miércoles, 17 de agosto de 2016

BLANCA DE NAMUR.



Los aguerridos hombres del Norte, moradores de los confines de Europa, quedaban prendados de las sofisticadas damas de las cortes europeas. Tal fue el caso del rey sueco Magnus Eriksson, que se enamoró de Blanca de Namur, mujer hermosa e inteligente, una descendiente de Luis VIII de Francia. Contrajeron matrimonio en 1335 y al año siguiente Blanca fue coronada reina de Suecia y de Noruega.


Instalada en la corte sueca Blanca entabló una profunda relación con la religiosa Santa Brígida a la que convirtió en su consejera espiritual. Blanca, al igual que su marido, nunca gozó del amor y la aceptación de sus súbditos, siendo acusada de adulterio y de ser resposanble de la muerte de su hijo Erik. Otro de sus hijos Haakon fue rey de Noruega y de Suecia. Blanca murió (posiblemente envenenada) en Dinamarca cuando acompañó a Haakon a celebrar su matrimonio con la princesa Margarita.  
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...