martes, 5 de mayo de 2015

FERNANDO DE PORTUGAL, EL PRÍNCIPE SANTO.



Rodilla en tierra, espada en mano, junto a Enrique el Navegante en el monumento a los Descubrimientos de Belen, aparece Fernando, hijo del rey Juan I de Portugal, participó en un ataque al norte de África, y a pesar de la victoria cristiana, el infante fue hecho prisionero y acabó muriendo en una cárcel de Fez. Años más tarde fue canonizado por la Iglesia Católica.



Sus restos reposan junto a sus padres en la Capella del Fundador del Monasterio de Batalha.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...