domingo, 25 de enero de 2015

ADUÁTICOS O ATUÁTICOS



Los cimbrios y los teutones fueron una de las mayores amenazas que sufrió Roma durante la etapa republicana. Miles de guerreros germanos procedentes de Jutlandia se abalanzaron sobre la Galia y el Norte de Italia. Pero al parecer algunos grupos quedaron por el camino, como los Aduáticos (también llamados Atuáticos), un destacamento que se asentó en le región de Namur (en la Galia Belga). Quizá la intención era proteger de alguna manera la retaguardia y controlar una posible vía de escapa si la gran migración fracasaba. 

"Descendíán éstos [atuátucos] de los cimbrios y teutones"
Julio César. Guerra de las Galias II, 29,4. 

Cinco décadas más tarde de la victoria de Roma sobre cimbrios y teutones en Aquaa Sextae (102 a.C.), Cayo Julio César inició sus campañas de conquista en la Galia. En una de estas campañas, en la Batalla del Sabis, el brillante general romano se enfrentó a la tribu de los nervios que fueron apoyados por los aduáticos. 

"[los nervios]....se estaba a la espera de las tropas de los atuátucos, que iban de camino"
Julio César, Guerra de las Galias II, 16, 4.

Las legiones romanas derrotaron a los nervios, pero fueron superados por las tropas de aduáticos, que tras la batalla se vieron obligados a replegarse a una de sus fortificaciones junto al río Mosa y prepararse para resistir. 

Acosados por César y encerrados en la ciudad, los fieros aduáticos atacaron a los romanos después de haber alcanzado un acuerdo pacífico de rendición. 

"Después de informar a los suyos, digieron que harían lo que se les mandese"
Julio César. Guerra de las Galias II, 32,3.

El ejército romano mejor preparado derrotó a los aduáticos (germanos o celtas),que fueron tratados con dureza por haber faltado a la palabra dada a César.

"[...] ...habiendo cubierto con pieles, salieron súbitamente en tromba de la plaza con todos sus efectivos, en el curso de la tercera vigilia, allí por donde parecía menos difícil el acceso a nuestras fortificaciones.
Rápidamente, tal y como César había previamente ordenado, apenas se dio la señal con fuego se acudió a este punto desde los fortines más cercanos. Los enemigos pelearon con el encarnizamiento con que debían hacerlo hombres valientes en una situación desesperada, sobre un terreno desfavorable, enfrentándose a gente que les disparaba sus dardos desde la empalizada y las torres, mientras todas sus esperanzas dependían únicamente de su valor.Caídos ya unos cuatro mil, los restantes fueron rechazados hacia la plaza.
Al día siguiente, tras forzar las puertas - pues ya nadie defendía - y entrar en su interior nuestros soldados, César vendió en un solo lote todo el botín de la plaza. Los compradores le informaron de que habían sumado cincuenta y tres mil cabezas".
Julio César. Guerra de las Galias II, 33

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...