sábado, 6 de junio de 2015

FLAUTA DE DIVJE BABE.



¿Imaginamos alguna vez a un hombre, o mujer, de Neandertal amenizando una velada, tras una dura jornada, con las suaves notas musicales de una flauta?. Pues esta escena pudo suceder en algún rincón de Europa Central hace 55.000 años.


Esta flauta de hueso, uno de los instrumentos musicales más antiguos que se conocen, fue descubierta en 1995 en la cueva de Divje Babe (Eslovenia) durante una campaña de excavación dirigida por Ivan Turk. La cueva era frecuentada durante época glacial tanto por osos como por neandertales, y posteriormente por los primeros cromañones. La cronología de la flauta, unos 55.000 años, es algunos milenios anterior a la llegada de los sapiens, de ahí que sea atribuida al (¿genio creador?) Neandertal. Existen ciertos investigadores que se niegan a reconocer que el Hombre de Neandertal está más próximo a nosotros de lo que hace un siglo pudiése parecer, e inventan hipótesis para explicar el origen de los agujeros en el hueso, como que sean causados por las dentelladas de algún carnívoro, como por ejemplo una hiena. Situado frente a la vitrina del Museo Nacional de Eslovenia, donde se expone el objeto, observo su simetría, y me resisto a creer que sea algo fortuito, y que el instrumento musical no haya sido confeccionado con total intencionalidad. Pero claro, concederle a los neandertales la capacidad de abstracción necesaria para crear música, y un instrumento para producirla, significaría tener que replantearnos demasiados aspectos sobre nuestra propia esencia. Algo a lo que pocos están dispuestos. 


La flauta fue fabricada a partir de la sección tubular de un fémur de un cachorro de oso de las cavernas. El musicólogo Bobi Fink y su descubridor Ivan Turk, son los principales defensores de considerar este objeto como una auténtica flauta utilizada por los neandertales.


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...