viernes, 20 de marzo de 2015

GISELA DE BAVIERA.



Aún recuerdo con cierta emoción el día que visitamos Veszprem, y en el interior de su catedral , una agradable mujer nos animó a que subiéramos al altar para contemplar la reliquia de Gisela de Baviera. Independientemente de las creencias de cada uno, aquella mujer contagiaba el entusiasmos por su más preciado tesoro, haciéndonos partícipes de su admiración y veneración por Gisela. Pero ¿quién fue Gisela de Baviera?.


Gisela, hija del duque Enrique II de Baviera, fue la esposa de Esteban I , el primer rey de Hungría, y por tanto reina consorte. Además, la reina bávara, se encargó de promover el Cristianismo en Hungría, y realizó importantes donaciones, en especial a la diócesis de Veszprem. Llegó a Hungría con un numeroso séquito de nobles y clérigos germanos que contribuyeron al desarrollo del recién nacido reino.

La estrecha relación que se estableció entre la reina y el obispado de Veszprem fue tan intenso, que el obispo de esta diócesis adquirió el derecho exclusivo de coronar a todas las reinas consortes de Hungría, a partir de Gisela.


Consorte y bien amada de Esteban, fundador del Reino húngaro, podemos estimar, que algo tuvo que influir esta Santa Mujer, beatificada en 1975, en la configuración del estado medieval de los magiares, que llegó a convertirse en el más destacado defensor del Catolicismo en toda Europa Centro Oriental.


Mi sensación al recorrer Hungría, es que para sus habitantes Gisela y Esteban deben significar algo parecido que Isabel y Fernando, Reyes Católicos, para los españoles.


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...