lunes, 19 de junio de 2017

EL FRAILE Y LA MONJA.



Mentes calenturientas imaginan tórridas escenas en el interior de los conventos. Monjas casquivanas y frailes salidillos dan rienda suelta a las más bajas pasiones lejos de las miradas inquisitoriales del abad y la madre superiora. La blancura virginal de la piel femenina contrasta con el sonrosado rostro del monje tonsurado. El dibujante flamenco Cornelis Cornelisz van Haarlem añade a la escena deliciosas viandas, y para no olvidar donde estamos y a quién servimos, un rosario de considerable tamaño. 
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...