miércoles, 10 de junio de 2015

SARAJEVO, LA JERUSALÉN DE EUROPA.



La capital de Bosnia-Herzegovina, un fascinante país, es conocida como la Jerusalén de Europa, debido a la tradicional diversidad religiosa (que no quiere decir que siempre se lleven bien) formada por católicos, musulmanes, ortodoxos y judíos. En Sarajevo el centro de Europa se abraza con el Mediterráneo, y el Oriente islámico se da la mano con el Occidente cristiano.



Enclavada en el valle de los Alpes Dináricos, por donde fluye el río Miljacka, que discurre por el corazón mismo de Sarajevo. Aunque la presencia humana está atestiguada desde la prehistoria, la ciudad propiamente dicha fue erigida por los otomanos para tener una capital en el región.



En 1429 los turcos conquistaron una fortaleza eslava, Vrh Bosna, a partir de la cual desarrollaron Sarajevo. Isa Beg Isakovic fue el primer gobernador turco de la ciudad, cuya fecha de fundación fue en 1461. Con el tiempo se convirtió en la urbe otomana más importante de los Balcanes.



El bazar, bascarsija, y sus impresionantes mezquitas son el recuerdo en piedra de un pasado otomano, y un presente que sigue siendo mayoritariamente musulmán.



Más tarde formó parte del ambicioso Imperio Austrohúngaro y un trágico 26 de junio del año 1914, un estudiante nacionalista bosnio, Gavrilo Princip, miembro de un grupo terrorista (posiblemente anarquista) asesinó junto al Puente Latino (Latinska cuprija) a Franz Ferdinand, heredero al trono de Austria-Hungría, y a su esposa Sophia Chotek. Varios días más tarde comenzaba la Primera Guerra Mundial.



En la Guerra de Yugoslavia de los años '90, Sarajevo fue una de las ciudades más castigadas por la artillería serbia. Durante mi adolescencia, pasaba largos ratos indignado delante de telediarios e informativos varios, que anunciaban un día si y otro también, que la ONU aplazaba su intervención en los Balcanes (en la Primera Guerra del Golfo no lo pensaron tanto) mientras miles de bosnios eran masacrados a diario. Esto me sirvió para abrir los ojos ante la podredumbre institucional de las altas esferas del poder. Durante cuatro largos años que duró la guerra (1992 - 1995) la ciuda fue prácticamente reducida a escombros. Actualmente es una dinámica, y agradable urbe, pues el bosnio, es un pueblo entrañable y acogedor.



Sarajevo me recuerda lejanamente a Granada, sus montañas, su río y el Islam, el mundo bereber y nazarí, frente al mundo turco otomano.


...y tras más de 5000 kilómetros, muchos de ellos por estrechas carreteras, después de haber atravesado España, Francia, Italia, Eslovenia, Croacia, Montenegro, parte de Albania y la mitad de Bosnia, terminamos una calurosa tarde estival sentados disfrutando de un café en una bar del viejo bazar de Sarajevo....




Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...