lunes, 17 de julio de 2017

EL CLAN DEL JABALÍ




Un negro cuervo, emisario del dios Akat, guía al clan del jabalí a través del frío páramo. Los jóvenes del clan debían superar un complicado ritual de iniciación; penetrar en la espesura del bosque y dar muerte a un salvaje jabalí macho; nunca a un hembra. El colmillo de la víctima colgará de su cuello y mostrará a todos que ya es adulto, y que ya es un guerrero. El siguiente paso será encontrar esposa y fundar su propio familia.

El clan del jabalí basa su prosperidad en los ganados, que proveen de carne, piel y leche. Marcan sus pastos y territorios utilizando toscas esculturas zoomorfas. Sus poblados, con pequeñas cabañas de madera, los situaban en altozanos y colinas desde la que podían controlar la llanura. No existen ni jefes, ni reyes, las decisiones las toman en grupo. Cuando no se alcanza consenso se consulta a los ancianos, personas bendecidas por la experiencia, que se reúnen junto a un encina sagrada.

Supervivientes natos, los miembros del clan son duros y resistentes, capaces de cubrir enormes distancias sin desfallecer, luchar contra enemigos mucho más fuertes y vender cara la derrota. Territoriales y familiares, defienden a los suyos con uñas y dientes. En tiempos difíciles, cuando el hambre aprieta, no tienen problemas en alistarse como mercenarios en los ejércitos vecinos. Nunca juran lealtad a nadie, se venden al mejor postor, la supervivencia siempre por delante del honor.


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...