martes, 12 de mayo de 2015

CNIDIOS


León de Cnido, en el Museo Británico.
Los cnidios habitaban el Asia Menor (en Caria), y como prácticamente todos los habitantes de la región fueron sometidos por los persas de Ciro. La población era de extracción doria, ya que la ciudad de Cnido fue fundada en el año 900 a.C. por los lacedemonios.

"....los cnidios, colonos de los lacedemonios, cuyo país está en la costa del mar..."
Heródoto I, 174.

Debido a su origen los cnidios mantuvieron buenas relaciones con Esparta y Tarento, y hasta el año 413 a.C. formaron parte de la Liga de Delos.

"...los cnidios, amigos de los tarentinos...."
Heródoto III, 139.

En Cnido tenia su sede una famosa escuela de medicina y Cnidio era el nombre de la Venus a la que se rendía culto en la ciudad y sus alrededores.

"Luego está Cnido, que tiene dos puertos de los cuales uno puede cerrarse, admite trirremes y sirve de fondeadero para veinte naves. Enfrente hay una isla de unos siete estadios de perímetro, elevada, con forma de teatro, unida al continente por dos muelles y que de alguna manera convierte a Cnido en una ciudad doble, pues una gran parte de la población habita en la isla, que protege ambos puertos. Frente a ella está Nísiro, una isla mar adentro. Cnidios ilustres fueron primero Eudoxo el matemático, uno de los compañeros de Platón, luego el historiador Agatárquides, uno de los peripatéticos, y en nuestra época Teompompo, uno de los amigos de influencia del César divinizado, y su hijo Artemidoro. También de allí es Ctesis, que fue médico de Artajerjes y escribió Asírica y Pérsica. Después de Cnido están las pequeñas ciudades de Céramo y Bárgasa sobre el mar.

Estrabón XIV, 2, 15.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...