martes, 24 de mayo de 2016

JUAN CAPISTRANO, CONDOTIERO DE LA CRUZ.



Predicador mendicante, hombre de acción, condotiero de la cruz y apóstol del pueblo. Juan Capistrano nació en un pequeño pueblo italiano del que tomó su nombre, estudió leyes en la Universidad y aunque contrajo matrimonio nunca llegó a consumar. En su caso las tetas tiraban menos que la palabra de Dios, y convencido de lo efímero de la riqueza material, abandonó sus quehaceres e ingresó en la Orden Franciscana. Durante cuarenta años predicó desde las plazas de pueblos y ciudades de media Europa, utilizando técnicas teatrales y gestuales para arengar a las masas, comía frugalmente, dormía poco, vestía humildemente y cojeaba a casa de la artritis. Consejero y embajador de varios pontífices, predicaba contra la vanidad y el amor mundano, persiguió a los judíos, combatió a los fraticelli (una rama herética dentro de sus misma orden), actuó como inquisidor cuando hizo falta, predicó en Polonia y Hungría y lanzó una cruzada contra los husitas de Bohemia.


Cuando cayó Constantinopla se puso al frente de la resistencia contra los turcos que avanzaban imparables hacia Hungría. Siguiendo las directrices del papa Calixto III (que había llamado a la cruzada) Juan Capistrano reclutó un ejército de fanáticos por toda Hungría, campesinos, panaderos, artesanos... que en 1456 se unieron a las tropas de Janos Hunyadi para defender Belgrado, el último bastión cristiano. Este capellán castrense, enarboló la bandera de la cruz y animó a las huestes que consiguieron rechazar las acometidas turcas y finalmente romper el cerco. El fraile fue vitoreado por los habitantes de Belgrado pero contrajo la peste que se había apoderado de la derruida ciudad. Murió pocos meses después. Considerado el “más grande predicados ambulante de toda la Edad Media” y llamado en ocasiones “el Apostol de Europa” fue canonizado en 1690.  
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...