lunes, 26 de mayo de 2014

A LA GUERRA CON UN HARÉN



Mientras sus soldados luchaban con el enemigo él retozaba con sus concubinas. Mientras sus hombres sangraban, él desfloraba a jóvenes vírgenes.

Federico I de Hohenstaufen, más conocido como Federico I Barbarroja, uno de los más destacados emperadores medievales del Sacro Imperio Romano Germánico, fue además de un importante político, un hombre de acción y un guerrero. No obstante, y al menos para su persona, las campañas militares que emprendió, no fueron tan duras.

Cuando iniciaba una campaña, además de todos los pertrechos militares necesarios, y un potente ejército, transportaba parte de su biblioteca, un pequeño parque de fieras y un harén para uso y disfrute personal. Entre libros, animales salvajes, rameras y concubinas, escapa el emperador del fragor de la batalla. Por este motivo, sus enemigos decían que, mientras sus tropas combatían, él libraba otro tipo de combates mucho más agradables y placenteros.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...