lunes, 20 de febrero de 2017

EL PAPA LEÓN Y ATILA.



Cuando la palabra (y/o el dinero) derrotan a la espada. Atila y sus hunos campaban a sus anchar por Europa Occidental y tras haber sumido en el caos las tierras del Imperio su siguiente objetivo era Roma. Enterado de la tormenta que se avecinaba el papa León I salió al encuentro del Azote de Dios escoltado por San Pedro y San Pablo (el gran Rafael Sanzio pintó la escena en las estancias vaticanas). Utilizando buenas palabras, y tal vez algo de oro, el Sumo Pontífice consiguió que el jefe bárbaro retirase sus tropas. Años más tarde, el mismo papa León no pudo impedir que el caudillo vándalo Genserico saquease Roma.  
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...