domingo, 24 de mayo de 2015

PALAIS DES PAPES. EL PALACIO DE LOS PAPAS DE AVIGNON.



Un palacio que nada tiene que envidiar a ningún castillo. Sus altas murallas y recios torreones hacían de ésta, una plaza inexpugnable. Aunque el "pobre" Papa Luna  , no pudo resistir y tuvo que huir de aquí.



He leído en algún sitio que es la edificación medieval más grande de Europa. No sé si es cierta tal afirmación, pero sus dimensiones son colosales.



Como escribió Jean Froissart, "la más bella y fuerte casa del mundo". La residencia pontificia es a la vez una palacio urbano y una fortaleza cuya arquitectura expresa ante todo el poder, casi omnímodo, de la Iglesia. Ofrece, como fortaleza, los elementos característicos de la defensa, como torres, gruesas murallas, adarve, almenas y castilletes donde se sitúan los centinelas.


Por otro lado existen numerosos elementos que revelan el afán de los papas de Avignon para dar forma a un palacio cómodo, agradable y suntuoso, sin menoscabo del aspecto y la capacidad defensiva. En edificios como este, los papas se adelantaron cien años, a los príncipes del Renacimientos.


Clemente V, que había sido Arzobispo de Burdeos, con el apoyo del rey de Francia, Felipe el Hermoso, decidió trasladar a Avignon la sede pontificia, iniciando un periodo de ruptura religiosa en Occidente.


La construcción del Palacio de los Papas constituye la obra más vasta del Occidente Cristiano durante el siglo XIV. La parte esencia fue levantada en menos de dos décadas, entre 1335 y 1352, bajo los pontificados de Benedicto XII y Clemente VII.


La obra representó la cuarta parte de los gastos anuales del tesoro pontificio y precisó del trabajo de 850 trabajadores mensuales que eran contratados con sus propias herramientas. La piedra caliza procedía de canteras locales y el hierro, menos visible, fue el otro material más empleado. Se utilizaron docenas de toneladas y se embutieron en las mamposterías siguiendo la técnica de la piedra armada, raramente empleada en la época.


Benedicto XIII, conocido como Papa Luna, estuvo a la cabeza de una Iglesia dividida, y a pesar de ser depuesto en dos ocasiones, se empeñó en seguir portando la tiara. Encerrado entre estos muros fue capaz de resistir dos asedios, hasta que en marzo de 1403 logra huir de la ciudad francesa, y tras un periplo de itinerante, encontró refugio junto al mar, en el Castillo de Peñíscola.


Estatuaria conservada en una de las salas del complejo palaciego.


Los constructores del Palacio de los Papas; Juan XXII, Benedicto XII y Clemente VI.


En este rellano, el Papa, tras celebrar la misa en la Capilla Mayor, recibía la Tiara de su Coronación.


A través de la Ventana de la Indulgencia, situada frente a la Capilla Mayor, el Papa era presentado a sus feligreses, que se concentraban en el Patio del Honor.


La Catedral de la ciudad se encuentra situada a escasos metros de la residencia fortaleza pontificia.


Maqueta del conjunto palaciego medieval.



El Conjunto Pontificio sobresale del resto del entramado urbano y le otorga sobriedad y belleza, además de articular la vida, a la ciudad de Avignon.


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...