lunes, 8 de abril de 2013

ROMA, UNA CIUDAD BULLICIOSA.



La contaminación acústica, una de las lacras que padecemos los habitantes de ciudades, es tan antigua, como la propia ciudad. En el siguiente texto, el hispano Marcial se queja de los mismos molestos ruidos que cualquier urbanita del siglo XXI.

"No te dejan vivir; de noche los panaderos; por las mañanas los maestros de escuela, y a todas horas los caldereros que golpean con sus martillos; aquí es el banquero que, no teniendo otra cosa que hacer, revuelve sus monedas en sus sórdidas mesas; allí un dorador que da con el bastoncito en una piedra reluciente. Sin interrupción los sacerdotes de Belona, poseídos de la diosa, lanzan gritos furibundos; no acaban nunca: el náufrago con un trozo de madera colgada al cuello de repetir continuamente su historia, el pequeño hebreo, amaestrado por su madre, de pedir limosna lloriqueando, el vendedor legañoso de ofrecerte las pajuelas para que se las compres y cuando las mujeres con sus sortilegios de amor hacen que se oscurezca la luna, todo el mundo halla a mano algún objeto de cobre que aporrear, hasta que se desvanece el hechizo".
Marcial. XII, 57
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...