martes, 9 de abril de 2013

DAFNE Y EL SIGLO DE ORO


Apolo y Dafne. Pintura de Théodore Chasseriau 
Los mitos griegos, siempre han gozado de buena salud y han servido de inspiración para artistas y poetas de todos los tiempos. El Siglo de Oro de las letras hispánicas es un buen ejemplo de ello, como muestra, dos hermosos Sonetos. 

"A Dafne ya los brazos le crecían
y en luengos ramos vueltos se mostraban;
en verdes hojas vi que se tornaban
los cabellos que el oro escurecían:

de áspera corteza se cubrian
los tiernos miembros que aun bullendo estaban;
los blancos pies en tierra se hincaban
y en torcidas raíces se volvían.

Aquel que fue la causa de tal daño,
a fuerza de llorar, crecer hacia
este árbol, que con lágrimas regaba.

¡Oh miserable estado, oh mal tamaño,
que con llorarla crezca cada día
la causa y la razón por que lloraba!"
Garcilaso de la Vega

A. Mingote: Apolo y Dafne. 
Tras vos, un alquimista va corriendo,
Dafne, que llaman Sol, ¿y vos, tan cruda?
Vos os volvéis murciélago sin duda,
pues vais del Sol y de la luz huyendo.

Él os quiere gozar, a lo que entiendo,
si os coge en esta selva tosca y ruda:
su aljaba suena, está su bolsa muda; 
el perro, pues no ladra, está muriendo.

Buhonero de signos y planetas,
viene haciendo ademanes y figuras,
cargado de bochronos y cometas.

Esto la dije; y en cortezas duras
de laurel se ingirió contra sus tretas,
y, en escabeche, el Sol se quedó a oscuras.
Francisco de Quevedo.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...