sábado, 13 de septiembre de 2014

LUCERNA, ALPINA Y MEDIEVAL.



Lucerna es una pequeña joya alpina situada a orillas de un lago, en una zona poco profunda del Reuss, justo en el punto donde el río abandona el lago. Las aguas del río, que divide la Ciudad Nueva y de la Ciudad Antigua, son cruzadas por vetustos puentes medievales de madera. Una ciudad que prosperó entre las cumbres alpinas de los cercanos montes Pilatus y Rigi y el inmenso lago de Vierwaldstättersee (el Lago de los Cuatro Cantones). Y es que los suizos llevan siglos luchando contra la naturaleza y adaptando sus ciudades a las montañas.


Tras la desaparición del poder romano en la región, los germanos fueron incrementando paulatinamente su presencia e influencia en todo el territorio de la actual Suiza. Hacia el 750 fue fundado el monasterio benedictino de  San Leodegardo, y mediados el siglo XI fue adquirido por la abadía de Murbach de Alsacia. El nombre latino "Luciaria" aparece por vez primeros en registros históricos del año 840. En 1178 Lucerna adquiera su independencia de la jurisdicción de la Abadía de Murbach y de ese mismo año data la fundación de la ciudad.


Con la apertura de la ruta comercial y el puerto de San Gotardo, Lucerna pasó de ser una pequeña aldea de pescadores a adquirir cierta importancia como villa de paso, y en 1290 ya era una ciudad de talla importante, autosuficiente y con una población de unos 3000 habitantes. En esta misma época, el rey Rodolfo I de Habsburgo obtuvo la autoridad sobre el monasterio de San Leodegar y sus posesiones, incluida la propia Lucerna. Los habitantes no estaban dispuestos a aceptar la influencia, ni las arbitrariedades, de los Habsburgo, se negaban a que su destino estuviese en manos de ningún señor extranjero. Para librarse de la tutela Imperial se aliaron con pueblos vecinos para lograr la independencia de la dinastía.


Como toda ciudad medieval Lucerna también contaba con elementos defensivos, entre los que por supuesto se contaba el río Reuss. El núcleo urbano estaba defendido por una muralla en el flanco norte, y por los puentes Spreuerbrücke y Kapellbrücke, que cruzaban el río por su flanco oriental. La torre Wasserturm, junto al Kapellbrücke, con funciones defensivas y de vigilancia, complementaba el tramado fortificado de la Lucerna medieval.


El 7 de Noviembre de 1332 firmó una alianza con los tres cantones originales, Uri, Schwyz y Unterwalden, con la que se dio forma a la Eidgenossenschaft (Confederación). Más tarde las ciudades de Zurich, Berna y Zug se sumaron a la alianza. Con la ayuda de los aliados el dominio Habsburgo en la zona llegó a su fin. La victoria de Lucerna y sus aliados en la batalla de Sempach (1386) contra los Habsburgo, fue el comienzo de una época de expansión, que coincide mayoritariamente con el territorio actual del cantón. En 1415 Lucerna obtuvo ciertos privilegios de manos del emperador Segismundo del Sacro Imperio Romano Germánico y logró convertirse en uno de los miembros fuertes de la Confederación suiza. La ciudad consolidó sus infraestructuras, desarrolló su economía, implantó sus propios impuestos, se encargó de formar sus propios oficiales y las riquezas obtenidas tenían su reflejo en el propio urbanismo.


El León de Lucerna....homenaje a los mercenarios suizos caídos defensores de las Tullerías cuando se produjo el asalto en 1792....para el escritor Mark Twain es "la roca más triste y emotiva del mundo"


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...