martes, 1 de diciembre de 2015

LOS EUROPEOS APRENDIMOS A BEBER LECHE HACE 4.000 AÑOS.



Siempre me ha parecido curioso, y hasta cierto punto una alteración de las leyes (no escritas) de la naturaleza, el que los seres humanos (un porcentaje al menos) sean los únicos mamíferos que consumen leche en edad adulta. Además leche de otras especies. Nunca he tenido muy claro los motivos, y ahora, la revista Nature (23 de noviembre de 2015) me ha dado la respuesta. Al parecer una mutación ocurrida hace 4000 años permite a los europeos tolerar la lactosa y servirse de la leche y sus derivados como alimento.

Una serie de cambios genéticos asociados a la agricultura y ganadería, y relacionados con la persistencia de la lactasa, una enzima que permite la correcta absorción de la lactosa (azúcar de la leche) durante la infancia, hicieron posible que los europeos de la Edad de los Metales se alimentasen de leche. La revista Nature acaba de publicar un estudio genético a partir de más de 200 muestras humanas de entre 3000 y 8000 años de antigüedad (incluidos quince individuos procedentes del yacimiento de Atapuerca), y los resultados se refieren a unas mutaciones ocurridas en el contexto del surgimiento de la actividad agropecuaria, y relacionadas, además de con la alimentación, con la altura, el color de la piel y el sistema inmunológico.

La ingesta de leche pudo ser una de las claves de la supervivencia humana, especialmente en ambientes climáticos adversos. Según Carles Lalueza Fox, un prestigioso biólogo evolutivo, “la leche era un recurso alimenticio muy rico, fijo y seguro. Cuando había una mala cosecha o un invierno muy largo, podía permitirles sobrevivir”. De esta manera, aquellos individuos afectados por la mutación, podían alimentarse de leche en edad adulta, aumentando las posibilidades de supervivencia. Estudios anteriores descubrieron que antes de estos cambios genéticos, los pueblos pastores descubrieron que la leche fermentada, en forma de quesos o yogures, facilitaba la digestión de la lactosa y podía ser un alimento bastante nutritivo, y posible de digerir.


Estudios futuros refrendarán esta hipótesis, la complementarán, o la desterrarán de los libros y revistas de historia natural . La evolución humana es un gran puzzle inacabado, del que vamos destapando poco a poco sus piezas.  
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...