domingo, 4 de junio de 2017

LOS CUATRO JINETES DEL APOCALIPSIS.



Cuando el Cordero abrió el primero de los cuatro Vivientes que decía con voz como de trueno: “Ven”. Miré y había un caballo blanco; y el que lo montaba tenía un arco; se le dio una corona, y salió como vencedor y para seguir venciendo.
Cuando abrió el segundo sello, oí al segundo Viviente que decía: “Ven”. Entonces salió otro caballo, rojo; al que lo montaba se le concedió quitar de la tierra la paz para que se degollaran unos a otros; se le dio una espada grande.
Cuando abrió el tercer sello, oí al tercer Viviente que decía: “Ven”. Miré entonces y había una caballo negro, el que lo montaba tenía en la mano una balanza, y oí como una voz en medio de los cuatro Vivientes que decía: “Un litro de trigo por denario, tres litros de cebada por denario. Pero no causes daño al aceite y al vino”.
Cuando abrió el cuarto sello, oí la voz del cuarto Viviente que decía: “Ven”. Miré entonces y había un caballo verdoso; el que lo montaba se llamaba Muerte, y el Hades le seguía.
Se les dio poder sobre la cuarta parte de la tierra, para matar con la espada, el hambre, con la peste y con las fieras de la tierra.


Cuatro jinetes galopando por los cielos vienen a desencadenar el fin de los tiempos, la guerra, el hambre, la peste y la muerte. Visión atroz del autor de uno de los libros más enigmáticos e interpretados de la historia; el Apocalisis.




Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...