sábado, 12 de marzo de 2016

BOHEMUNDO DE TARENTO, "PRÍNCIPE DE ANTIOQUÍA".



Bautizado como Marco, este hijo del normando Roberto Guiscardo, debido a su altura y corpulencia, fue conocido como Bohemundo, el nombre de un gigante mitológico. Príncipe de Tarenro, enemistado hasta la obsesión con Alejo I Comneno, reunió un pequeño ejército formado por Normandos, se enganchó a la Primera Cruzada. Esta reducida hueste tuvo un gran impacto en Oriente. Atravesó con éxito Asia Menor desde Constantinopla hasta Antioquía, dando muestras más que sobradas para la guerra, convirtiéndose en uno de los más destacados líderes cristianos en Tierra Santa. Algunos historiadores consideran a Bohemundo el comandante más efectivo de esta Primera Cruzada.

Bohemundo era un hombre empañado por un aire terrible pero que sabía ser encantador cuando la ocasión lo requería, del que se dijo que siempre buscaba lo imposible y no tenía inconveniente en enfrentarse a enemigos más poderosos. Puso sitio a la ciudad de Antioquía, contribuyó a su conquista y consiguió fundar el Principado de Antioquía. A pesar del éxito, y de tratarse de un lugar estratégico, Bohemundo tenía poderosos vecinos: los estados musulmanes y el propio Imperio Bizantino, que reclamaba esos territorios como suyos legítimamente. Enfrentados a unos y otros, Bohemundo terminó dando con sus huesos en una fría y honda mazmorra de uno de sus enemigos. Rescatado y arruinado decide regresar a Occidente.

Su fama y personalidad le proporcionaron una espoda de alta alcurnia, Constanza, la hija del rey francés Felipe I. Con los ejércitos que le proporcionó su suegro se lanzó contra Alejo....para sufrir una humillante derrota. El orgulloso Bohemundo acabó sus días convertido en un vasallo más del emperador, hasta que le peste acabó con este sufrimiento.


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...