viernes, 5 de abril de 2013

EL TORO DE TORO.



El Toro (léase verraco) de Toro, la ciudad zamorana, es una escultura zoomorfa (otra más), realizada en granito, que nos lleva a pensar que Toro tiene su origen en la época prerromana. No falta quién identifica Toro con la ciudad de los vacceos llamada Arbocala.  


Los vacceos, al parecer desplazaron a los vettones, arrinconándolos en las zonas más agrestes y menos productivas, quedándose ellos con las mejores tierras cerealistas del Valle medio del Duero. 


Cuenta una tradición local que cuando el rey Alfonso III de Asturias "el Magno",  conquistó la ciudad (sería más correcto hablar de repoblación) , la primera figura que vieron las huestes, fue este toro de granito, lo que terminaría dando nombre a la ciudad. 


La exageración de los genitales, símbolo inequívoco de fertilidad (¿y masculinidad trasnochada?) , es más que evidente. 


Se pueden observar dos orificios a ambos lados de la parte superior de la cabeza. Es probable que esos orificios sirviesen para colocar los cuernos al toro.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...