domingo, 23 de marzo de 2014

LA CULTURA CLÁSICA Y LOS PADRES DE LA IGLESIA IV. GREGORIO MAGNO



Gregorio Magno (c.540 - 604) , una de las figuras más relevantes de la temprana Edad Media, nació en el seno de una rica familia romana, en un momento en que Roma como institución política había desaparecido ya. Pertenecía pues, a las capas superiores de la sociedad, lo que le permitió desarrollar una vida pública al estilo romano. Y así fue como día sus primeros pasos, llegando a ser Prefecto de la Ciudad de Roma. Aunque pronto abandona esa carrera política y se convierte en monje dentro de la Orden Benedictina. 

Gregorio Magno ingresa en un monasterio benedictino, sin embargo, la procedencia familiar y su capacidad y perspectiva intelectual propiciaron que el Papa lo llamase para que acudiese a su lado. Gregorio presto fue a Roma. Hacia el 579 el Papa lo envía a Constantinopla como legado papal. Por aquellos años los lombardos estaban hostigando Roma y ante esta tesitura, Gregorio se desplaza a la Capital de Oriente a solicitar ayuda el emperador. 

Por otro lado, en la ciudad de Constantinopla, Gregorio va a entrar en contacto con círculos intelectuales y con el Mundo Griego, que todavía bullía en esta época y lugar. 

En el año 590 Gregorio Magno fue elegido nuevo Papa. Desde esta privilegiada posición va a desempeñar un papel decisivo a la hora de recoger el espíritu del clasicismo pagano. Su pensamiento no cambió con respecto a otros autores cristianos, y en ese sentido, va a utilizar a los clásicos paganos, para ayudarse a comprender su relación con dios. Desde el púlpito papal, Gregorio Magno va defender determinadas actitudes pedagógicas y será partidario de una rápida evangelización más que de una evangelización más intensa y profunda. 
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...