jueves, 11 de abril de 2013

SZENT ISTVÁN



Szent István o San Esteban (975 - 1038), descendiente del caudillo magiar Arpad, hijo de Géza y la Reina Sarolta, esposo de Gisela de Baviera, fue el primer rey de Hungría. Esteban I el rey que organizó el reino de Hungría murió en 1038 y casi de inmediato fue canonizado. En diciembre del año 1000 fue coronado como "Rey de los Panonios" y "Rey de los Húngaros". 



Con la espada en una mano, y la cruz en la otra, Esteban reafirmó su autoridad, derrotó a los otros aspirantes al trono, unificó los distintos clanes magiares y sentó las bases de un Reino que se convirtió en el principal baluarte del cristianismo en la frontera con el Islam y uno de los estados más importantes de Europa Centro Oriental. 



Szent István Bazilika en Budapest, la capital de Hungría.


Interior de la Basílica de San Esteban, su mano, encontrada en perfecto estado de conservación fue (y sigue siendo) objeto de veneración. Antes de llegar a esta basílica pasó por Bihar en Transilvania, Ragusa la actual Dubrovnik, Viena y finalmente Buda. Igual viajó su mano muerta, más que el propio rey en vida.



En la Edad Media los Santos y sus reliquias eran elementos que servían para unificar en torno a ellos territorios y reinos..Los nacionalismos europeos del siglo XIX buscaron sus símbolos patrios en la Edad Media. 

En Esteban I se mezcló la sangre de dos legendarios caudillos magiares, pues su padre Geza era descendiente de Arpad, y su madre Sarolta bisnieta de Tohötöm. 


Mátyas Templum, Iglesia de Matías, en la colina de Buda,  coronada por una espectacular cubierta de azulejos, rojos, blancos y verdes, colores de la bandera nacional. En este templo se coronaban los reyes de Hungría. De espaldas el rey San Esteban.


Otra estatua del omnipresente rey Esteban en la Plaza de los Héroes - Hósok tére - en el lugar donde desemboca Andráss ut, la más elegante de las avenidas que recorre, durante tres kilómetros, el núcleo urbano de Pest. 


Sziklakápolna, una peculiar iglesia rupestre excavada en las entrañas de la roca, un lugar de peregrinación fundado por los Hermanos Paulistas única orden monástica húngara. El interior de la Madre Tierra es el marco perfecto para la oración y la vida retirada. Y por supuesto, cuenta con una efigie del rey Esteban I y Santo y Patrón de Hungría. 

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...