lunes, 25 de abril de 2016

ARQUEOZOICO O EÓN ARCAICO.



Muy atrás en el tiempo, hace 3.800 millones de años la Tierra era un planeta muy diferente a nuestro hogar actual. En esa fecha se inició el Eón Arcaico (también llamado Arqueozoico), segundo de los grandes eones después del Hádico, que se extendió hasta aproximadamente 2.500 millones de años.

La corteza terrestre se fue enfirando lentamente originando la primera litosfera y poco a poco también comienza a funcionar la tectónica de placas. Las copiosas precipitaciones generan mares y océanos, primera evidencia de la existencia de hidrosfera. Durante el Arqueozoico la atmósfera del planeta, compuesta fundamentalmente por metano y amoníaco, y con bajos niveles de oxígeno, era extremadamente tóxica para los seres vivos. Por otro lado, el hierro al no oxidarse era muy soluble, por lo que se fue acumulando en los océanos. 

En los Océanos de ese mundo hostil eclosionó la vida, en sus formas más incipientes y primitivas, a mitad de camino entre el milagro y la reacción química. Un misterio insondable al que han tratado de dar solución, con suerte dispar, la ciencia y la religíón. Esos primeros seres vivos eran sencillas bacterias, órganos procariotas (pertenecientes al Reino Monera) anaeróbicos fotosintéticos o quimiosintéticos, responsables de la emisión de Oxígeno a la atmósfera. La cadena de la vida empieza a cerrarse, las primeras bacterias modificaron la atmósfera y prepararon el escenario para la colonización viva de las tierras emergidas. 

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...