lunes, 1 de septiembre de 2014

EGIPTO EN EL MUSEO DE HISTORIA DEL ARTE DE VIENA.



Viena es una ciudad de arte y cultura. Muchos de los visitantes aprovechan para acercarse a alguno de sus museos. Y sin lugar a dudas cuando hablamos de arte, Egipto ocupa un lugar de privilegio. El Museo de Historia del Arte cuenta con una preciosa colección de antiguedades egipcias que hará las delicias de sus visitantes.  



Sacmet nos da la bienvenida.


Columnas papiriformes sostienen las cubiertas de las salas del museo, que sumergen al hombre actual en la magia del antiguo Egipto. 


Máscara de momia de la época Ptolemaica. 


Sarcófagos para momias. 


Mirada desde el más allá. Mirada desde el lejano pasado de exóticas tierras. Desde que el incansable viajero Heródoto recorrió Egipto, el país del Nilo ha espoleado el imaginario de Occidente. 


La rica y variada fauna avícola del Nilo era objeto de caza y también de veneración. 



Momia de Penbes adornada con una red de cuentas engastadas que conforman diversos motivos y dibujos.



Ushebtis, los que responden, eran los servidores para el más allá. Se elaboraban en piedra, madera, fayenza y lapislázuli. 


Ushebti de Sen - nedjem, de la dinastía XIX. Las fórmulas de los Textos de los Sarcófagos y los versos del Libro de los Muertos, inscritos en las figurillas, obraban el milagro. El ushebti volvía a la vida y presto se ponía al servicio del difunto.


Estela de Mer-bast-it. 


Estatuilla de un dios con cabeza de buitre. En ambos hombres, aparece en rojo, el disco solar. 


Estela funeraria del sacerdote Hahat de la dinastía XXVI. 


Orfebrería de alta calidad. Brazalete, pectoral y corona para realzar la belleza de una poderosa dama. 


Hipopótamo de fayenza. Estas esculturas fueron muy habituales en el país del Nilo. 


Venda preparada para momificar al difunto. La cultura egipcia, al menos en gran parte, giraba en torno a la preparación para la muerte. 


Amuleto fálico de Osiris. 


Isis alada en su función de deidad protectora. 


El babuino es otro de los animales típicos del Egipto faraónico.


Cabeza de carnero que representa la gran dios Amón. Dinastía XIX/XX.


Diosa Isis con Horus niño en su faceta de Diosa Madre. Parece claro donde debemos buscar el origen de las representaciones de la Virgen María y el niño Jesús. 


Cabeza del buey Apis con el disco solar colocado entre los cuernos. 


Tot, el dios de los escribas, en su forma de elegante Ibis, habitante de las fértiles orillas del Nilo. Los ibis eran venerados por los egipcios, incluso momificados, por eso muchas veces se fabricaban esculturas votivas como esta. Plata, madera, yeso y vidrio son los materiales que dan forma a este precioso ejemplar. 


Sandalias confeccionadas con juncos. Varias capas de juncos se superponían y se cosían unas a otras. 


Utillaje variado, confeccionado y utilizado por los propios campesinos. 


Collar de cuentas.


Espejo de la Baja Época.



Collares, pulseras, ungüentarios, anillos, pendientes y otros objetos de tocador. 


Anillos de lapislázuli.


Estatua de Kai-pu- Ptah y su esposa Ipep. 


Escultura de Ba - baef. 



Cabeza de una estatua de Ba-baef, un alto funcionario de la corte de un rey de la Dinastía V. Esta posición le permitía tener una serie de estatuas a su disposición. 


Estatua de Snefru nefer, un importante y opulento cortesano, cantante, compositor y jefe de mantenimiento de palacio, durante (posiblemente) la Dinastía V. 


Cabeza de la esfinge del faraón Sesostris III.


Estela de Haya. En el registro superior el dios Osiris entronizado con flagelo en la mano es cortejado por Isis y Horus.


Estela de Amen- mose. El dios momificado Osiris sentado en el trono, domina el centro alto de la paleta, y delante de él una mesa de ofrendas con panes, carnes y frutas.


Estatua de Imhotep sedente sujetando un papiro con ambas manos. 


Cabeza colosal de una estatua regia. Sus facciones son típicas de la época ptolemaica. 


Busto de un ¿joven rey?.


Elefante de época ptolemaica. 


León mordiendo a su presa.


Estatua cubo de Nimlot. Nimlot fue hijo de Sheshonq I, el fundador de la dinastía XXII.



Estela de Amenhotep II. Originaria de Elefantina, narra las victorias del faraón en Siria y las dedicatorias, de botín y prisioneros de guerra, al templo de Khnum en Elefantina. El propio Amenhotep aparece representado en compañía de algunos disos como Amón, Anubis....



Busto de mujer, posiblemente una joven princesa. El estilo sugiere que esta escultura podemos datarla durante el reinado de Tutmosis III. 






Estatuas de la diosa Sacmet, la terrible leona guerrera. Una de ellas sostiene en una mano la llave de la vida o Ankh. 



Parte superior de una escultura idealizada del rey Tutmosis III. La identificación se hace por comparación con otras estatuas de dicho rey.



Babuino con un rey ¿Amenofis II (o Amenhotep II)?. Dinastía XVIII. 



Hermoso torso femenino de época ptolemaica. Posiblemente una mujer de la familia real. 




Sarcófago del sacerdote Pa-nehem-Isis. Notable ejemplo de la época ptolemaica, con un gran rostro e imágenes y textos cubriendo toda la superficie basáltica. 



Grupo escultórico del dios Horus y el rey Horemheb. 



Estatua de un dios semidesconocido, Imi Khent Wer, según una inscripción de la propia estatua. 



Triada de Meri-Ptah, Kafi y Sa-Isis.



Escultura de Sebek-em-saf, el heraldo de Tebas, un personaje que no pertenece a la realeza. El mandil anudado bajo el pecho es el vestido típico de los altos funcionarios. 



Estela de Senbef e Ipta. Un gran signo ankh encuadrado en una ventana rectangular domina la estela. A ambos lados de la ventana dos momias masculinas. Los textos hacen referencia a la calle procesional de los misterios de Osiris, lo que indica la procedencia; Abydos.



Pataikos. Amuleto de fayenza con forma de enano desnudo.


Escultura de portaestandarte del Imperio Nuevo.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...