lunes, 1 de septiembre de 2014

BABUINO CON REY EGIPCIO.



El babuino, personificación de dios Tot, de pie sobre sus patas traseras, se muestra colosal, en comparación con la figura humana, que parece proteger. En la religión egipcia el babuino con las patas levantadas representa la adoración al Sol naciente. Este simbolismo es fruto de la observación. Los grupos de babuinos abandonan el lugar de descanso al amanecer entre gritos, ruidos y gestos agitados. El babuino erguido ofrece su sombra, y protección, al rey. Los conservadores del Museo de Historia del Arte de Viena consideran la posibilidad de que se trate de Amenofis II (o Amenhotep II) y datan la escultura entre 1454 y 1419 a.C. 


El granito rosa es el soporte vital de esta escultura. La cabeza del rey está cubierta por el Nemes, el torso aparece desnudo y de cintura para abajo viste un faldín. La figura regia adquiere la postura ritual conocida como "alabar al dios cuatro veces". El origen de la estatua pudo ser un santuario solar. Las estatuas de babuinos solares también se relacionan con los obeliscos, ya que el obelisco forma parte de la imaginería solar. El sentido de esta obra es la metáfora del saludo egipcio al Sol de la mañana, el Sol regenerador y eterno.  
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...