lunes, 28 de marzo de 2016

LEVENTE, PRÍNCIPE DE HUNGRÍA.



La historia la escriben los vencedores, pero para vencer es necesario apostar fuerte, luchar con denuedo, en ocasiones verter sangre, y sobretodo contar con un buen equipo, como el “Negro” Enrique en la Argentina de Maradona, Michael Collins en la misión del Apolo 11, Morgan Freeman en cualquiera de sus películas o John Paul Jones en los míticos Led Zeppelin. Al igual que todos ellos, Levente fue uno de esos jugadores que ayudan a vencer a su equipo. Hermano menor de dos reyes húngaros, Andrés I y Bela I, Levente huyó junto a ellos durante los reinados de Pedro Orseolo y Samuel Aba. No permanecieron mucho tiempo en el exilio.

Aprovechando la revuelta pagana y anticristiana capitaneada por Vata, los tres hermanos regresaron a Hungría y lucharon codo con codo para sentar en su trono al mayor de ellos, Andrés. Con el éxito acabó también la colaboración fraternal. Levente se fue distanciando de sus hermanos con la misma premura que abrazaba el paganismo. Tan profundo arraigaron los antiguos cultos magiares en el alma de Levente, que terminó enfrentado al rey que había ayudado a coronar. Cuentan que Andrés I no pudo someter totalmente a los insurrectos hasta la muerte de su hermano Levente.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...