lunes, 5 de junio de 2017

ALONSO MADRIGAL “EL TOSTADO”.



Filólogo y teólogo en la Castilla de Juan II, del que fue consejero. Estudió con los franciscanos y se doctoró en Salamanca, prodigio intelectual de tu tiempo, sabio y prolífico escritor, poseía una memoria portentosa y nunca olvidaba lo que leía. Los que lo conocieron decían de él que era capaz de recitar pasajes enteros de la Biblia.


Abad en Valladolid y obispo en Ávila, dominaba magistralmente el latín (lengua culta por designación divina), además del griego y del hebreo, y si hacemos caso de lo que se comenta en su epitafio, escribió más pliegos que el mismísimo Lope de Vega, Fénix de los Ingenios. 
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...