miércoles, 12 de julio de 2017

COCHEM, ATALAYA SOBRE EL MOSELA.



El valle del río Mosela, con sus pequeños meandros, sus castillos de cuento, sus profusos viñedos y sus encantadores pueblos es uno de los rincones más pintorescos de la Vieja Europa.


Los castillos surgieron con la finalidad de controlar un territorio y defender la propia vida. Con el tiempo, las atalayas se transformaron en fortalezas, y estas en auténticos palacios para deleite de sus dueños, y como símbolo inequívoco de su poder.


Sobre Cochem, a orillas del río, se eleva una de estas espectaculares fortalezas desde el año mil. Desde esta privilegiada posición es posible controlar el Mosela, una destacada vía de comunicación.


Sus aguas riegan los viñedos que descienden por las colinas y transportan, desde hace siglos, los preciados toneles rebosantes de vino blanco. Especial y dulzón.


La ciudad de Cochem actual, bella como antaño, abre sus puertas al turista, encantado de poder disfrutar de los placeres que ofrece el Mosela; pasear, descansar y beber vino.


El mismo país que los civilizaros romanos descartaron por su barbarie es, en la actualidad, uno de los estados más modernos de Europa. Ni punto de comparación con la caótica Italia.



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...