lunes, 13 de junio de 2016

PROTEROZOICO.



Hace unos 2.500 millones de años se inició el Proterozoico, literalmente “el tiempo de la vida inicial”, el tercero de los grandes eones y el último del Precámbrico. En el ambiente cálido y hasta cierto punto agradable, que se había apoderado del planeta, las primitivas células que habían surgido en la época anterior (2.700 m.a.) continuaron su imparable carrera por dominar el planeta, multiplicándose, y asociándose para formar organismos más complejos; células eucariotas y seres pluricelulares. Al tiempo, la corteza continua con su enfriamiento, los mares y océanos se van estabilizando y la atmósfera comienza una profunda transformación.

Las cianobacterias realizaban la fotosíntesis, expulsaban oxígeno al aire y provocaron un cambio radical y decisivo en la atmósfera terrestre; se estaba preparando el escenario ideal para que la vida pudiese abandonar definitivamente las aguas.

Hacia 650 m.a. Todas las tierras emergidas se encuentran unidad en un gigantesco supercontinente, Pangea. Al final del eón irrumpen los seres pluricelulares, marcando el comienzo del Fanerozoico y bajando el teón del eterno precámbrico. Esta primera gran explosión de la vida se conoce como periodo Ediacárico.


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...