domingo, 21 de abril de 2013

LA CHINA NEOLÍTICA

(hasta el 3.000 a.C.) 



En toda la gran extensión que ocupa el gigante chino encontramos vestigios de actividades humanas características del Neolítico. En función del entorno geográfico y ecológico, y las diferentes fases de desarrollo económico y cultural, distinguimos, a grandes rasgos, cuatro regiones:

+ Valle del Hoang Ho (Río Amarillo)

+  Estepa del Norte

+  Curso medio y bajo del Yang Tsé Kiang (Río Azul)

+  Tierras montañosas del Sur.


1. Valle del Huang Ho. 
Huang Ho es el río más importante del Norte de China. Un clima suave y precipitaciones moderadas permitieron el desarrollo de una rudimentaria agricultura, basada en el cultivo del mijo, el cereal tradicional del norte de China capaz de resistir la sequía, y en la cría de animales como el cerdo y el perro. La aparición de peces, especies cinegéticas, nueces y almendras en los yacimientos, habla bien a las claras, de la importancia de otras actividades económicas como la caza, la pesca y la recolección. 

Los yacimientos se disponen a lo largo del río en ambas orillas. El Valle del Hoang Ho es donde mejor podemos observar la continuidad del neolítico chino, con las aportaciones de las culturas de Cishan, Peiligang, Dadiwan, Yangshao o Longshan. 


Los yacimientos estudiados demuestran la existencia de poblados sedentarios neolíticos. Los asentamientos se extienden por una superficie superior a una hectárea, apareciendo cimientos de viviendas, silos, hornos de cerámica y tumbas. 

Las casas, de planta circular o cuadrada, son semisubterráneas, con una entrada bastante estrecha y agujeros en el suelo a lo largo del muro, que servirían para introducir postes de madera que formarían el armazón de la vivienda. 


En los silos, circulares, pequeños y de poca profundidad se han encontrado restos de grano. 


Las tumbas generalmente presentan una única sepultura, aunque también las hay dobles, para los dos sexos. En el ajuar funerario aparecen ofrendas funerarias de barro, laya y hoz, y muelas y manos de mortero.


Las herramientas líticas con pulimentadas con retoques, aunque también aparecen piezas talladas toscas, dando forma a choppers, raederas, hachas de mano, etc. . . 


La tipología de las vasijas de cerámica, primitiva y elaborada a mano, indica ciertas semejanzas entre las distintas regiones y culturas. El bo es una copa de tres pies y fondo curvo y el guan es una jarra panzuda de amplia abertura. 


Según el Carbono 14 obtenemos las siguientes cronologías para las diferentes culturas; Cultura Peiligang (8000 - 7500 a.C.), Cultura de Cishan (8000 - 7700 a.C.) y Cultura de Dadiwan (7800 - 7600 a.C.). Son esencialmente coetáneas y precedentes de la cultura de Yangshao. 


Cerámica peiligang 

La Cultura de Yangshao, es heredera de las citadas y todas ellas, incluyento Yangshao, presentan vínculos y semejanzas: distribución de los hábitats, forma de las casas, hornos de alfarero, organización de las tumbas y una continuidad evidente del utillaje lítico, la cerámica y otros rasgos culturales. 

Cultura de Yangshao (7.100 - 4.900 a.C.)

Durante mucho tiempo las nociones sobre esta cultura eran muy imprecisas. Debe su nombre a la localidad donde se descubrieron, en 1921, los primeros vestigios.


La cultura de Yangshao se propagó durante el Neolítico a ambos lados del curso medio del Hoang Ho. El Carbono 14 arroja una cronología entre el 7.100 y 4.900 a.C., por tanto se desarrolla a lo largo de casi dos milenios. 

Yangshao se divide en varios subconjuntos con variantes culturales, derivadas de su amplia distribución geográfica y su evolución durante un muy largo período de tiempo. 


De la Cultura de Yangshao estamos bastante bien informados, conociendo bastante bien sus características culturales, el origen y su ulterior desarrollo. 


Los poblados yanshao mantenían una existencia muy sedentaria, con superficies que van de 1 a 10 hectáreas, a veces incluso más. Se han encontrado importantes complejos como el de Jiangzhai. 


El poblado excavado en Jiangzhai, delimitado por un foso defensivo, tiene una extensión de 5 hectáreas. Un numeroso grupo de viviendas agrupadas, rodeaban un espacio descubierto.


Los pobladores yanshao habían adquirido un gran dominio en la construcción de viviendas. Están atestiguados al menos un centenar de hogares, divididos en cinco grandes conjuntos. Cada uno de ellos incluye entre 10 y 20 viviendas pequeñas, una edificación de mayor tamaño y grupos de silos, de numero indeterminado. Se trataba mayormente de viviendas de madera, semienterradas en el suelo, o en la superficie, de planta cuadrada, rectangular o redonda. Posiblemente tenían cubierta cónica. 



Al este del foso aparecen tres cementerios con 175 tumbas de adulto, con la cabeza orientada al oeste, con ajuares compuestos de vasijas, herramientas de piedra y otros objetos de uso corriente. Los niños eran inhumados en urnas próximas a las viviendas. 

Entre las actividades económicas yanshao, la agricultura, bastante desarrollada, mucho más que en períodos anteriores, ocupa un lugar preeminente. En los yacimientos se han encontrado restos de cereales resistentes a la sequía, como el mijo, además de semillas de hortalizas y lo que podían ser restos de arroz. Entre las herramientas agrícolas encontramos layas y hoces de piedra, muelas que van desapareciendo progresivamente y hachas de piedra que pudieron servir para talar árboles y desbrozar terrenos. 

Tras la agricultura, la ganadería es la segunda actividad en importancia, destacando la cría de perros y cerdos. No es seguro que los restos de ovinos y bóvidos hallados perteneciesen a animales domésticos. 

Las puntas de flecha, arpones, anzuelos de hueso, junto a restos a animales y plantas salvajes, indican que tanto la caza, como la pesca y la recolección seguían teniendo cierta importancia como actividades proveedoras de alimentos. 

La Cultura de Yangshao había alcanzado progresos considerables en la fabricación de piezas cerámicas. Se han descubierto hornos dentro de los poblados a una distancia considerable de las viviendas. Son hornos de pequeño tamaño y disponían de una abertura superior para controlar al temperatura de cocción y el grado de oxidación. El interior del horno alcanzaba temperaturas de entre 900 y 1050 grados Centígrados. Producían cerámicas rojas y duras. 

Las vasijas aún se hacían a mano, el torno de alfarero no había hecho su aparición. La cerámica de Yanshao presenta formas y decoración original, siendo lo más común los motivos rojos y negros, aunque algunas vasijas aparecen decoradas con figuras de ranas y aves. Algunos tipos cerámicos son hu (jarra), ping (ánfora), wan (cuenco) y ding (vaso trípode). 

El temprano desarrollo en el Valle del Huang Ho y el largo período que se mantuvo, la cultura de Yangshao sirvió de nexo entre las culturas precedentes y las que le sucedieron. Yangshao tomó el relevo de Peiligang y prefiguró la eclosión posterior de la otra gran cultura neolítica de China, Longshan. 

Además Yangsho influyó en las culturas vecinas, y coeténeas del curso inferior del Hoang Ho, de Mongolia interior o las del curso medio del Yang Tsé. 

2. La estepa del Norte. 
La mayor parte del territorio norte de China está ocupado por la eterna estepa desértica, un medio ambiente muy inhóspito, donde las condiciones de vida son muy duras, y por supuesto, influye en el desarrollo económico y cultural de sus habitantes. 


En esta zona el Neolítico aparece representado por una tradición microlítica, fruto de una original industria del Paleolítico que se desarrolló en el Norte de China. Esta tradición microlítica, desapareció del Valle del Hoang Ho en las inicios de la agricultura. 

Bajo condiciones naturales diferentes el complejo microlaminar dio lugar a dos culturas diferenciadas en las estepas. Una apoyada en la pesca y la caza, con una forma de vida nómada, con la utilización de campamentos eventuales. Otros grupos se convierten en sedentarios gracias a la agricultura. Practicaban una misma industria microlítica pero muy diferentes en el plano cultural. Ambas, las podemos relacionar con un Mesolítico, aunque cronológicamente más tardío. 

En la época en que en el Valle del Hoang Ho se desarrollaba la agricultura, otras regiones, en una fase más primitiva, tenían una economía basada en la caza y la pesca. 

Se han encontrado algunas herramientas de piedra pulimentada y vasijas de barro cocido, pero los microlitos constituyen la mayoría de las piezas descubiertas.

Los grupos de la cultura Xinglongwa (VIII milenio) vivían en poblados rodeados por un foso, viviendas semisubterráneas, dispuestas en hileras y muy agrupadas. La base económica es la agricultura, aunque también la caza, la pesca y la recolección. Es característica la cerámica de peine. La organización de los poblados y la forma de las casas recuerda a las de la Cultura de Yangshao. 

Bajo el influjo de Yangshao, las poblaciones de la estepa septentrional fueron adoptando formas agrícolas, conservando la tradición microlítica que fue progresivamente abandonada. 

3 El Curso Medio y el Valle Inferior del Yang Tsé Kiang.
El Yang Tsé Kiang, el famoso Río Azul, es el más largo de China, y recorre una extensa llanura, en la que forma un vasto complejo hidrológico. Se trata de un medio caluroso y húmedo, favorece el cultivo del arroz. 


En el Valle inferior tenemos bastante bien documentada la cultura de Hemudu, con una datación 7000 - 6000 a.C., rescatada a partir de la prospección y excavación del yacimiento homónimo. 


En Hemudu aparecen restos de construcciones de madera, posiblemente se tratase de palafitos, viviendas construidas sobre pilares y elevadas a cierta altura sobre el suelo. Los pilotes, tablas, vigas y pilares de madera presentan rasgos de cortes efectuados con hachas de piedra.

En el yacimiento de Hemudo han aparecido 27 tumbas, con esqueletos en mal estado, fundamentalmente inhumación individual - solo tres tumbas dobles, y aunque la mitad de las tumbas no posee ajuar, éste se compone de vasijas, fusayolas de piedra, joyas de jade y objetos de hueso.

En la necrópolis de Hemudu se ha constatado una práctica funeraria poco frecuente; en algunas tumbas se han hallado esqueletos desarticulados, incluso se hace patente, en algunos casos, la ausencia de piernas, y lo más misterioso, de cráneos. 

Totem en el yacimiento arqueológico de Hemudu.
Las herramientas líticas de Hemudu presentan una tipología muy sencilla, siendo características las hachas trapezoidales y los mangos en codo fabricados en cornamenta de ciervo o en madera.

Aparecen muchos objetos de hueso, especialmente una especie de laya para cavar, llamada "si", un omóplato de ciervo o de búfalo, con orificios para fijarla a un mango de madera. En hueso también puntas de flecha usadas para caza y pesca (actividades que seguían siendo importantes), arpones, agujas, cucharas y útiles para el cabello. 

También abundantes objetos de madera, layas, manos de mortero, percutores, lanzas y remos. La cerámica es casi siempre negra, característico es el caldero, un utensilio de cocina.

Otro rasgo típico de Hemudu son los adornos confeccionados en jade pulido, como pendientes en forma de anillo,colgantes de medio anillo y cuentas de collar. Este tipo de joyas parecen originarias de la cuenca del Yang Tsé.


Los grupos Hemudu, habitantes de poblados estables con viviendas tipo palafito, habían hecho del cultivo del arroz su principal recurso económico, con arrozales situados en las inmediaciones de la marisma. 

La cultura de Hemudu, en el bajo valle del Yang Tsé, fue sucedida por la cultura de Majiabnag. Típico del Yang Tsé es el arroz, los palafitos y una característica industria lítica. La aparición de cerámicas pintadas y vasijas trípodes de barro demuestran contactos, más o menos fluidos, con el Valle del Huang Ho. 

4. Las regiones montañosas del Sur de China. 
Las elevadas temperaturas, las fuertes precipitaciones y los bosques tropicales tupidos y densos contribuyen al retrato de la llegada de la agricultura a la región. 

Durante las primeras fases del Neolítico, los hábitats estaban situados en cuevas, característico eran los túmulos de conchas de moluscos, y en general se trataba de asentamientos poco extensos y poco duraderos. El entorno y el ecosistema motivaron un escaso desarrollo de la agricultura y ganadería. Por tanto, eran formas culturales muy primitivas, donde las actividades depredatorias, cazas, pesca y recolección servían para mantener a las poblaciones. 

La mayor parte del instrumental está formada por piedra tallada, chopper, raedera y punta, y en ocasiones pulimentada. La cerámica era tosca, de baja calidad, de arcilla roja y arenosa. Vivían en el litoral o cerca de los cursos de agua. Grandes túmulos de conchas, demuestran que la recolección era la principal actividad económica y la más importante fuente para obtener alimentos. El bosque tropical era propicio para practicar una rudimentaria agricultura basada en el cultivo del ñame, amén de ofrecer amplios recursos. Por otro lado las rudimentarias herramientas con las que contaban no permitían desbrozar grandes extensiones de bosque para destinarlas a la plantación.



Concluyendo, señalar que la China neolítica ofrece una imagen bastante compleja, debido a su extensión geográfica, la diversidad de entornos y la diversidad cultural, con una base autóctona, desarrolladas a partir de sus precedentes Paleolíticos y Mesolíticos. Para finalizar volver a incidir que China fue una de las cunas de la agricultura, con el cultivo de arroz en el sur y el mijo en el norte.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...