sábado, 7 de mayo de 2016

LAS MURALLAS Y LAS TORRES DE SIBIU.



Torres y murallas, calles empedradas y trazados abigarrados, son los elementos arquitectónicos que con pasión buscamos todos aquellos que hemos sido contagiados por el virus de la Edad Media. Transilvania, una región a caballo entre Rumanía y Hungría ofrece varios y destacados ejemplos de ciudad fortificada. Sibiu es una de ellas. Es posible seguir una ruta contemplando muros y torres, lienzos y bastiones, una delicia.


Cuentan, los que saben de estos temas, que Sibiu tenía una de las mejores ciudadelas de toda Transilvania, especialmente preparada para la defensa del recinto urbano con una triple línea de fortificaciones, donde se alzaban torres e intercalaban bastiones, que discurrían entre lo que hoy en día se llama Ciudad Alta y la Ciudad Baja.


La primera línea de fortificación se construyó alrededor de la iglesia, en torno a la plaza Huet y sus dos torres eran la de la iglesia y la de la escalera. A partir del siglo XIII Sibiu empezó un imparable desarrollo comercial y urbanístico, hechos que obligaron una ampliación de sus murallas. Los muros fueron prolongados y doblados hacia el noreste, quedando terminada a mediados de la misma centuria. En estos momentos se alzó la torre del reloj.


El tercero de los anillos se construyó por motivos estratégicos. En realidad lo que se hizo fue reforzar las dos murallas que ya existían, quedando establecida una zona que se conoce desde entonces como “Ciudad Alta”. Estas obras finalizaron a mediados del siglo XIV y posteriormente, adaptándose a las nuevas exigencias, se construyeron bastiones y puestos de artillería. El conjunto era prácticamente inexpugnable.


Paralela a la calle Cetati se alza un precioso conjunto formado por tres remozadas torres; la de los arcabuceros – turnu archebuzierilor – de los alfareros – turnu olarilor – y la de los carpinteros – turnu dulgherilor -. Cada una toma el nombre del gremio que la construyó, cuyos miembros tenían además la obligación de realizar las obras de mantenimiento y por supuesto defenderlas cuando fuese necesario. En ese sentido, los ciudadanos ya no dependían de un señor feudal, defenderían sus vidas con sus propias manos.


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...