieron cara su derrota bajo las órdenes del maestre Rembald de Voczon. Tomás de Spalato sin embargo habla de un tal Jaime de Montreal "un tal maestre del temple", que ante la pasividad de los nobles húngaros decide tomar cartas en el asunto y pasar a la acción y plantar cara a los mongoles. Ni maestre ni compañeros templarios sobrevivieron a la carga.

Tras la derrota el rey Bela IV decidió cambiar de táctica y tejer una intrincada red de castillos y fortalezas para defender sus fronteras. El Temple perdió la confianza que el rey de Hungría había depositado en ellos. Aunque probablemente poco tuvieron que ver con la derrota. En estos momentos los ejércitos europeos no estaban preparados para derrotar a los mongoles en campo abierto.

Lo que constituye un auténtico misterio, es lo sucedido a los caballeros templarios de Hungría, cuando el Papa anunció la disolución de la orden. No existe documentación alguna sobre la suerte que corrieron los últimos templarios húngaros. 


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...