lunes, 28 de mayo de 2012

HARUDES




Germanos, posiblemente descendientes de los cimbrios. Quizás algunos grupos no participaron en la gran migración de cimbrios y teurones hacia Europa meridional y se establecieron en la región de Hamburgo, procedentes de las zonas más septentrionales (Dinamarca).

En el siglo I a.C. los encontramos luchando contra Julio César, formando parte del gran ejército dirigido por Ariovisto (César, I, 51,2), después de que éste les prometiera tierras en las Galias.

"[...] poco meses antes habían acudido a él (Ariovisto) veinticuatro mil harudes, a los que debían proporcionar un espacio y lugar para asentarse".
Julio César (I, 31, 10)

El problema de la falta de tierras fértiles ha sido una constante a lo largo de la Historia de Europa. Durante varios siglos Roma consiguió controlar estas auténticas mareas humanas , pero a partir del siglo III d.C., el limes  (frontera tanto del Rhin como del Danubio) comenzó a hacer aguas por todas partes.

El instinto natural y atávico del ser humano de mejorar sus condiciones de vida, nos ha empujado durante miles de años a salir de nuestros hogares de origen y lanzarnos a la búsqueda de un El Dorado, que no siempre es tan mágico, ni maravilloso. 

A veces los inmigrantes actuaban de forma pacífica, pero en otras ocasiones, utilizan la fuerza para conseguir lo que han venido a buscar.

"Se quejaban los heduos de que los harudes, llevados recientemente a la Galia, estaban asolando su territorio"
Julio César I, 37, 2. 
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...