miércoles, 27 de enero de 2016

EUDES, CONDE DE PARÍS.



Año 885. Los piratas vikingos remontan el Sena, han saqueado todo lo que han encontrado a su paso, y el siguiente objetivo es París. La futura Ciudad de la Luz parece abandonada a su suerte. Lo único que se interponete entre los hombres del Norte y la rica Lutecia es el Conde Eudes.

Eudes (u Odón) era hijo de Roberto el Fuerte, Conde de Anjou, y era conocido como Duque de Francia o Conde de París. Al frente de doscientos caballeros, con sus respectivos hombres de armas, rechazó una y otra vez los intentos vikingos de asaltar la ciudad. Ganó una batalla, aumentó su prestigio. Tras culminar con éxito la defensa de París, Eudes fue elegido rey de Francia Occidental por los miembros de la nobleza, que habían perdido totalmente la confianza en Carlos el Gordo.


En el 888 Eudes volvió a enfrentarse con éxito los normandos en Montfaucon, pero ese fue, su personal canto del cisne. Carlos III el Simple reclamó el trono, y parte de la nobleza franca retiró su apoyo a Eudes, que no tuvo más remedio que retirarse (poco a poco y a regañadientes) del poder.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...