jueves, 11 de febrero de 2016

LOS LOBOS Y LOS PUEBLOS DE LAS ESTEPAS



Estepa desolada, árida y dura, inmenso mar de hierba, azotada por terribles ventiscas y extenuada por insufribles heladas, es desde la noche de los tiempos el inhóspito hogar del lobo (otro ser estepario no tan diferente del descrito magistralmente por Herman Hesse). Una región que se extiende entre varios mundos, donde hombres y lobos se comportan de la misma forma, únicamente existe un objetivo: la supervivencia. El lobo es el inmemorial rival del ser humano, al sedentario le roba al ganado y con el nómada compite por el territorio. Lobos y hombres han reinado (cada uno a su manera) en el Hemisferio Boreal. Al igual que el hombre de la estepa, el lobo es un vagabundo, un merodeador que vive al margen de la civilización, a costa muchas veces de los esforzados campesinos, en palabras de Mircea Eliade “el lobo es el símbolo del fugitivo”. Lobo, depredador ancestral, resistente y tenaz, aparece (a veces como protagonista absoluto, a veces como secundario de lujo) en las leyendas atátivas, los mitos esenciales y los cuentos populares de los pueblos moradores de las estepas: uzbecos, hunos, kirguizos, turcos, mongoles, magiares...
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...