lunes, 10 de junio de 2013

TRES AUGUSTOS Y CINCO EMPERADORES



Milenaria historia de una de las más antiguas, y originales, Civilizaciones de la Tierra. Los concienzudos escribas chinos han ordenado su recorrido histórico a partir de las Dinastías Reinantes. Un cómputo del tiempo histórico muy distinto de nuestra tradición occidental. 

La extraña continuidad y longevidad de China es una excepción en el mundo antiguo. 

Los chinos llamaban a su país Zhongghuó, el Reino del Medio, en clara referencia a un sentimiento universal que poseen todas las civilizaciones de pensarse centro de la Tierra. Además de estar completamente seguros de constituir la única civilización auténtica (como ocurre con las religiones), es la creencia infantil - que se encuentra en la base errónea de todos los nacionalismos y localismos (pasados, presentes y futuros) - de creerse en posesión de unos valores culturales supremos y absolutos: "nosotros somos los civilizados y el resto es auténtica barbarie, no son más que salvajes". 

Tres Augustos y Cinco Emperadores.

Este periodo de historia legendaria china, viene a cubrir todo el largo Neolítico, desde la aparición de la agricultura en el Valle del Huang He, protagonizado por culturas materiales como Yangshao, Longshang y Daewonkou. 


Como la mayor parte de las culturas conocidas, los chinos, atribuyen a una serie de personajes míticos los primeros descubrimientos que propiciaron el desarrollo de una incipiente civilización: agricultura, construcción, estructuración social, organización política . . . 

El año 2852, es la fecha en que comienza la mítica Edad de los Tres Augustos y los Cinco Emperadores. En la mitología china, los dioses y héroes son concebidos como prototipos e ideales de conducta, aplicados a la moral y a la política. 

Los Tres Augustos más repetidos en los diferentes listados tradicionales son Fuxi, Nuwa y Shennong, y se les atribuye la fundación y organización de la familia, la agricultura, la escritura, el urbanismo y en definitiva de la propia civilización. 


* Fuxi o Paoxi; inventó, y transmitió a los chinos la escritura, el arte de la pesca con red, la caza con trampas y armas de hierro, la cocina y hasta la gastronomía, el gobierno del pueblo y la cría de animales.

Viendo el estado de barbarie, salvajismo y promiscuidad en que vivía la humanidad, Fuxi bajó a la tierra y unió al hombre con la mujer, institucionalizó el matrimonio y estableció las leyes por las que debía regirse la sociedad humana. 


* Nuwa, emperatriz divina, madre universal, existiendo desde los inicios de los tiempos, se sentía sola y aburrida, y comenzó a crear a los animales y a los seres humanos; el primer día dio vida al gallo, el segundo al perro, el tercero a la oveja, el cuarto al cerdo, el quinto a la vaca, el sexto al caballo y el séptimo, a partir de arcilla amarilla, al Ser Humano. 

Su papel no lo podemos precisar, pues aparece como creadora, madre, diosa, esposa, hermana, líder tribal o emperatriz. También aparece como hermana o esposa de Fuxi. En ese sentido, ambos son concebidos, en algunas tradiciones, como Padres del Género Humano. 



* Shennong o Yan Ti, el Divino Granjero o el Emperador Rojo, bajo de los cielos para enseñar a cultivar la tierra y mostrar a las personas las innegables virtudes del fuego. 

Se le atribuye un libro "Clásico de las raíces y hierbas del Divino Granjero" un gran catálogo de plantas con propiedades especiales, incluido el té, y que fue la base de la medicina tradicional china. 

En ocasiones, Shennong (2738 - 2696 a.C.) es considerado el hermano de Huang Ti, el Emperador Amarillo. 

A estos Tres Augustos les siguieron los Cinco Emperadores, siendo las identidades más habituales; Huang Ti (Emperador Amarillo), Zhuanxu, Diku (Ku), Tangyao (Yao) y Yushun (Shun). Se trata de personajes confusos, fruto de la propia evolución cultural del pueblo chino, y cuyos nombres corresponderían, probablemente, a determinados tribus o clanes que habrían alcanzado cierta preeminencia. 


La figura central de todo este conglomerado es, sin lugar a dudas, el Emperador Amarillo, patriarca del pueblo chino y piedra angular de su civilización.

Huang Ti, el primero de los Cinco Soberanos, sucedió al último Augusto, Shennong y reino durante cien años (2697 - 2597), fue el iniciador de la civilización china y se le atribuyen todo tipo de leyendas, historias y tradiciones. 

El Emperador Amarillo personifica la transición de una cultura humana conducida por los propios dioses a una dirigida por el propio hombre. Huang Ti enseñó el arte de la navegación, la técnica para construir casas, el uso del arco y de la flecha . . . Durante el reinado de Huang Ti se desarrolló agricultura y ganadería, apareció la escritura, nos movemos por tanto en una etapa de Neolítico Pleno. 


A partir de Huang Ti se van encadenando una serie de dinastías que se van sucediendo en el tiempo hasta un pasado relativamente cercano. . . 

Como hemos señalado más arriba, esta época de leyendas, se correspondería arqueológicamente con las culturas típicamente neolíticas. En torno al Río Amarillo se crearon las primeras sociedades agrícolas del neolítico chino. 

En el Valle del Huang He (Río Amarillo), entre los milenios VII y VI a.C. aparecen culturas neolíticas como Peilikan y Cishan. Mediante el análisis y estudios de los yacimientos de este periodo constatamos que se trataba de sociedades sedentarias de aldeas, que basaban su economía en el cultivo del mijo y la cría de perros, cerdos y pollos, y que las complementaban con la recolección de nueces y frutas del bosque y la caza de ciervos. Asimismo está constatada la presencia de silos subterráneos para almacenar grano y la existencia de cerámica que aún no estaba decorada. 

Peilikian y Cishan son claras precursoras, de la más conocida, Cultura de Yangshao. Con una cronología que va desde el 7100 a.C. al 4900 a.C., Yangshao abarcó una gran área y estaba caracterizada por el sedentarismo, una economía agraria donde al producto estrella, el mijo, se le suma el arroz y el trigo, y se complementaba con la caza, las pesca y la recolección. Elaboraban cerámica pintada a mano y ya criaban gusanos de seda. 

En la zona sur del país floreció entre el 4500 - 2700 a.C. la Cultura de Dawenkou. 

La Cultura de Longshan (4000 - 3000 a.C.) marca el comienzo de la unidad política y territorial de la llanura norte de China. Podemos hablar ya del establecimiento de auténticas ciudades, de una desarrollada y productiva agricultura del mijo y el arroz y una ganadería diversificada de cerdos, ovejas, cabras y vacas. 




Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...