jueves, 16 de febrero de 2017

UMAR



En febrero del año 638 Umar entró en Jerusalén montado en un camello blanco, cubierto con un manto raído y mugriento. Iba al frente de un ejército tosco, curtido en mil batallas, pero su disciplina era perfecta. El conquistador se dirigió enseguida hacia el lugar del Templo de Salomón, desde donde su buen amigo Mahoma había ascendido a los cielos.

Umar ibn al – Jattab, segundo de los califas perfectos – u ortodoxos – aquellos que sucedieron al Profeta. Pasional y puritano a dosis iguales, no dudaba en golpear a todo aquel que contraviniera la ley coránica. Un auténtico martillo de pecadores. Se cuenta, sabe Alá si es cierto, que mató a su propio hijo cuando lo sorprendió bebiendo vino. Antes que se condenase eternamente prefirió mandarlo al mismo infierno de un buen mamporro.


Un espartano auténtico. Frugal y disciplinado. Sólo comía pan y dátiles, dormía sobre la tierra y únicamente poseía una camisa y un manto. Sucedió a Abu Bakr y continuó con la expansión del Islam.  
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...