jueves, 5 de marzo de 2015

PRINCIPADOS TRIBALES ALBANESES.



Albania, una ignota tierra desconocida en nuestro civilizado Occidente, cuenta con una milenaria historia jalonada de aplastantes derrotas y de heroicas victorias. Tras el colapso del Imperio Bizantino en los Balcanes, fueron los serbios los que controlaban la mayor parte del país. Entre el final del Imperio Serbio, 1371, y el sometimiento absoluto por parte de la Sublime Puerta, Albania quedó dividida en pequeños señoríos y principados (al estilo de las taifas ibéricas) que tenían que luchar día a día por su supervivencia, por cada palmo de su reino. Algunos de ellos, como el de Gjirokastra o el de Valona , cayeron bajo el yugo otomano hacia 1418. Los situados más al norte (Muzaka, Kastrioti o Dukagjini) se integraron en 1444 en una especie de confederación, la Liga de Lezhë, dirigida por Skanderbeg , para oponer una mayor resistencia al turco. Tras la disolución de la liga - 1450 - fueron conquistados poco a poco por el Imperio Otomano, que entre 1479 y 1501 completó el dominio sobre todo el territorio Albanés. 


Estos principados eran una especie de señorío feudal controlados por determinadas familias, linajes o tribus (Musacchi, Arianiti, Kastriota, Dukagjini...), de larga tradición e implantación en las diferentes regiones del país. La mayoría de ellos se extendían por el montañoso interior del país, pues las zonas costeras eran más disputadas por potencias extranjeras. 

La mayoría de los albaneses eran montañeses, que practicaban a duras penas una agricultura que no llegaba para la subsistencia, y que fiaban todas sus posibilidades de supervivencia a sus rebaños, en especial a las ovejas. Muchas familias practicaban la transhumancia, lo que implicaba desplazamientos anuales de los valles (donde pasaban el invierno) a las cumbres (durante el verano). En algunas ocasiones miembros de las tribus albanesas organizaban expediciones de saqueo a regiones más ricas de Grecia, como Tesalia y el Epiro. 

En el seno de estas tribus existían hermandades o fratrias de guerreros, típicas por otra parte de las antiguas sociedades indoeuropeas, que se dedicaban al pillaje, el saqueo e incluso las incursiones armadas al territorio de otras tribus. El líder, más o menos permanente de esta fraternidad recibía títulos como "knez" o "vojvoda". 

Los señores albaneses, guerreros en su mayoría, establecían alianzas o peleaban con sus vecinos según el momento y la circunstancias, de tal forma que se hace difícil aceptar cualquier tipo de unión nacional frente al conquistador otomano.Muchos de ellos incluso rindieron pleitesia al turco y se convirtieron en vasallos.  Más bien aplicarían la política de "sálvese quién pueda"


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...