sábado, 16 de abril de 2016

VLADISLAV II VOIVODA DE VALAQUIA



En el baile interminable de príncipes valacos del siglo XV, cuando uno de ellos era defenestrado mientras el siguiente aguardaba en el umbral de la puerta de entrada, Vladislav II (con una pizca de fortuna) fue capaz de mantenerse en el poder durante una década (1447 – 1456). Es cierto que durante esos años los turcos estaban ocupados en la conquista de Constantinopla y su padrino, Janos Hunyadi, disfrutaba de las más altas cotas de poder de su carrera.

Vladislav II era el nieto de Dan II, y el capitán de Transilvania (y regente de Hungría) Janos Hunyadi, lo promocionó como príncipe de Valaquia en detrimento de Vlad II el Dragón. Según Ralf Peter Märtin “Con Vladislav II, Hunyadi tenía un príncipe conforme a sus deseos”. Con el beneplácito del húngaro los hombres de Vladislav II asesinaron a Vlad II y a su hijo mayor Mircea. Sin embargo otros estudios sugieren que fueron los turcos los que ayudaro a Vladislav II a alcanzar el trono.

A pesar del apoyo recibido, las relaciones con Hunyadi nunca fueron buenas del todo. Ambos paladines porfiaron constantemente por la posesión de Fagaras y también surgieron graves diferencias entre ellos en relación a los comerciantes sajones de Transilvania.

En 1456 con otomanos y húngaros enfrascados en el asedio de Belgrado, Vlad III aprovechó para hacer una incursión en Valaquia y asesinar a Vladislav. Con esta acción “el Empalador” mataba dos pájaros de un tiro: vengaba a su padre y se convertía en príncipe de Valaquia.

Vladislav II fundó el famoso monasterio de Snagov, aunque no fue enterrado allí, sino en la iglesia del monasterio de Dealu, muy cerca de la corte de Tirgoviste.


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...